JADE | La voz más dulce del anime | EDUI TIJERINA | Septiembre 2022

Tláloc, atiende nuestras súplicas | IRMA IDALIA CERDA | Junio 2022

Por: Irma Idalia Cerda
Fotografía: Especial


Tláloc, atiende nuestras súplicas

Hasta no hace mucho tiempo, lo primero que hacíamos al despertar era revisar nuestras redes sociales; ahora, antes que otra cosa suceda, comprobamos si contamos con el servicio de agua. A principios del mes de mayo, iniciaron los cortes del vital líquido en Nuevo León, lo cual ha perjudicado gravemente a la población.

Yo recuerdo en los años 80s, cuando teníamos ese problema y mis padres compraron un tinaco, ya que cortaban el suministro algunas horas por la tarde o por la mañana. Nunca me imaginé que a casi 40 años después en pleno 2022, íbamos a sufrir nuevamente por la falta de agua.

De unas semanas para acá, los noticieros reportan las quejas de vecinos de todas las colonias de diversos municipios: García, Guadalupe, San Nicolás, Monterrey, entre otros, incluso me tocó ver hace días, que un grupo de personas de Contry Sur denunciaron que desde hace cuatro días no tenían agua.

Me llamó la atención porque el Contry es un sector de clase media alta, pero ahora sí que con estas medidas nos aplicaron la de: “todos coludos y todos rabones”, en el sentido de no importa cuál sea tu condición social, pues te puedes llevar la sorpresa de que al abrir la llave de tu regadera no salga una gota de agua en uno o varios días.

Para estas alturas, los ciudadanos ya tomaron sus precauciones; desde almacenar agua en contenedores de todos los tamaños como: botes de basura, tinas, tambos, ollas, hasta comprar e instalar tinacos, pero para algunos no es suficiente, porque sale muy reducido el chorro y no alcanza para llenar todos los recipientes, incluso el tinaco.

Por otro lado, hay muchas fugas en diferentes colonias y abundan las quejas porque no van a repararlas, lo que ocasiona que se pierdan litros y litros de agua. Recientemente en la calle donde vivo había una fuga, eso pasó un domingo y hasta el martes vinieron a reparar y el jueves taparon el pozo y todavía falta que cubran la parte de arriba con la carpeta asfáltica.

En tanto, Juan Ignacio Barragán, el director general de Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey, insiste en que debemos de cuidar el agua, no desperdiciarla, pero también es cierto que se tira sin control porque hay fugas por todas partes, y los más perjudicados somos los usuarios.

Además, todo esto tiene que ver mucho con la cultura del cuidado del agua, ya que muy pocas personas hacían un uso inteligente al reutilizar el agua de la lavadora para trapear, o para lavar su vehículo, bañarse en pocos minutos, captar el agua de lluvia, por mencionar algunos ejemplos, pero la gran mayoría no lo hacíamos así.

¿Se acuerdan del comercial “Amanda ¡ciérrale!”? fue muy popular a mediados de los 80s, en el cual un niño (Enrique Cuenca Jr.) le dice a Amanda, interpretada por la actriz Isabel Martínez, que deje de tirar el agua con la manguera y le advertía “te la estás acabando”. Ese anuncio formó parte de la campaña para la concientización sobre el ahorro del agua en esa época.

Y ahora en pleno 2022 ya no se nos da la opción de cerrar la llave del agua, mejor nos la cortan. Juntamos la que podemos, protestamos, pedimos a los amigos y a familiares que sí tienen que nos dejen lavar ropa y bañarnos, y nos angustiamos porque no sabemos por cuánto tiempo estaremos así y no nos queda más que invocar al Dios Tláloc, al santo de nuestra devoción, para que nos haga el milagro, o atesorar el agua como si fuera el más preciado bien (porque, de hecho, lo es).

irma_idalia@hotmail.com