ROSSY LIMA | Haz lo que tu quieras, pero hazlo bien | EDUI TIJERINA | Julio 2024

Cuando el cine de mujeres se convierte en el mejor film de la historia | DIANA ELISA GONZÁLEZ | Marzo 2023

La exquisitez de ser nosotrxs

Cuando el cine de mujeres se convierte en el mejor film de la historia

El pasado diciembre, la revista del British Film Institute Sight & Sound, que hace una actualización cada década a la lista de las 100 mejores películas, consideró a “Jeanne Dielman, 23, quai du Commerce, 1080 Bruxelles” (1975) de Chantal Akerman, la mejor película de la historia por delante del clásico “Vértigo” de Hitchcock o “Ciudadano Kane” de Welles. Esto tomó por sorpresa a una tradición, pues es la primera vez que una mujer ocupa el primer sitio de la lista.

Mientras algunos aplaudieron el toque feminista del reconocimiento, otros tantos lo vieron extraño. La lista es debatida y votada por 1.600 expertos encuestados con perfiles diversos entre críticos y profesionales del cine en todo el mundo. Y se entiende que los sitios asignados, tienen un eco que emana de la mirada en los tiempos cambiantes y sus sociedades.

En 1952 se publicó por primera vez la reconocida lista, ubicando a la italiana “Ladrón de bicicletas” de Vittorio de Sica a la cabeza; posteriormente Orson Welles se asentó en el primer sitio durante 5 décadas y en 2012 Hitchcock logró desbancarlo.

En 2012 “Jeanne Dielman, 23, quai du Commerce, 1080 Bruxelles" ya ocupaba el lugar 32 de la lista, por lo que el reconocimiento ha ido acrecentando a medida que el público también evoluciona en sus consumos y vivencias. Incluso, The New York Times la llegó a considerar “la primera obra maestra del feminismo en la historia del cine”

Chantal Ackerman (Bélgica, 1950) marcó desde sus inicios un cine de ruptura que se atrevió a mostrar miradas complejas e inusuales para la sociedad del momento. El film tuvo buena acogida y aunque la cineasta rechazó etiquetar su trabajo, es imposible no leer este film de 1975 desde lo político, y que al paso del tiempo siga impactando a la sociedad en donde el avance a la agenda de las mujeres tiene fuerte eco desde distintos vértices.

Un logro de los listados como el de la revista Sight & Sound, es que generan nuevos públicos y esta cinta se presenta como una propuesta interesante a la reflexión para las nuevas generaciones. Y es que desde los 70’s, el texto “Placer visual y cine narrativo” de Laura Mulvey, rompía paradigmas y alertaba sobre la construcción artificial de la idea de lo femenino situando el placer que genera al espectador, lo que fue una oportunidad para la crítica cinematográfica desde el enfoque de género.

Hay una artificialidad en la idea “mujer” impuesta por el cine, y este film hace una deconstrucción a partir de una de sus escenas más famosas: la protagonista se sitúa en ambiente doméstico y pela papas en un plano fijo y a tiempo real; lo que resalta que observar a las mujeres fuera del constructo como en el film de Chantal Ackerman, genera energía liberadora, llegó a señalar Mulvey.

La misma Chantal Akerman señalaba en los 70’s que en el universo de las imágenes hay jerarquías y lavar platos ocupa el punto más bajo, y esto tiene relación con el sitio asignado a la mujer en lo doméstico. Es así que la película abre el escenario a las experiencias no vistas o desvalorizadas en el cine, lo que es un desafío a lo acostumbrado en la representación.

Sin duda este film da para un profundo análisis social y del cine mismo. De 1975 a la fecha, pareciera que la reflexión sigue vigente, que bueno que ocupar el primer sitio en la famosa lista sea una invitación para ver este film y conocer toda la obra de esta cineasta.

Chantal Akerman murió en 2015, pero la vigencia de su obra sigue más viva que nunca.


Diana Elisa González Calderón 

Docente e investigadora en la Universidad Autónoma del Estado de México.