SAMIA KARIME | Inteligentemente feliz | ROBERTO GARZA | Mayo 2022

Faceta nefasta | PLÁCIDO GARZA | Febrero 2022

Irreverente

Faceta nefasta

Estoy convencido de que existe un padecimiento no catalogado aún por la ciencia, al que yo llamo “dislexia dental”

En primera, no quiero ser objeto de escarnio de los fundamentalistas de la equidad, que por todos lados ven moros con tranchete. Por eso, en vez de “mental” le llamo “dental”.

La dislexia comúnmente conocida es aquella donde las personas confunden o alteran el orden de las letras y a veces hasta de las palabras. A la dislexia que yo me refiero es cuando alguien no solo confunde las letras y las palabras, sino también -y esto es lo más grave- confunde las ideas, los conceptos, los preceptos. Confunde lo que le dicen con lo que escucha.

A veces confunde incluso lo que ve. Confunde las ideas y luego, acusa a propios y extraños de querer enredarla.

Le dices -por ejemplo- un número y oye otro. Un nombre, y entiende otro. Una dirección, y entiende otra.

Es como vivir en una realidad subyacente, diferente y distante a la que los habitantes de este planeta vivimos. Quienes padecen este padecimiento les dicen “enfermos” a los que los contradicen.

Esta forma de dislexia es el origen y causa de un mar de malos entendidos. Que yo sepa, es incurable, porque por más lados que se le buscan a quienes sufren este padecimiento, no hay manera de hacerlos entrar en razón.

CHARLATANES AGRAVAN EL MAL

El colmo es cuando ciertos “disléxicos dentales” se hacen “amigos” de charlatanes de los que abundan en las redes sociales y entonces, en vez de curarse, se envenenan y enferman más. Esos oportunistas, coaches, asesores, instructores de cursos balines en Cancún, “Cantina” Roo y que se dicen o les llaman “gurús”, merodean en los facebooks, en los instagram, en los twitter, buscando ligues u otras perniciosas cosas, en el creciente mercado de las divorciadas.

Sí, escribo aquí que merodean a LAS divorciadas, es porque la inmensa mayoría de esos vivales de la red, son del sexo masculino, sobre todo uno, que presume ser muy Leal...

Noten como no escribo aquí “género” masculino, porque género humano que habita en la Tierra hay solo uno, que comparte el código postal terráqueo con el de los animales y con el vegetal.

LAS Y LOS…

Por eso critico tanto la costumbre impuesta por el nefasto Fox de referirse a “las” y “los” mexicanos.

A poco existen “las” flores y “los” floros? 
A poco existen “los” problemas y “las” problemas? 
A poco existen “las” abejas y “los” abejos? 
A poco existen “las” víctimas y “los” víctimos? 
A poco existen “las” disputas y “los” disputos?

SON SEXOS, IGNORANTE, NO GÉNEROS

Cuando uno dice “los” diputados o “los” ciudadanos o “los” senadores, se está refiriendo a ambos sexos. 

Esta es la ley gramatical, más poderosa que cualquier otro tipo de ley humana. 

Por eso es un error hablar de “equidad de género”, porque hombres y mujeres pertenecemos a un único género, el de los humanos.

Los sexos entre el género humano son los que parecen haberse multiplicado.

Los activistas (noten cómo no agrego a “las”…) en este campo dicen que hay LGBT’s y al final le agregan el signo de “+”, o sea, según ellos hay más sexos, PERO no géneros.

En realidad debe hablarse de equidad de sexo, para separar a los hombres de las mujeres.

SORRY… pero me desvíe, señalando este error pronunciativo, gramatical y ortográfico en el que caen hasta los más eruditos en todos los oficios. Entonces, la “dislexia dental” provoca malos entendidos, peleas, disputas, truenes de relaciones, rompimientos, separaciones, divorcios.

Porque es como si quien la padece, estuviera en un mundo paralelo, diferente al del otro con quien vive.

REDES ALIENTAN LA DISLEXIA DENTAL

Y para meterle más mocos al atole, los micos de las redes sociales se aprovechan de tales escenarios.  

Estos cabrones mamones inundan sus nauseabundos muros de FB con mensajes dirigidos a sus víctimas, sí, del sexo femenino. Para amolarla de acabar (ups, dislexia habemos), esos charlatanes copian los spots de otros, con todo y faltas de ortografía.

Y joden más la cosa cuando sugieren a sus amigas de FB y de otras redes, que se alejen de la toxicidad de sus parejas, siendo que los tóxicos son ellos. Alientan las separaciones, los divorcios, los truenes de relaciones para aumentar la pesca de sus redes.

Son tan disléxicos dentales como sus seguidoras y amigas en la red. Cuando les sugieren que es momento de romper con sus relaciones, alimentan de peces disléxicos sus redes. (Vean otra vez, con escribir “peces” no tengo que mencionar al sexo femenino de los peces).

Cuando p3nd3jam3nt3 preguntan en uno de sus posts: ¿por qué la mujer le da más importancia a las relaciones sexuales, apenas se divorcia?, sus mismas seguidoras ponen en su lugar al charlarán merolico ese.

DISLEXIA POLÍTICA

Es aquella donde el gobernante o el legislador o el burócrata de cualquier nivel o el líder sindical, entiende y capta una realidad que solo existe en su cabecita.

Es aquella donde el seguidor convertido en foca aplaudidora, entiende lo que quiere entender del país en el que vive.

Es aquella donde a pesar del desaseado manejo de la comunicación oficial en el caso del “catéter”, el presidente sube los puntos en las encuestas de popularidad. Es aquella donde el ignorante hace alusión a cada rato de la “Doctrina Postrada”, en vez de la “Doctrina Estrada”, al justificar hacerle el caldo gordo a dictadorcillos de pacotilla como Daniel Ortega en Nicaragua, Nicolás Maduro en Venezuela, Díaz Canel en Cuba y otros de la misma ralea, mientras se demoró más de tres semanas en reconocer el inobjetable triunfo de Biden sobre Trump.

¿Me entendiste, o te lo explico con bolitas y palitos?

CAJÓN DE SASTRE 

“Hosanna en el Cieno”, murmura la irreverente de mi Gaby. 


Plácido Garza.
 
placido.garza@gmail.com 
placido@detona.com 

Nominado a los Premios 2019 “Maria Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Forma parte de los Consejos de Administración de varias corporaciones. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países. Escribe para prensa y TV. Maestro de distinguidos comunicadores en el ITESM, la U-ERRE y universidades extranjeras. Como montañista ha conquistado las cumbres más altas de América.