MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

¿Ya te vacunaste? | IRMA IDALIA CERDA | Junio 2021

Por: Irma Idalia Cerda
Fotografía: Especial


¿Ya te vacunaste?

La vacuna se ha convertido desde un “escudo protector”; una “amenaza para controlarnos”; hasta en una “solución” ante una crisis provocada por una pandemia que nos ha marcado para siempre.

¿Ya te vacunaste? es la pregunta más frecuente que se hace en nuestros días. Y es que los que estamos en el grupo de entre 50 y 59 años, somos los que seguimos después de que se les aplicaran las vacunas a los maestros y a las personas mayores de 60 años. 

Yo no me he registrado porque estuve enferma - no de coronavirus afortunadamente - y tenía cierto temor a hacerlo, pero mi doctora de confianza dijo que podía vacunarme sin problemas.

Pero tengo que confesar que, en el fondo, desde que supe que algunas personas presentaban algunas reacciones, tenía mis reservas, pero ahora no me queda mucho tiempo para pensarlo y dudar. Así que me preparo psicológicamente para recibir la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19 (la que me toque).

Aunque se sabe que la vacuna no te garantiza inmunidad total, el ánimo entre la gente es como si lo fuera; tal pareciera que la vacuna es como una capa invisible de protección y con eso ya “la hiciste”, pero no. Los médicos insisten: hay que seguirse cuidando.

Incluso algunos se fueron a McAllen o a otras ciudades de Texas a ponérsela, porque no querían esperar el mes en que les iba a tocar, según su grupo de edad. Conozco a algunos que dijeron no sentir ningún síntoma después de que los inyectaron, pero también supe de otros que tuvieron malestares como dolor de cabeza, fiebre y mareos.

Lo que sí, es que todo el mundo habla de la buena organización y eficacia con la que se realiza este operativo, porque el proceso es simple y rápido, lo cual es sorprendente, dada la cantidad de ciudadanos que acuden a donde les corresponde, según el municipio en el que habitan.

Pero todavía falta tiempo para que se vacune a toda la población, y aun así tenemos que seguir usando el cubrebocas, mantener la sana distancia, etcétera. Pero escucho conversaciones y leo publicaciones en Facebook, en relación a que muchos ya tienen pensado hacer fiestas, viajar, ir lugares donde se congregan multitudes, etcétera.

Y no quiero amargarle los planes a nadie, de hecho, me parece genial que se mantenga el entusiasmo, pero considero que todavía no es tiempo de tirar los cubrebocas como cuando los graduados avientan los birretes.

Así que la vacuna se ha convertido desde un “escudo protector”; una “amenaza para controlarnos”; hasta en una “solución” ante una crisis provocada por una pandemia que nos ha marcado para siempre.

Ya llevamos prácticamente un año y medio desde que iniciamos el confinamiento, y poco a poco hemos aprendido a vivir en estas condiciones, entonces podremos aguantar un poco más y cuando la pesadilla haya terminado, sí que habrá fiesta mundial. Dios quiera así sea.

irma_idalia@hotmail.com