ADRIANA WILLIAMS | Actriz regia con piel de elefante | EDUI TIJERINA | Enero 2022

Navidad con creatividad | IRMA IDALIA CERDA | Diciembre 2021

Por: Irma Idalia Cerda
Fotografías: Especial


Navidad con creatividad

Ya nos quedan unas semanas para terminar el 2021, otro año en el que tuvimos que aprender a vivir dentro de la crisis generada por el COVID-19, pues los contagios y los decesos continuaron pese a que el 89 % de la población de Nuevo León cuenta con al menos la primera dosis de la vacuna y el 75 % con la segunda, según declaró la secretaria de Salud en el estado, Alma Rosa Marroquín.

Seguimos cuidándonos, pero de un par de meses a la fecha, hemos notado más apertura: hubo muchos asistentes a espectáculos masivos como en Pa’l Norte y en otros eventos; en algunos restaurantes hay fila para entrar y, últimamente más gente se anima a viajar, aunque habrá que ver qué sucede con la nueva variante “ómicron” y tengamos que encerrarnos otra vez.

Pero, por lo pronto quiero abordar el tema de esta segunda Navidad en pandemia ¿nos reuniremos todos en familia en la cena? ¿organizaremos posadas? ¿iremos al recalentado el 25? Estas preguntas surgen precisamente porque las restricciones se han reducido considerablemente y ahora es común ver que haya más convivios entre familiares y amigos.

Hace un año nos quedaba claro que no podíamos ni pensar en hacer eso, pero ahora ya existe esa posibilidad, debido a que quienes ya se vacunaron se sienten protegidos, aunque sabemos que ni la segunda dosis nos brinda un blindaje del 100 %.

Además, hay que considerar otro aspecto importante: nuestra situación financiera actual, porque creo que somos muchos los que no estamos en condiciones de gastar demasiado en los preparativos de la temporada, en cuanto a cena y ambientación festiva se refiere.

Por ejemplo, los pinos naturales se venden en más de mil pesos, razón por la cual adquirir uno quedó descartado incluso antes de la pandemia, y no queda otra más que recurrir a la creatividad; hace unos tres años “construí” un pino con libros, en otras navidades las coronas en la puerta, un árbol artificial pequeño, y el nacimiento que cada año instala mi madre, salvaron el “espíritu navideño”.

Afortunadamente hay muchos tutoriales en YouTube para asesorarnos, porque no todos y todas tenemos el don de las manualidades, pero la crisis nos exige cuidar el presupuesto al máximo y por eso intentaremos embellecer con esferas y luces las ramas secas de un árbol y convertirlo en un “pino alternativo”.

Así que para no perder la bonita tradición tendríamos que hacer algunos ajustes, como pensar en un menú más accesible para la cena de Noche Buena, o bien, ir comprando lo necesario de a poco para no estar estresados haciendo las compras de último momento, y tal vez de esta forma podamos ahorrar algunos pesos.

Y estoy consciente de que habrá quienes no puedan hacer ni siquiera este esfuerzo, porque se han quedado sin empleo y el 24 de diciembre será un día como cualquier otro; pero por otro lado, hay muchos afortunados que sí podrán darse el lujo de tener una cena de tres tiempos ante un colorido e iluminado pino rodeado de regalos con la presencia de sus seres queridos; ojalá y estos últimos compartan un poco de su abundancia con el prójimo, embargados por el sentimiento de generosidad que aflora en estas fechas.

Desde hace casi dos años he adoptado la frase “un día a la vez”, pues prefiero no hacer planes a largo plazo, pero esta vez intentaré no ser pesimista, por lo que pondré en marcha mi plan de “Navidad con Creatividad” y esperaré un buen resultado. 

irma_idalia@hotmail.com