MONTSE BENASCO | Arte: la llave para salir de la caja | EDUI TIJERINA | Junio 2024

El derecho a no escuchar | VÍCTOR ORDUÑA | Septiembre 2023

El derecho a no escuchar

Me estaba preparando esta mañana para escribir nuevamente sobre el tema que dejamos pendiente hace algunos meses, que se refiere a ritmos musicales, sus raíces y sus características, sin embargo, un video que recibí de mi gran amigo Oscar Burgos (comediante, imitador y conductor) me hizo cambiar de opinión.

En el video Oscar entrevista al músico Alex Syntek y le pregunta acerca de los corridos tumbados, bélicos y similares. En lo personal, esa música no es de mí agrado, al igual que el reggaeton, simplemente por su lenguaje vulgar, violento y altanero. 

Pero, por otro lado, estoy también convencido de que se deben y se tienen que respetar los gustos de cada persona, ya que cada quien es libre de escuchar lo que quiera, de producir la música que quiera y de opinar lo que le dé la gana. A eso se le llama libre expresión, y es algo muy valioso que nunca debemos perder.

Lo anterior me hizo también reflexionar sobre algo muy importante: así como los fumadores tienen derecho a fumar, y los no fumadores tiene el derecho a que se les respete su espacio libre de humo; nosotros tenemos el derecho de no escuchar la música que no es grata para nuestros oídos, respetando sitios y lugares familiares, como escuelas y lugares públicos. Por lo tanto, no es correcto que se invada nuestro derecho a no escuchar vulgaridades hacia la mujer o narco-corridos.

En ocasiones, me ha tocado asistir a algún restaurante familiar donde como música de fondo se escucha reggaeton o alguna canción bélica con líricas no aptas para todo el público (OJO, no me asusto, ni soy un persignado), algo que no es correcto. ¿Porqué? Porque hay que respetar a las niñas, niños, adolescentes, adultos mayores y familias que no pudieran estar de acuerdo con escuchar eso. La verdad, no me gustaría llegar con mis padres a algún restaurante y que ellos escucharan esas cosas. El respeto al derecho ajeno es la paz, aplicando lo anterior también a la música. 

Otro ejemplo que me gustaría darles, es el del vecino ruidoso, aquel que no le importa ni el día ni la hora, para poner su estéreo a todo volumen, mientras la gente quiere descansar. No nos pueden quitar nuestro derecho a no querer escuchar la música que ellos quieran a todo volumen.  

En resumen, creo que cada quien puede escuchar lo que quiera, cuidando siempre el no invadir los espacios personales de las otras personas.

Y los dejo, porque ya me voy a escuchar a Peso Pluma.


Victor Orduña 
Email: victororduna@hotmail.com 
Instagram: victor.orduna

Músico y compositor regiomontano, que desde muy joven incursiona en el ambiente artístico como músico y actor. Ha formado parte de bandas XO, Conspiración, Contraste, Cherokee y actualmente Coyote Rock Band