MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

Una dictadura similar al Covid-19 | NAZARET TORRES PADRON | Mayo 2020

Una dictadura similar al Covid-19

La pandemia no se aleja de la realidad que viven países como Venezuela, cuyo gobierno desde hace más de 20 años, ha hecho que los ciudadanos vivan en un estado de emergencia constante.

Para muchos países el Covid-19 ha sido una pandemia que ha arrasado de una manera inimaginable. Hasta la fecha, ésta ha causado la muerte de más de 213 mil personas en todo el mundo y ha generado pérdidas económicas incalculables.

Pero esta pandemia no se aleja de la realidad que viven algunos países como Venezuela, cuyo gobierno desde hace más de 20 años ha hecho que los ciudadanos vivan en un estado de emergencia constante, simulando dicha Dictadura a los efectos generados por el virus.

El gobernante Nicolás Maduro anunció que el país entraría en etapa de cuarentena a partir del 17 de marzo, pero la realidad es que el país ya vivía así desde hace mucho tiempo atrás. Para su suerte, esta vez tendría la excusa de una pandemia mundial. 

La realidad en Venezuela es otra: la falta de gasolina en un país altamente petrolero pudiera estar detrás de las motivaciones del dictador. El colapso de los precios petroleros y las sanciones de Estados Unidos contra el gobierno de Maduro, han bloqueado las vías de importación del mismo hidrocarburo, obligando a un severo racionamiento del combustible, que dificulta la distribución de alimentos.

Sin los medios para importar o producir gasolina, Venezuela se encuentra actualmente casi paralizada. Los conductores hacen filas durante días en las estaciones de servicio, incluso en la normalmente privilegiada capital, Caracas, mientras soldados con cascos y armas automáticas protegen los pocos suministros que en su mayoría están reservados para funcionarios y trabajadores de emergencia. 

El sector agrícola advirtió que debido a lo anterior, se perderían toneladas de frutas y hortalizas al no poder ser transportadas a sus centros de venta. Lo mismo ocurre en el sector salud: las ambulancias no tienen gasolina ni para atender emergencias.

Yolanda Romero de 85 años, tuvo un accidente cerebrovascular el 19 de abril, pero no habían ni vehículos particulares que la pudieran trasladar hasta el centro de salud más cercano. No fue hasta la media noche que apareció alguien con un poco de gasolina de reserva y pudo ser trasladada hasta el Hospital Coromoto. 

Allí no la pudieron atender y la remitieron a otro recinto hospitalario, el Hospital Central de Maracaibo. Ahí le dijeron que no podían hacerle las radiografías por falta de materiales y la devolvieron a su casa. Hasta hoy, no ha sido atendida por personal médico.

En las comunidades, el agua por tubería puede tardar en llegar hasta 3 semanas, en un momento donde lavar y desinfectar es crucial para evitar la propagación del virus originario de China. Pese a que el número de casos confirmados está muy por debajo del de otros países de su entorno, Venezuela podría ser uno de los que sufra peores consecuencias económicas y sociales por el mismo virus. 

Las pruebas por el coronavirus en Venezuela están siendo realizadas por el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, haciendo uso de un lote de exámenes donados por el gobierno de China. Pero toda la información derivada del proceso es controlada por el régimen sin ningún tipo de supervisión externa, por lo que es difícil precisar con exactitud la calidad y eficacia de las pruebas realizadas.

La situación comienza a complicarse especialmente ante el hecho de que las personas de escasos recursos se están viendo obligadas a incumplir con las órdenes de cuarentena, debido a que deben salir a las calles para conseguir sus alimentos del día. 

Nazaret Torres Padrón
YouTube: @Nazareth Torres 
Instagram: nazatorresp
Nazaret Torres Padrón es licenciada en comunicación social, mención periodismo audiovisual por la Universidad del Zulia. En ese Estado laboró para Radio Fe, Alegria Noticieros y Canal 11 desde el 2018 y ha realizado coberturas electorales especiales en Venezuela. Actualmente es colaboradora del Caracas Chronicles y de otros medios digitales.