MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

El hombre que vio demasiado | GABRIELA ARENAS | Marzo 2020

Por: Gabriela Arenas
Fotografía: Enrique Metinides


A lo largo de 50 años, el fotoperiodista ha retratado a víctimas de terremotos, balaceras, crímenes, explosiones y accidentes.

La vida es sumamente frágil, vivimos nuestra existencia en una especie de burbuja que va flotando por la vida rodeada de alfileres y a veces sus brillantes colores, nos hacen olvidar que en cualquier momento se puede reventar.

Enrique Metinides, maestro del fotoperiodismo, logra con sus imágenes conectarnos con esa fragilidad que negamos o escondemos dentro de nosotros mismos, ya que tratamos de vivir basándonos en un falso ideal donde no queremos ver nada que nos afecte como sociedad.

Hijo de padres griegos, nació en la Ciudad de México un 12 de febrero de 1934. Inició con su amor a la fotografía a los 9 años, cuando su papá le regaló su primera cámara. Con ella tomaba fotografías de accidentes en la pantalla del cine, para su colección, naciendo así su idea de ser fotógrafo de accidentes. Publicó su primera fotografía a los 12 años, iniciando su carrera fotográfica como ayudante de un fotógrafo en el periódico sensacionalista “La Prensa” en el cual trabajó por varias décadas. “Se las llevé y le gustaron tanto que me hizo su asistente”. Así empezó mi carrera, en vez de jugar con la pelota, jugaba con la cámara y quién me iba a decir que esa sería mi profesión”. Totalmente autodidacta, jamás estudió fotografía ni periodismo.


A lo largo de sus 50 años de trabajo como fotoperiodista, ha retratado a víctimas de terremotos, balaceras, crímenes, explosiones y accidentes. “He visto tantos muertos que si los pusiera uno sobre otro formaría una montaña más alta que el Popocatépetl y podría llenar hasta tres infiernos”.


Sus composiciones fotográficas llenas de perfección nos llevan a explorar a la muerte, nos hablan de su atenta mirada, pero siempre de una manera respetuosa al dolor de las víctimas. En sus imágenes encontramos más humanidad que morbo.


Hoy ya retirado, es muy reconocido en el mundo de la fotografía, sus imágenes se han presentado en exposiciones tanto en México como en
Estados Unidos, España, Londres.

Sus fotografías son un reflejo de la fragilidad de nuestra existencia, algo que finalmente nos conecta a todos en el aquí y ahora. Artistas como él son indispensables en nuestros tiempos, en una sociedad de tantas evasiones. 

No podemos olvidar que nuestra fortaleza es proporcional a nuestra capacidad de admitir nuestra fragilidad y vulnerabilidad.

 gabyarenas1@gmail.com