ALEX STAM | Siempre hacia adelante | ROBERTO GARZA | Agosto 2022

Madama Butterfly y el síndrome del cangrejo mexicano | PLÁCIDO GARZA | Agosto 2022


Irreverente

Madama Butterfly y el síndrome del cangrejo mexicano

Les platico: No recuerdo haber visto dos llenos hasta las banderas del Teatro de la Ciudad de Monterrey desde hace muchísimo tiempo.

Conartes se fueron y secretarías de cultura vinieron, y el espacio que fuese emblemático de estas bárbaras y sedientas comarcas del norte, languidecía como producto de administraciones balines en manos de supuestos “expertos” en cultura.

Con decirles que de tan mal mantenimiento a que fue sujeto, duró cerrado casi un año o sepa el Dios de Spinoza cuánto tiempo más, en la época tardía de El Bronco. Y digo “tardía” porque tuvo otra era temprana, cuando los regios todavía se la creían de que finalmente, los tiempos del cambio habían llegado con el petardo ese que resultó ser Jaime Rodríguez. 

Al menos en lo referente a cultura, confieso que yo mismo me la creí, pero bastó con que Conarte se asentara para que se empinara la esperanza vuelta quimera de las cosas cambiarían con ese tipo, hoy supuestamente enfermo y sacado del bote a empujones, con los habituales recovecos legales tan propios de la política mexicana.

MOS

Hay acá una asociación civil que se llama México Opera Studio, MOS para los amigos, que desde que nació como producto del auténtico mecenazgo empresarial, ha venido a ponerles la muestra a públicos y privados en cuanto a promoción de la ópera se refiere.

Al emprender su 9a escenificación de gran formato -Madama Butterfly- se consolida de la mano de Puccini como una bocanada de aire fresco para los amantes de este tipo de manifestaciones.

A duras penas se abrió en el espacio cultural y literalmente fue duro y penoso hacerlo, porque por sus propios medios sacaron a ratas y demás alimañas de un espacio que el gobierno del Bronco tenía abandonado en el Parque Fundidora: la Escuela Adolfo Prieto.

Cuando las autoridades culturales les “tendió la mano”, ese lugar estaba pa’l perro, con perdón sea dicho de tan noble animal. 

Los mismos jóvenes cantantes de MOS, sus mecenas, los familiares y amigos de ambos, se dieron a la tarea de convertir un salón de dicha Escuela en un foro más o menos decente para presentar ahí sus primeras producciones.

Y mientras eso sucedía, los mismos prospectos fueron siendo moldeados por -esos sí, expertos- en dirección artística, musical, escénica, coacheo de voces y performance actoral.

Y llegaron los primeros premios en concursos como el prestigiado Carlo Morelli. Y llegaron las contrataciones en escenarios del repertorio mundial y el público regio y de sus alrededores se emocionó con ellos y les agradeció tan noble y generosa labor.

Bueno, como siempre sucede, los prietitos en el arroz comenzaron a aparecer en el plato, en la forma de tipos como uno que queriendo ser solista, ni a corista llegó: Sergio Elizondo.

De colectivos como un tal “Pro Opera Joven”, incapaces de organizar ni siquiera una boda de kermess.

De otro que responde al nombre o pseudónimo u lo que sea, de Alejandro C Motta, que de repente le quiere hacer al crítico en las hilachas deshebradas de sus redes sociales.

Han sido tan bajos y esos sí - tan vulgares- que el mismo Rennier Piñero, director de escena de MOS, tuvo que pedirles que tumbaran de sus “feisbucs” la sarta de ataques que le dedicaron a la citada organización. 

También le zumbaron esos y sus amigos y uno que otro seguidor, a la que llamaron “prensa maiceada” de Monterrey, por encomiar, promover, alentar y difundir, los esfuerzos de MOS.

Lo de “vulgar” de esos tipos lo cito resaltado porque tal epíteto me fue endilgado por alguien de quien menos lo esperaba. Pero así es esto. 

Entonces, después de haber asistido al segundo lleno consecutivo, al segundo SOLD OUT de Madama Butterfly del inmortal Giacomo Puccini, me dan ganas de reproducir aquí algunas de las frases vertidas en esta ópera poderosa del repertorio mundial, entremezcladas con relación al tema que hoy me ocupa: ¡Tercera llamada, tercera, terminamos!

1. “Perezoso y obesos son los dioses (los supuestos críticos y autonombrados críticos) que toleran estas cosas”

2. “Cerremos el biombo de la entrada para mantener afuera a los mosquitos de las penas, de los parientes”, y con el permiso de los libretistas de Puccini, Giacosa e Illica, irreverente pero respetuosamente yo agregaría: de los críticos de pacotilla, también

3. “No hay cosa más inútil que los suspiros inútiles”, de los que critican al que obra bien, porque ellos obran mal o de plano, no saben obrar.

4. Espero que a ellos -los cangrejos mexicanos que no toleran el éxito ajeno- la razón les llegue “cuando los petirrojos aniden”, aunque como al igual que Pinkerton se ha tardado más de tres años en volver a Nagasaki, a lo mejor tanta espera se deba a que allá en América, los petirrojos anidan a destiempo.

5. “El dolor duele más cuando hubo esperanza”. Qué lástima, quisieron ser estrellas y terminaron estrellados.

6. “La alegre canción” de sus críticas “acabará en sollozo”. Hay que consolarlos. 

7. “Me duele matar sus ilusiones”, pero, “que no fenezca su esperanza, “volverá con las rosas en la estación serena”.

8. “Demasiados suspiros exhalan de sus bocas”.

9. No se han dado cuenta de que su oscuridad se da en medio de “demasiada luz, demasiada primavera”

10. Que no fenezca su esperanza, “volverá con las rosas en la estación serena”

11. “¿Se cortarán las venas si a partir de ahora les niego el saludo?”

12. “Que estén bien tus abuelos y todos tus antepasados”.

CAJÓN DE SASTRE 

“Déjalos, si en consejos viven, ya serán echados de algunos de ellos”, remata la irreverente de mi Gaby 


Plácido Garza. 

placido.garza@gmail.com 
placido@detona.com 

Nominado a los Premios 2019 “Maria Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Forma parte de los Consejos de Administración de varias corporaciones. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países. Escribe para prensa y TV. Maestro de distinguidos comunicadores en el ITESM, la U-ERRE y universidades extranjeras. Como montañista ha conquistado las cumbres más altas de América.