SAMIA KARIME | Inteligentemente feliz | ROBERTO GARZA | Mayo 2022

Infotenimiento, la vocación de los medios | EDUI TIJERINA | Abril 2022

Sin audiencia no hay medios

Infotenimiento, la vocación de los medios

Si leen o escuchan el término INFOTENIMIENTO, es probable que se remitan a uno de esos nuevos dispositivos para automóviles que, desde una pantalla táctil, controlan todos los sistemas encargados de proporcionar información de navegación, sugerencias de manejo, telefonía, redes sociales, reproductor de audio, de videos y TV.

Por otro lado, está la implicación que hoy revisamos y que tiene que ver más con una estrategia de manejo de contenidos. Aunque predomina en TV, también se encuentra en medios impresos, radio y las distintas ventanas en internet. 

En este caso, el concepto, que combina Información y Entretenimiento, conecta con la toma de decisiones sobre la selección de contenidos y su organización al presentarse al público, de tal forma que todos, independientemente de su importancia, sean percibidos al mismo nivel en cuanto a lo relevante y trascendente.

El interés humano-sensible se impone al interés público-social y se da mayor relevancia al impacto en las emociones que a la utilidad de la información, desde lo práctico y comunitario. Sin duda, estamos ante una herramienta generada para responder a la competencia y ganar la mayor cantidad posible de seguidores. 

Como ejemplos están los talk-shows, los programas nocturnos, las parodias y hasta los noticiarios mismos que, al combinar noticias con secciones de notas ligeras, también llamadas “soft news” (espectáculos, horóscopos, deportes, consejos caseros) elevan lo trivial o trivializan lo importante, dejando, al final, la idea de que todo lo presentado pesa lo mismo. 

Haciendo un poco de historia, se sabe que “Infotenimiento” o “Infoentretenimiento” (“Infotainment”) se usa con la connotación señalada arriba desde hace relativamente poco, específicamente a fines de los 80s, cuando se incluyó en el reporte de un estudio analítico sobre programación de TV en Alemania que reveló la tendencia hacia la fusión de géneros y formatos para generar propuestas televisivas híbridas (misceláneas, combinadas) y dejar atrás los de base pura. 

Aunque muchos la ven como una idea fresca, compartir y analizar las notas del día usando un todo gracioso y ácido, no es algo tan reciente. Va mucho más allá. Podemos encontrar referencias en los juglares, bufones y hasta pregoneros, que ponían en práctica esta combinación para llamar la atención de la gente, envolverla y, ya cautiva, soltarles la información. Así, aumentaba la posibilidad de que les quedara grabada y generara el impacto deseado.  

Cada vez son más las entregas que recurren a este criterio de manejo de contenidos. Sin embargo, algunas lo hacen tan discretamente que puede resultar difícil detectarlo. Para facilitarlo un poco, les comparto algunos de sus rasgos más distintivos:

El estilo al que se recurre usa títulos llamativos, polémicos y en doble discurso (doble sentido, albures) También, tiende a descontextualizar la información, personaliza -es decir, el comentarista o reportero hace suya la situación sobre la que informa- cargando de emotividad y sentimentalismo. A veces, apoya con dramatizaciones.

Otras características son las de abordar temas que generan morbo o propician la espectacularidad en la forma, se hace referencia a fuentes desconocidas como “un testigo anónimo”, “un amigo de la familia”, “un vocero”, etc. las cuales cubren el valor de las oficiales. 

Desgraciadamente, entre el público sigue predominando la falta de preparación para los medios. Es decir, se carece de elementos de revisión, análisis y juicio de valor sobre los contenidos mediáticos, lo cual lleva a una marcada confusión sobre cuál es y dónde está la línea que divide lo informativo del mero entretenimiento; lo serio de lo ligero; lo relevante de lo efímero. Esto es lo que propicia la circulación de Fake News (de las que ya hemos tratado en esta sección) que cada vez se mueven más y con un lamentable creciente impacto, especialmente desde las redes sociales y páginas de internet (social media) 

Entre las muchas consecuencias del “Infotenimiento”, así como del amarillismo, noticias falsas y degradación del valor de la información, está la baja en la credibilidad, la pérdida de confianza en los medios y en las voces (periodistas, reporteros, conductores, comentaristas, en fin) 

Cada vez que nos expongamos a un contenido mediático, preguntemos: ¿Es informativo o de entretenimiento? ¿O es información entretenida? ¿O entretenimiento informativo? Mínimo para saber qué atención, confianza y credibilidad merece. 


Edui Tijerina Chapa
edui_tijerina@yahoo.com.mx 
Twitter: @EduiTijerina 
Instagram: @eduitijerinachapa 

Escritor, dramaturgo, guionista, asesor y analista de medios. Autor de numerosas piezas teatrales y de scripts para películas como “Cantinflas”, “Juan Diego” y “Jesús de Nazaret”.