JADE | La voz más dulce del anime | EDUI TIJERINA | Septiembre 2022

Los remedios para Leonora | MIGUEL ÁNGEL ARRITOLA | Septiembre 2022

Por: Miguel Ángel Arritola
Fotografía: Miguel Ángel Arritola


Los remedios para Leonora

Las actrices Vicky de la Piedra y Mónica Muruato ofrecen un trabajo impecable en “Remedios para Leonora”, puesta en escena dirigida por Luis Franco, con un texto de Estela Leñero, se presenta todos los jueves a las 20:30 horas en Casa Musa.

Son dos almas gemelas. 

Son dos artistas incomprendidas. 

Son dos mujeres que amaron y sufrieron.

Son dos grandes artistas del surrealismo. 

Una de ellas, Leonora Carrington, está en el último suspiro. 

La muerte está a punto de llegar. 

No hay mucho por hacer.

Y en ese agónico delirio entre la cordura y locura, la pintora invoca a Remedios Varo, su mejor amiga, para invitarla a vivir un sueño en donde ambas recordarán los momentos más importantes y emotivos de sus tormentosas existencias: la guerra, el exilio, los tantos y tantos hombres que amaron y desde luego, el arte.

"Remedios para Leonora" es un ejercicio teatral que sacude, sofoca y enamora por el inquietante y audaz guión, a cargo de la dramaturga Estela Leñero. Todos los elementos que encierran esta puesta en escena cumplen perfectamente su cometido. 

Hay una excelente dirección a cargo de Luis Franco y dos poderosas interpretaciones que recaen en Vicky de la Piedra como Leonora Carrington y Mónica Muruato en la piel de Remedios Varo. 

"Remedios para Leonora" narra desde la ficción, el encuentro de las dos pintoras, desde otra dimensión, desde la cordura, la razón y la locura.

Todo en "Remedios..." es un viaje electrizante en el que ambas artistas, entre arrebatos e iras, sueñan con reparar sus existencias y en ese viaje, recuerdan su exilio en México.

La puesta en escena es un constante ir y venir de emociones encontradas, donde De la Piedra y Muruato se desenvuelven como peces en el agua, entregando con mesura interpretaciones memorables.

De la Piedra es una actriz de temple; va de lo sutil a lo dulce y es entregada e intensa cuando la acción lo requiere.

Muruato en cambio es un huracán en escena. Su presencia es poderosa.

El escenario en el que se desarrolla la obra es lo alto de una torre. Ahí, entre llantos, risas, embrujos y una copa de vino, la última en esta vida, ellas evocan viejas luchas, viejos amores, viejas amistades, viejas rencillas y ese amor por el arte.

Son dos espíritus que en su intensidad de querer revivir el pasado traspasan los tiempos y vuelan hasta llegar a momentos terribles de sus existencias.

La fortuna de "Remedios para Leonora" son la música y la escenografía: la primera envuelve y atrapa y la segunda es como un paisaje a las obras de Valero como "El sastre de mujeres" y "Cinco llaves", entre otros.

Hay momentos intensos y desafiantes entre Leonora y Remedios, sobre todo cuando se remontan a su niñez o aquellos momentos en que la segunda queda atrapada por la Guerra Civil en su natal España o cuando Leonora está emocionalmente afectada porque padre la interna en un hospital psiquiátrico.

"Remedios para Leonora" seguirá en cartelera todos los jueves a las 20:30 horas en Casa Musa.