ADRIANA WILLIAMS | Actriz regia con piel de elefante | EDUI TIJERINA | Enero 2022

JAIME LOZANO | Promesa del teatro musical | ROBERTO GARZA | Diciembre 2021

Por: Roberto Garza
Fotografías: Cortesía Jaime Lozano

Foto: Carlos Bravo



JAIME LOZANO
Promesa del teatro musical

Jaime Lozano es un Músico, Compositor y Director Regiomontano de Teatro Musical, considerado por el ganador del Tony Lin-Manuel Miranda, como el “próximo gran éxito de Broadway”.  

En interesante entrevista, Jaime nos compartirá cómo, ante la falta de oportunidades para seguir profesionalizándose en el medio, se vio en la necesidad de migrar a los EUA, convirtiéndose así, en una de las más grandes promesas de la meca del teatro musical en el mundo.

¿Quién es Jaime Lozano?

“Uno es lo que uno hace. ¿Qué hago? Me encanta contar historias a través de la música y de las letras. Soy Compositor, Músico, Creador de canciones y Dramaturgo. Me encanta escribir historias, pasar tiempo con mi familia, prepararme, estudiar, compartir y enseñar lo mucho o poco que sé. También soy padre y esposo”.

“Soy un regiomontano nacido y criado orgullosamente en Monterrey, que tuvo la oportunidad a los 28 años, de irse a estudiar a Nueva York”.

“Principalmente, soy un contador de historias a través del arte, eso es lo que más hago y me apasiona”. 

Foto: Carlos Bravo


“Hay muchos actores que han tenido experiencias en Broadway, sin embargo, no hay creadores, compositores o escritores”

¿Te viste en la necesidad de migrar a los Estados Unidos ante la falta de oportunidades en México? Platícanos.

“Mi historia es bastante chistosa, porque a pesar de que en la actualidad mi papá está actuando y haciendo cosas, mi padre no fue alguien que se dedicó a eso cuando era joven. Nadie de mi familia se dedicaba a algo artístico. Originalmente, yo iba a estudiar Criminología. De hecho, presenté el examen para entrar a la carrera de Leyes de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Aprobé el examen, pero justo antes de entrar, decidí que me iba a tomar un año sabático, razón por la que, durante ese período de tiempo, estuve trabajando para un negocio familiar y ‘algo’ me dijo que tenía que estudiar música, teniendo como único antecedente el haber cantado en el coro de una iglesia”.

“Gracias a eso estudio música, empiezo en canto, luego decido cambiarme a composición que es donde comienzo a escribir musicales. De hecho, mi primer musical fue sobre la ‘Matanza de Tlatelolco’ el cual realicé mientras también estudiaba mi carrera en música”.

“Ahí fue donde me di cuenta, que el teatro musical era un género en el que se podía contar cualquier tipo de historia. Estábamos con ese cliché de que ese tipo de teatro era malinchista, aunque la realidad es que aún y cuando los americanos lo perfeccionaron, el teatro musical viene desde los griegos. Siento que todavía tenemos una percepción errónea de lo que es el teatro musical”.

“Me di también cuenta, que estaba interesado en contar historias relacionadas a mi comunidad, a mi país, a mi historia y a mi gente. Ahí es cuando escribo mi primer musical sobre Tlatelolco, dándome cuenta a raíz de eso, que en nuestro país, el teatro musical es visto como un género menor, como algo comercial y sin fondo”.

“Es por eso, que al darme cuenta que tenía que ir a nutrirme de lo que verdaderamente era el teatro musical, es que me veo en la necesidad de continuar mis estudios de postgrado en la ciudad de Nueva York. Cuál fue mi sorpresa, que la universidad me da una beca del 100% para irme a estudiar la Maestría en ‘Composición de Teatro Musical y Ópera’”.

En la presentación de “Children of Salt” en Nueva York.

“Soy un regiomontano nacido y criado orgullosamente en Monterrey, que tuvo la oportunidad a los 28 años, de irse a estudiar a Nueva York” 

¿Fuiste el primer mexicano aceptado en esa maestría?

“Hay muchos actores que han tenido experiencias en Broadway, sin embargo, no hay creadores, compositores o escritores. Hasta hace un año, creo yo era todavía el primer mexicano con estudios de postgrado en esa rama”. 

“El decir, ‘yo fui el primer mexicano’, no es algo que me llena de orgullo, es un punto que me dice que algo está mal. Afortunadamente, sé que ahora, ya hay un segundo mexicano que está estudiando la misma maestría que estudié yo hace años”. 

¿Cómo te fuiste abriendo camino en Broadway, la meca del Teatro Musical?

“Tuve la oportunidad de empezar a conocer gente, que me abrieron puertas y mandaron trabajo. Sin embargo, al aplicar por una visa laboral, después de la visa temporal que tenía, me doy cuenta que el abogado que me estaba apoyando con el trámite, resultó ser un abogado ‘pirata’ que me robó todo el dinero que le había pagado. Esto resultó en que me negaran la visa que estaba solicitando y me obligó a regresar a Monterrey por ahí del 2011”.

“Del 2012 al 2015 estuve dando clases en Monterrey y luego me mudé a la ciudad de México para continuar dando clases allá. En ese período de tiempo también conocí a mi ahora esposa Florencia Cuenca”.

“Siempre me había gustado compartir, pero la verdad, lo que siempre me ha apasionado ha sido crear, razón por la que finalmente tomé la decisión de regresar a Nueva York”.

Foto: Alejandro Pujol


¿Qué se requiere para triunfar en Broadway? 

“Como toda profesión, creo que el éxito radica en lo que los americanos llaman networking. Se va a escuchar mal, pero no importa si eres bueno o malo, sino a quién conoces, aplicando esto también a Nueva York, la capital del Teatro Musical en el mundo”.

¿Verdaderamente tenemos industria de Teatro Musical en México?

“Para que exista una industria, se requiere de muchos factores. El principal es la EDUCACIÓN, algo que no tenemos en México para el teatro musical. Si para el tema artístico en general no tenemos educación, imagínate para el teatro musical”. 

“En la ciudad de México, dicen tener una Licenciatura para Teatro Musical avalada por la SEP, pero la realidad es que, para que tú puedas tener una Licenciatura en algo, necesitas al menos 10 a 15 maestros con estudios de Postgrado en el campo del teatro musical, con los que actualmente no se cuenta”.

“Otro factor que nos falta es la CREACIÓN. Los pocos musicales que tenemos en México son los que llamamos ‘Musicales de Franquicia’ o a los que yo llamo ‘Musicales McDonald’s’, espectáculos que están muy bien hechos, pero que desgraciadamente fueron creados y producidos en el extranjero. Seguimos sin contar con la otra parte, que es teatro musical mexicano, que pueda narrar nuestras historias”. 

“Somos muy raros, porque cuando escuchamos una canción que habla sobre la ciudad de Nueva York, hasta la empezamos a cantar. Sin embargo, cuando escuchamos una canción que menciona a la ciudad de Monterrey, decimos que hasta se escucha ‘naca’. ¿Porqué no puede haber un musical que hable sobre la fundación de Monterrey?, ¿Porqué no tenemos teatro musical que narre nuestras historias?”.

“Soy un contador de historias a través del arte, eso es lo que más hago y me apasiona”

Foto: Samuel Garnica

¿Con quién has tenido oportunidad de trabajar en Broadway? ¿Qué satisfacciones has obtenido?

“Tengo la bendición de radicar en Broadway, la capital del Teatro Musical en el mundo y de ser de los pocos creativos mexicanos, que hay en esta industria en Nueva York. Esto me ha llevado a conocer mucha gente y a colaborar con grandes figuras del teatro musical”.

“Te platico qué en octubre pasado, me ofrecieron ser el Director Musical de ‘Viva Broadway’, evento que forma parte de los festejos conmemorativos de la ‘Herencia Hispana’. Espectáculo que organizó Broadway y que se llevó a cabo en Times Square, en Manhattan, ante miles de espectadores”.

“He colaborado con Lin-Manuel Miranda, que es el creador del musical Hamilton, obra que habla sobre la vida de uno de los padres fundadores de los Estados Unidos, siendo este espectáculo, uno de los más importantes y exitosos de todos los tiempos. Con él he tenido la oportunidad de colaborar en diferentes proyectos”. 

“Actualmente me encuentro componiendo diversos musicales, casi todos hablan sobre el tema de la migración y la importancia de perseguir tus sueños. Espero que estos musicales, poco a poco, comiencen a mostrarse en más escenarios y puedan llegar a teatros más grandes”. 


¿Qué nos hace falta como país para formar y retener talento?

“Las generaciones que van de salida, de cierta forma no tienen esa apertura a la cultura y las artes, considerándolas como no una necesidad de primer grado. Sin embargo, a partir de esta pandemia, nos hemos dado cuenta que lo único que nos ha sostenido y mantenido cuerdos, han sido las artes. Si no fuera por ellas, ya nos hubiéramos ‘matado’ los unos a los otros. Estuvimos escuchando música, viendo cine en televisión y disfrutando teatro virtual entre muchas otras cosas, pasando las artes a una necesidad de primer grado”.   

“Es una cuestión de educación. Nos hace falta educar a las cabezas, ya que actualmente no entienden la definición y alcance de la cultura. Adicionalmente, no tienen tampoco su perspectiva y por tal razón, no quieren apoyarla. También debemos educar a la comunidad, a que entienda sobre la importancia y los beneficios de la cultura y las artes”.

Foto: Alejandro Pujol

“Actualmente me encuentro componiendo diversos musicales, casi todos hablan sobre el tema de la migración y la importancia de perseguir tus sueños”

Viendo a nuestro país desde afuera ¿Qué estrategia gubernamental usarías para impulsar la cultura y las artes en México?

“Ofrecería más programas de apoyo e incentivos fiscales, para apoyar a la cultura y artes. Por ejemplo, en Nueva York se realizan muchas películas de cine, porque la ciudad les ofrece a los productores de las mismas, la posibilidad de obtener estímulos fiscales si las realizan ahí. Ellos entendieron (el Gobierno de la ciudad de Nueva York), que eso les crea muchos empleos, impulsa el turismo y detona de una manera importante, la economía de la ciudad”.

“Durante la pandemia, ciertos artistas pudimos acceder a recursos económicos, porque no teníamos trabajo. Sin embargo, esos recursos se tuvieron porque ya se tenía un círculo virtuoso, donde previamente se habían generado. Las artes en las grandes ciudades generan mucho dinero y eso hace posible que, en tiempos difíciles, se pueda tener también acceso a ellos”.

“Se requiere apoyar más a los promotores y productores, ya que los artistas creamos y ocupamos a alguien que nos permita mostrar lo que hacemos. De cierta forma, no hemos desarrollado a estos dos personajes dentro del campo de la cultura y las artes”. 

Durante la preparación de un musical.



Jaime Lozano.