MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

Reflexiones de miedo sobre brujas y el sistema | ANDREA DÍAZ | Noviembre 2019


La historia detrás del héroe

Reflexiones de miedo sobre brujas y el sistema

¿No estamos todos siendo parte de un juicio masivo? ver cuánto aguantamos, cuánto cedemos, cuánto producimos sin cuestionar y a costa de qué.

El miedo se esparció como incendio forestal porque, ¿no es eso lo que provoca cualquier tipo de amenaza contra el status quo? En 1692 un pequeño pueblo en Massachusets, Estados Unidos, tuvo una serie de eventos que lograron colocar su nombre como sinónimo de brujería, injusticia, muerte: Salem.

Ese año hubo una persecución de seres (principalmente mujeres e incluso dos perros) que se sospechaba habían hecho tratos con el Diablo. Las cosas iban tan mal para los novoingleses, sociedad con un terrible temor de Dios, que no podía haber otra explicación que Satanás. Los acusados eran enjuiciados y encontrados culpables por pruebas irrefutables como: lunares, acné y manchas en la piel.

La historia detrás de los juicios y cacería de brujas en Salem es muy compleja y, como todo, está cargada de intereses personales que desequilibran la balanza, ignorancia y abuso de poder. Había varias guerras tomando lugar en poblaciones cercanas (nativos vs. colonos), así como un nivel de puritanismo (y su inherente misoginia) que rechazaba cualquier contradicción. Lo cual nos lleva al punto principal de este texto: ¿hemos en realidad terminado la cacería de culpables, cuando a veces éste se encuentra en el espejo?

Últimamente nos hemos enfrentado a situaciones políticas que nos harían pensar que vivimos en otros tiempos: desde la reforma que permite a médicos negar su atención a gente que “atente” contra su ideología (la comunidad LGBTQ+ siendo de las más vulnerables), o que Trump sea descubierto cada semana con una agresión diferente a los derechos humanos y aún así defienda que no es culpa suya. Sistemas socioeconómicos insostenibles, índices de suicidio más altos que nunca, una pandemia de depresión… parece que los estragos están pasando a cobrar factura. ¿Qué tiene que ver esto con Salem, Andrea? Nada; ¿con las víctimas? todo.

No de manera individual, pero ¿no estamos todos siendo parte de un juicio masivo? ver cuánto aguantamos, cuánto cedemos, cuánto producimos sin cuestionar y a costa de qué. Me parece que por eso películas como Joker resuenan tanto. Sí, es un asesino y no se justifica, pero todos hemos sido ese patético payaso, tirado en el suelo, golpeado y desmoralizado. Todos hemos, en algún punto, sido rezagados o excluidos por una estructura que no admite otras creencias, enfermedades mentales, educación de clases socioeconómicas más bajas. 

¿Cuándo nos bajaremos del estrado? ¿nos conviene más declararnos culpables o seguir luchando? ¿a quién tenemos que convencer que vamos en el mismo barco y hay que encontrar el punto de equilibrio?


Andrea Díaz 
Nacida en Victoria, Tamaulipas y Licenciada en Letras por la Universidad de Monterrey. Se ha desarrollado principalmente en los ámbitos de las causas sociales, teniendo dentro de sus áreas de especialidad la violencia de género y la filosofía del lenguaje.