MIGUEL SAHID | En acción por la actuación | EDU TIJERINA | Noviembre 2021

Editorial: Parecer antes de ser | ROBERTO GARZA | Marzo 2020


Parecer ante de ser


El gran dilema en la comunicación de cualquier concepto es, si primero se tiene que “ser” antes de “parecer” o si es al contrario, primero “parecer” para después “ser”

¿Qué es primero, “ser” o “parecer”?

La gente que defiende el “ser” antes de “parecer” lo hace convencida de que se tiene que seguir un proceso lógico de preparación, educación, trabajo, ejecución, mejora y cumplimiento de compromisos; para así ir desarrollando e igualando el “parecer” con el “ser”.

Por otro lado, los que defienden el concepto de “parecer” antes de “ser”, lo hacen para comunicar desde un inicio lo que quieren llegar a ser, pero trabajando con actitud y plenamente convencidos de hacia donde quieren llegar. No es un tema de engañar a alguien o pretender dar la apariencia de algo que no se es, sino que solamente se trata de priorizar lo que se desea comunicar y trabajar con todos los “frentes” de manera inteligente.

Recientemente, tuve la oportunidad de presenciar una banda musical de Dark Metal llamada “Shadow Ministry” originaria de Austin, Texas. (Quizás no sea el género musical que usted acostumbre escuchar, pero lo menciono sólo para ilustrar el concepto). Cada uno de los integrantes de la agrupación eran muy talentosos, contaban con una calidad interpretativa bastante buena, tenían una propuesta musical interesante y ofrecían un espectáculo muy bien montado.

¿Cuál fue el problema entonces?
Que el público claramente percibió que la banda no se “parecía” a lo que se estaba comunicando y el talento de los integrantes no se capitalizaba a través de las notas musicales que ejecutaban, al grado que la audiencia simplemente no se “ganchó” a un concepto inexistente. Las razones fueron varias, siendo principalmente su vestimenta inapropiada, su bajo desenvolvimiento escénico y su nula empatía con el público presente, por mencionar algunas.

Entonces, ¿porqué no mejor “parecer” mientras se trabaja en llegar a “ser”? ¿porqué no desde el primer momento mostrar una actitud y un compromiso para comunicar que “ya se quiere ser”?

Los grandes vendedores lo hacen todos los días, creando necesidades para así poder colocar los productos que ofrecen. Ellos tratan de convencer que son la mejor opción a través de un proceso de venta, sin importar el producto que se ofrece.

Es por eso, que cuando la gente me pregunta si es más importante “ser” o “parecer”, yo siempre les contesto que si tuviera que escoger entre ambas, seguramente elegiría primero “parecer”, pero con la determinación y el compromiso pleno de trabajar duro y con perseverancia para llegar a “ser”.


Roberto Garza
robgarza@att.net.mx