MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

¿Soy acaso el Grinch Rockero? | VICTOR ORDUÑA | Enero 2020


¿Soy acaso el Grinch Rockero?

Debemos aprender a dejar ir a nuestros seres queridos y enfocarnos a disfrutar de la gente que aun se encuentra con nosotros.

Después de una buena cena navideña, una convivencia en familia y por supuesto, una cruda “marca diablo”, me puse a pensar… ¿Por qué cada vez siento que me gusta menos esta época? ¿Por qué no he retenido esa alegría que era esperar con ansia la llega de diciembre, como cuando era un púbero? ¿Por qué inclusive siento algunas veces tristeza y no esa algarabía de antaño?

Para empezar, la gente corre y se pelea por comprar cosas. ¡Todos los comercios llenos y gente por todos lados. ¡Es una locura! Para mi eso no es nada agradable, la gente preocupada por lo que harán para convivir o “conbeber” con todos sus amigos y familia. Mensajes “falsos” de paz y amor por todos lados e inclusive la gente peleándose por un lugar de estacionamiento en el centro comercial. ¡Eso es el colmo!

Cabe señalar que no quiero parecer como el Grinch Rockero, ni mucho menos. Simplemente no es lo mismo, ya que antes, al analizarlo bien, me topé con algunas respuestas muy “científicas“: En época navideña generalmente hay menos sol y más días nublados, afectando a nuestro estado de ánimo. Sin embargo, no se trata de eso, ya que al menos en la Navidad reciente hubo mucho sol y cielo despejado. ¿Entonces?

Me he dado a la tarea de buscar respuestas, pero alguna que me satisfaga cuando menos a mí propio ser, y creo que no tuve más que pensar un rato y dejarme llevar por mis propios sentimientos y de los cercanos a mi persona.

Después de pensar y pensar en otras respuestas, me encontré con lo siguiente: Se dice que mientras más adultos nos volvemos, empezamos en ocasiones a ver las cosas de una manera diferente. Ojo, diferente, más no negativa. Es lógico pensar que ya uno es más viejo y que faltaron muchas cosas por hacer en el año, por ejemplo. También en los que ya no están con nosotros físicamente, dejando lugares vacíos en nuestra mesa. Sentimos mucha tristeza porque no están esos seres queridos todavía con nosotros, disfrutando la cena en familia.

Sin embargo, eso es normal, somos humanos y nos duele, pero estamos tristes porque somos egoístas, queremos tener a esa persona ahí con nosotros porque la necesitamos y la extrañamos.  

Sin embrago, ¡ellos ya están en otro lugar mejor! Los que compartimos alguna religión, sabemos que al morir pasamos solamente a otro estado. Entonces, ¿por qué no ser feliz por ellos? Ellos ya no le deben al banco, no les duele la rodilla, no sienten frío, no les crece la panza. ¡Están felices!

La verdad es que somos unos seres muy egoístas, sólo pensamos en lo que queremos y necesitamos. Es difícil, porque los seguiremos extrañando, pero debemos dejar ir a nuestros seres queridos y enfocarnos mejor a disfrutar a la gente que aun se encuentra con nosotros.

¡Feliz inicio de Año 2020!



Victor Orduña 
Músico y compositor regiomontano, que desde muy joven incursiona en el ambiente artístico participando tanto en vídeos musicales como películas mexicanas. Ha formado parte de bandas como XO, Conspiración, Contraste, Cherokee y actualmente Coyote Rock Band.