MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

La historia de Vivian Maier | GABRIELA ARENAS | Agosto 2019

Por: Gabriela Arenas
Fotografía: Archivo


La historia de Vivian Maier

Encabeza Directora de Turismo de Monterrey ceremonia de inauguración del nuevo inmueble de los Artesanos de Nuevo León ubicado en la calle Escobedo.

Vivian Maier es conocida por haber sido la “niñera fotógrafa”, que se dedicó a retratar la vida de quienes la rodeaban y de las ciudades donde residía.

La historia de la niñera Vivian Maier es una de las más fascinantes en el mundo de la fotografía reciente. Los libros de historia no suelen recordar a las personas que limpiaron las casas y cocinaron o cuidaron a los niños y es por eso que la vida de esta mujer, de carácter reservado y que trabajó 40 años como niñera, ha cautivado a muchos.

Maier es conocida por haber sido una fotógrafa amateur que se dedicaba a retratar la vida de quienes la rodeaban y de la ciudad en donde residía. En sus ratos libres emprendía largos paseos observando las escenas cotidianas de ciudades como Chicago, Nueva York y otras de los Estados Unidos de América. Con una mirada muy diferente, ella no componía pensando en la luz como la mayoría de los fotógrafos, buscaba meterse dentro de la escena, le apasionaban los autorretratos, reflejándose en espejos o cristales, así se introducía ella misma en su propia fotografía.

Lo importante de la obra Encabeza Directora de Turismo de Monterrey ceremonia de inauguración del nuevo inmueble de los Artesanos de Nuevo León ubicado en la calle Escobedo Por: Gabriela Arenas Fotos: Archivo FOTOGRAFÍA 20ARTE, CULTURA Y SOCIEDAD | AGOSTO 2019 de Maier fue su obsesión por fotografiar viandantes, objetos, edificios, calles, actitudes, cotidianidades de las décadas de los 50’s y 60’s. A lo largo de su vida hizo más de 150,000 fotografías que mantuvo en perfecto secreto hasta su muerte en abril de 2009. Vivian murió en una residencia para ancianos, en la pobreza y sin familia.

Muchas de sus posesiones y negativos fueron subastadas y fue John Maloof, un joven coleccionista, quien los compró por 380 dólares. El mismo escaneó unos 200 negativos, puso las fotos en un blog y publicó el enlace en un grupo de flickr. Aficionados y fotógrafos respondieron entusiasmadamente y sorprendido por el éxito, Maloof buscó información sobre ella, investigó y acabó localizando a personas que le revelaron que Maier no había sido fotógrafa… sino una niñera con una gran pasión por la fotografía.