MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

'El Jugador' pierde la batalla | MARTÍN FUENTES | Abril 2020

Por: Martín Fuentes
Fotografía: Especial


‘El Jugador’ pierde la batalla


Kenny Rogers, la leyenda del country, deja un gran legado tras su fallecimiento a los 81 años 


Para entender el éxito de Shania Twain a finales de los años 90 y principios del 2000 o de Taylor Swift, desde 2009 hasta la fecha, quienes comenzaron como artistas de la música country y se convirtieron en grandes estrellas del pop, tendríamos que remontarnos a 1978.

Ese año una canción que contaba la historia de un apostador solitario que se encuentra con un chico a bordo de un tren y le enseña lecciones de vida, causó sensación. “The gambler” era la primera canción del género campirano que llegaba a la cima de las listas de éxitos en mucho tiempo. 

Gracias a ella su intérprete, Kenny Rogers, se convertía en una figura conocida a nivel Internacional. Aunque desde unos 17 años atrás era famoso en Estados Unidos, a partir de “The gambler”, interpretada con voz ronca y grave, tomó al mundo por sorpresa. 

Al año siguiente, Kenny se anotó otro súper exito: “Coward of the county”, que estuvo meses en las listas de éxitos. A partir de ese momento, las cancio - nes del artista nacido el 21 de agosto de 1938 en Houston, Texas fue una de las grandes figuras de la música de los años 70, 80 y 90. 

El éxito mundial llegó a su vida cuando ya tenía 40 años, una edad en la que muchos ya son estrellas. Pero todo tiene un por qué. Sin sus canciones de amor hubiera sido imposible comprender el significado de la palabra romance en los años 80, década domi - nada por el pop-rock-soul de Michael Jackson; por los new romantics o por el pop ligero de Madonna.

Frente a todas esas modalidades, siempre que surgía una nueva can - ción de Kenny, dedicada a los corazo - nes rotos o a los amores sublimes, se convertía en éxito instantáneo. 

Más que interpretar Kenny sabía contar historias. Tenía la particularidad de enfatizar cada frase, especialmente alguna romántica. Esa habilidad aunada a su físico: rostro atractivo (un vaquero clásico) que enloquecía a las mujeres. 

“Tengo la suerte de encontrar grandes canciones que permanecen en los cora - zones”, dijo en una entrevista. “No soy un gran cantante, pero sé contar historias”. 

Kenny permaneció activo durante poco más de 60 años. Su último concierto fue en Nashville en octubre de 2019.