MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

¡Irreverentes... y Divorciadas! | MIGUEL ÁNGEL ARRITOLA | Marzo 2019

Por: Miguel Ángel Arritola
Fotografía: Miguel Ángel Arritola


¡Irreverentes... y Divorciadas!

Si el amor no abraza sus vidas, para eso están las canciones de Amanda Miguel, Lupe D'Alessio, Yuri, Marisela, Alicia Villarreal y hasta de Madonna, que “alivian” cualquier tipo de soledades.

Y eso lo entendieron a la perfección Xochtil, (Ale Zapata), Jimena (Yudith González) y la hermana Simplicia (Lily Colleoni), tres mujeres “Divorciadas” y felices...a su manera.

Con un punzante texto de Humberto Robles, “Divorciadas” llegó a las 200 representaciones la noche del lunes en Foro Arcadia.

La obra es un teje y maneje de sorprendente sucesión en la vida de la “atrabancada” Xochtil, la mega fresa de Jimena y la irreverente de Simplicia.

Las tres involucran al público en sus desordenadas vidas haciéndolos partícipes de sus problemas amorosos. 

La puesta escena, la cual tienen una duración de más de 120 minutos, tiene un excelente ritmo que va del melodrama “tormentoso y teatral” a una comedia en la que una vez que entra el espectador, es “difícil” salir de ella.

La perfecta conexión que hay en las tres actrices es determinante para que “Divorciadas” llegara con éxito a estas 200 representaciones. 

Yudith es una franca delicia como esposa burlada y engañada; su nivel de actuación es fascinante e inquietante a la vez, al interactuar con el público y de alguna manera “chivearlos”

Luego viene Lily Colleoni a demostrar que en la comedia, pocas actrices alcanzan ese estatus que ella logra de manera natural. 

Al arropar a la Madre Simplicia, Colleoni arroja toda la experiencia que tiene como actriz y, aunque su papel es fuerte, atrevido e irreverente, en ningún momento roza la vulgaridad ni cae en el mal gusto.

La tercera en escena es Alejandra Zapata, la que domina al público con su vozarròn de trueno, la que grita, canta, se emborracha y hasta de eche un “churro” por ese amor salvaje que siente por su macho. 

En escena, Zapata es de “armas tomar y su espontaneidad al actuar es su arma para tener al público literalmente “bebiendo” de su mano.

Los números musicales son un agasajo, ya que los personajes los adecuan a sus golpeadas pero fascinantes vidas haciendo de esas piezas todo un verdadero show.

Bajo la producción de Aarón Efraín, sutilmente “Divorciadas” lanza pincelazos de crítica al gobierno, a la doble moral y al amor entre dos iguales. 

Fustigan y señalan a quienes no enfrentan su verdadera sexualidad y se burlan de la aristocracia, todo de una manera “color de rosa”. 

¿Por qué “Divorciadas” llegó con éxito a las 200 representaciones? Porque el trabajo que el público ve en escena es el trabajo de tres actrices en potencia que no juegan a ser actrices....son actrices...y de gran calidad y gran respeto.