MIGUEL SAHID | En acción por la actuación | EDU TIJERINA | Noviembre 2021

Estas películas son un dolor de cabeza | MARTÍN FUENTES | Julio 2020

Por: Martín Fuentes
Fotografía: Especial

Estas películas son un dolor de cabeza

Sus rodajes pusieron en aprietos a los productores. Hubo enfermedades, peleas, problemas técnicos y un sinfín de contratiempos, pero finalmente llegaron a los cines.

Cuando vamos al cine, la mayoría de las veces, quedamos sorprendidos con lo que vemos en pantalla. Fotografía, efectos especiales, actuaciones. Ante nosotros se abre un enorme panorama, la imaginación vuela y nos sumergimos en mundos que los directores hacen posibles para nosotros.

Y salimos de la sala discutiendo las locaciones, la trama, el desenlace de la historia. También puede ocurrir que estemos decepcionados o molestos porque la película no cumplió nuestras expectativas.

Pero casi nunca imaginamos todo el trabajo que implica una producción de este tipo.

Cambios climáticos, locaciones y situaciones extremas, horarios fuera de lo común, problemas entre el equipo… ¡En fin!, pueden haber mil y un razones para que la vida detrás de una producción hollywoodense sea toda una pesadilla. 

¿Cuáles son algunas de las cintas más complicadas? Aquí te las presentamos.



“TITANIC”, 1997 

Es la segunda película más taquillera de la historia y también fue un trabajo muy duro. Las interminables horas de filmación en una cisterna gigante provocaron resfriados, infecciones y retrasos. Incluso, las malas lenguas aseguran que un miembro de producción, furioso por el despotismo del director James Cameron, puso un alucinógeno en una de las sopas que comió todo el equipo.

¿Verdad o mentira? Sólo ellos lo saben.



“DON QUIJOTE”, 2018 

 Sin duda, la filmación más excéntrica hasta la fecha es la versión de Don Quijote de Terry Gilliam, uno de los miembros de Monty Phyton.

Y es que el rodaje comenzó en España en 1998, pero Jean Rochefort, el protagonista, se enfermó enseguida. El set se inundó y las compañías aseguradoras cancelaron sus contratos.

Tras muchos intentos para retomar la producción, todo indicaba que las cámaras volverían a grabar de nuevo en 2016, con John Hurt como Quijote, pero el actor enfermó de cáncer y murió. La cinta estuvo detenida otros dos años hasta que el rodaje concluyó con Adan Driven y Jonathan Pryce.



“MUNDO ACUÁTICO”, 1995 

Otro rodaje acuático desastroso: el presupuesto subió hasta los 175 millones de dólares, poniendo en jaque la carrera de Kevin Costner, quien años atrás tenía a Hollywood a sus pies por “Danza con lobos”. Las actrices Jeanne Tripplehorn y Tina Majorino estuvieron a punto de ahogarse, uno de los submarinistas sufrió un problema de descompresión y un huracán se llevó por delante el set.

¿Les faltaba algo más? Al final, la cinta fue recibida con críticas divididas; fue nominada al Óscar por Mejor Sonido y a los Razzie como Peor Película; y recaudó 265 millones de dólares.



“LAS PUERTAS DEL CIELO”, 1980

Protagonizada por Christopher Walken, esta cinta sí que puso a prueba la paciencia a la compañía United Artists; y es que el director, Michael Cimino, hizo una súper cinta, de nada menos que cinco horas y media, y así la mandó al estudio. Tuvo que ser recortada para dejarla en sólo dos horas. 

La película fue un fracaso monumental y casi echa por tierra las carreras de Kris Kristofferson y de Walken. Además, prácticamente arruinó la trayectoria de Cimino que apenas un año antes había conseguido el Óscar a Mejor Director por “El francotirador”. 



“EL RENACIDO”, 2016

Para esta cinta, el equipo de producción se trasladó a Canadá y la Patagonia argentina. Para empezar, la filmación de esta trama sobre supervivencia y venganza perdió a muchos miembros del equipo debido a las condiciones climatológicas extremas, lo que ocasionó retrasos e hizo subir el presupuesto hasta los 135 millones de dólares. 

Además, Leonardo DiCaprio reconoció que “El renacido” es la película más dura que ha hecho: se metió en las aguas congeladas de varios ríos, escaló montañas vestido con pesadas pieles y se comió el hígado crudo de un bisonte. Sin embargo, todas la penurias valieron la pena porque DiCaprio ganó, finalmente, el Óscar como Mejor Actor, después de varias nominaciones. El director, Alejandro González Iñárritu obtuvo por segundo año consecutivo el Premio de la Academia por su trabajo detrás de cámaras.  



“EL MAGO DE OZ”, 1939

Al imaginar este filme todos nos enternecemos, pero para los productores llevarlo a buen término fue un verdadero infierno.

Esta joya del cine de todos los tiempos llegó a tener cinco directores. Además, Jack Haley, quien diera vida a El Hombre de Hojalata, tuvo una grave reacción alérgica al maquillaje, mientras que la bruja malvada, Margaret Hamilton, se quemó. El perro, Toto, se pasó los días sin obedecer. 

En la actualidad, es considerada un clásico de clásicos.



“APOCALIPSIS AHORA”, 1979 

La cinta de Francis Ford Coppola sobre la guerra de Vietnam fue un dolor de cabeza. Un tifón destruyó la locación en Filipinas, el actor Martin Sheen sufrió un ataque al corazón y la falta de inspiración que sufrió de vez en cuando el director obligó a Marlon Brando a improvisar algunos monólogos.  

Pero todo valió la pena. La película ganó dos Óscar a Mejor Fotografía y Mejor Sonido; y obtuvo otras seis candidaturas: Mejor Director, Mejor Película, Mejor Actor de Reparto (Robert Duvall), Mejor Guión Adaptado, Mejor Dirección Artística y Mejor Montaje.

También fue merecedora de la Palma de Oro del Festival de Cannes de ese año.



“TIBURÓN”, 1975

Esta película fue para Steven Spielberg una auténtica pesadilla. La réplica mecánica del tiburón, bautizada como Bruce, “no funcionaba y no daba miedo”, según contó en una entrevista Jonathan Kuntz, profesor en la escuela de Teatro, Cine y Televisión de la universidad UCLA. 

Además, los problemas técnicos obligaron a Spielberg a insinuar ataques más que recrearlos, lo que terminó siendo un acierto porque acabó aterrorizando al público. Por si fuera poco, el casco del barco que llevaba a parte del elenco se fisuró en medio del mar, dándoles un susto del que muchos tardaron en recuperarse.  

“Tiburón” ganó tres Óscares: Mejor Montaje, Mejor Banda Sonora y Mejor Sonido. además del reconocimiento mundial y dejó un enorme legado. Hoy es una gran película de culto que todos aman.



“CLEOPATRA”, 1963

Joseph Mankiewicz, director de la película, la pasó tan mal que nunca más quiso volver a pronunciar el título. También pasó mucho tiempo antes de que volviera a dirigirle la palabra a Richard Burton y Elizabeth Taylor. La producción costó 4.4 millones de dólares, lo que para aquella época, era una fortuna. Una de las producciones más caras de todos los tiempos, si se toma en cuenta la inflación.

Los protagonistas tenían todo tipo de caprichos –eran grandes súper estrellas de la época-. Además,Taylor padeció neumonía y meningitis, y su historia de amor con Burton puso patas arriba el rodaje.

A pesar de que la crítica no fue nada benévola con el filme, sus ingresos en taquilla, solamente en Estados Unidos, la llevaron a ser la más taquillera de 1963. Pero no fue considerada como una película exitosa, ya que necesitó un año entero para recuperar los 4.4 millones invertidos en realizarla. Sin embargo, después de todo hubo un final feliz: “Cleopatra” ganó cuatro premios Óscar y un National Board of Review.  



“LOS PÁJAROS”, 1963

Rodar el clásico de Alfred Hitchcock no fue otra cosa que una verdadera pesadilla. Conocido por buscar el máximo realismo en sus trabajos, el director decidió utilizar pájaros reales para la cinta, lo que obligó al equipo de rodaje a vacunarse contra el tétanos ante los piquetes de las aves. Pero la peor parte se la llevó Tippi Hedren, actriz que asumió el rol protagónico, pues aunque se le había dicho que para la escena del desván, una de las secuencias clave, se usarían pájaros falsos, finalmente Hitchcock optó por sorprenderla con aves reales.

El terror se hace evidente en el rostro de la actriz durante esta escena. Y aunque tras ello, pensó en abortar el rodaje, continuó. Este papel le valió el Globo de Oro.