MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

Editorial: Crisis en la Cultura | ROBERTO GARZA | Mayo 2020


Crisis en la Cultura

La actual crisis económica, sin duda nos estará llevando a nuevas propuestas para administrar, gestionar y operar los espacios culturales, sin embargo también nos obligará a replantear sus modelos de negocio.

¿Cómo han estado estimados lectores? Siempre es un gusto poder coincidir con ustedes a través de esta publicación. 

En este número, estaremos abordando la situación que engloba al difícil momento que actualmente pasan diversos espacios culturales, particularmente nuestros museos, debido a la crisis económica originada por la actual pandemia.  

Para abordar dicho tema, contaremos con interesantes aportaciones por parte de Samuel Rodríguez Medina, escritor y académico en temas de arte y cultura y de Jaime Hinojosa, ex Gerente del Museo de Historia Mexicana y ex Director del Teatro del Centro de las Artes. También contaremos con la opinión crítica de Ignacio Mendoza, ex Director del Museo Metropolitano de Monterrey y con la visión siempre propositiva de Diana Elisa González Calderón, académica de la Universidad Autónoma del Estado de México.

No es cosa menor, que el Consejo Internacional de Museos (ICOM) con cede en Francia y responsable de la promoción y protección del patrimonio cultural de más de 20 mil museos en 138 países, manifestara su preocupación por el futuro de estos espacios ante la crisis mundial de salud, alertando que muchos corren el riesgo de cerrar sus puertas de manera definitiva.

Es importante destacar, que hace algunas semanas, el museo MARCO lanzó la campaña de crowfunding “Salvemos a Marco”. Anteriormente, también había anunciado la reducción del sueldo de sus empleados en hasta un 50% debido a la actual crisis.

Ahora bien, MARCO al igual que otros museos recibe ingresos de tres formas: A través de rentas, taquilla, tienda y cursos; por contribuciones del empresariado y por medio de aportaciones del Gobierno Estatal.

Debido a la difícil situación originada por la pandemia, no ha sido posible que generen sus propios recursos y sus otros ingresos también se han visto seriamente afectados, ya que lógicamente, la prioridad gubernamental está en el tema de salud y la empresarial en su propia supervivencia. 

Hay que aplaudir lo que actualmente está haciendo MARCO, al igual que otros espacios culturales para sobrevivir, aunque creo deberíamos también reflexionar acerca de lo que está detrás de sus modelos de negocio.  

Aquí surgen varias interrogantes, ¿Por qué no pasar de ser un centro de costos a uno de utilidad? ¿Por qué no ser mayormente autosustentables? ¿Por qué siempre esperar el subsidio público y privado? ¿por qué no optimizar su operación y administración? ¿por qué no ver a la cultura como un motor de desarrollo económico para nuestro país? En algunos países Europeos, la Industria Creativa y Cultural llega a aportar cifras de hasta 2 dígitos al PIB, ¿por qué en México no le invertimos a la Cultura?

Ciertamente, el haber sido autosuficientes no hubiera cambiado el resultado actual para algunos museos y espacios culturales, ya que habrían estado imposibilitados para generar ingresos; sin embargo, al menos tendrían en sus manos su propia supervivencia. ¿Usted que opina?

Roberto Garza
robgarza@att.net.mx