MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

Editorial: Cuando la ficción se asemeja a la realidad | ROBERTO GARZA | Noviembre 2019


Cuando la ficción se asemeja a la realidad

¿Cuántos personajes como el Joker no estaremos desarrollando como sociedad actualmente? ¿En qué momento dejamos de observar todo lo que está ocurriendo a nuestro alrededor?

El más que extraordinario trabajo interpretativo de Joaquín Phoenix en la película “Joker”, es algo que será difícil de olvidar para todos aquellos que tuvimos la oportunidad de degustar la cinta, que se estrenó hace apenas unas semanas.

Phoenix interpreta a Arthur Fleck, un comediante que sobrevive trabajando de cómico y payaso en una Ciudad Gótica a punto de colapsar. El resto de la trama seguramente usted ya lo conoce y si vio la película, estará de acuerdo conmigo en que la actuación de Phoenix fue simplemente memorable, perturbadora, ingeniosa y quizás de las mejores de los últimos años.

Pero la cinta ciertamente no está hecha para presentar al villano de las historietas o para contar un capítulo más de superhéroes, ya que el personaje es usado simplemente como una excusa para desarrollar una problemática más compleja y profunda, que gira en torno a una sociedad que si la observamos bien, resulta no ser tan distinta a la nuestra.

Cintas como ésta, que sientan precedente por su gran calidad en producción, dirección y actuación, también nos dejan la duda sobre si están desarrolladas en el plano de la ciencia ficción, o quizás nos están sugiriendo un diagnóstico de nuestra sociedad actual.

No sería difícil darnos cuenta que los componentes que se observan en la cinta, como la inseguridad, la violencia, el tenso clima social, la incompetencia de la autoridad y los pronunciamientos políticos, son parte también de nuestra sociedad y todavía más preocupante, que esas condiciones son también capaces de gestar seres humanos resentidos, golpeados por la realidad, afectados por la falta de oportunidades y subestimados por una sociedad donde claramente no encajan. 

Ante todo esto, inevitablemente surgen preguntas como: ¿Cuántos personajes como el Joker no estaremos desarrollando como sociedad actualmente? ¿En qué momento dejamos de observar todo lo que está ocurriendo a nuestro alrededor?

Sin duda, la intensión de la cinta va más allá de ofrecer un espacio de esparcimiento para el auditorio, ya que claramente estimula una mirada crítica hacia la sociedad en la que nos hemos convertido, al igual que propicia un espacio de análisis acerca de una ficción que no está tan lejana a nuestra realidad.

¿No cree que sería interesante conocer la opinión de nuestras Instituciones tanto públicas como privadas, en relación a esta problemática que casualmente también aborda la cinta? Sería importante también conocer las estrategias de nuestras autoridades, en lo que respecta al mejoramiento del clima social e identificación y readaptación de ciertos individuos a la misma. También en lo que se refiere a la identificación de brotes de violencia e inestabilidad causada por grupos generados por la misma desigualdad social.

La incongruencia de valores que genera la cinta, al dejarnos aplaudiendo al “asesino socialmente aprobado” es sin duda un punto de reflexión, al igual que la adopción de la violencia, como un hermoso proceso natural que permite cambiar a nuestra comunidad.

¿Esa es acaso, la sociedad en la que nos queremos convertir? 

robgarza@att.net.mx