MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

ARISTEO JIMENEZ | Fotografía de nostalgia, transformación y entornos excluyentes | GABRIELA ARENAS | Febrero 2019

Por: Gabriela Arenas
Fotografía: Cortesía Aristeo Jiménez

ARISTEO JIMENEZ
Fotografía de nostalgia, transformación y entornos excluyentes



“La fotografía me da una forma muy particular de ver la cosas, me permite encontrar la belleza en cualquier cosa”

¿Cómo es tu primer acercamiento a la fotografía? “A los 12 años como asistente de un fotógrafo ambulante, después a los 15 como ayudante de Patricia Curiel, que vino a hacer un documental sobre el barrio Tierra y Libertad, así fue mi segundo acercamiento, ella me prestó una  cámara y así inicié a hacer fotografías del barrio”.

¿Qué fotógrafos han influido en tu trabajo? 

“Varios, de los mexicanos Mariana Yampolsky y Lázaro Blanco, fotógrafo contemporáneo de Mariana, también me siento muy influenciado por la obra de Manuel Álvarez entre otros y de los extranjeros me gusta la obra de un fotógrafo francés Eugéne Atget y de un alemán August Sander es un excelente retratista”.

¿Qué es la fotografía para ti? 

“La fotografía es todo, es mi vida, es una forma de vivir, siempre pienso en la fotografía, siempre estoy viendo a través de una cámara aunque no la traiga, siempre mis ojos son la cámara, es mi vida pero también es cierto que disfruto más vivir la vida que hacer fotos”.

¿Qué buscas expresar con cada una de tus fotografías? 

“Mis preocupaciones de la vida y de la muerte, más bien de la muerte, la soledad, el desamparo, las cosas efímeras como el tiempo que no se detiene, hay una línea del tiempo de cosas que se marchitan, que se mueren yo lo represento atreves de mis imágenes”.

¿Cómo logras encontrar la belleza en escenas tan crudas de tu entorno? 

“Para que fotografías lo bonito si ya está bonito, mejor busca lo hermoso en lo abyecto, ahí está la belleza, es crear belleza observando”,

¿Cómo logras esa complicidad entre fotógrafo, modelo y el entorno que se respira en tus fotografías? 

“Yo tengo facilidad para hacer empatía con las personas, cuando logro hacer un buen retrato de alguien es porque hay confianza y complicidad entre fotógrafo y modelo, esto lo logro a partir de platicar con la persona”.



¿En qué momento una fotografía se transforma en poesía? 

“Desde el momento en que estás viendo la escena antes de tomarla, la poesía está ahí siempre, cuando la tomas solo la eternizas, es como si la estuvieras escribiendo”. 

¿Qué podemos encontrar en tu libro OJOS QUE DAN PÁNICO MIRAR y por qué el titulo? 

“El título es una frase de un crítico de cine, de ahí salió el título y es un poco por mis imágenes crudas, que te dan tristeza verlas, temor, escalofríos, hay imágenes mías que perturban al espectador de ahí el título”.

Tu impartes talleres a comunidades vulnerables, ¿Crees que esto puede hacer un cambio en la vida de estas personas? 

“Si claro, les puedes cambiar un poco el chip del mundo. Tengo muchos alumnos míos que viven de la foto y viven mejor que yo, ganan más que yo y eso me da mucho orgullo”.

¿Hasta cuándo seguirás tomando fotos? 

“Hasta que me muera, toda la vida, no pienso parar. De hecho, para mí, mi mejor etapa de fotógrafo empieza en este momento no antes, porque ahora tengo la madurez para hacer mejores imágenes”.

¿Crees que has hecho ya “la fotografía de tu vida”? 

“Sí, creo que he hecho varias importantes, pero me falta hacer la gran foto todavía”.

¿Cómo ves el desarrollo de la fotografía en Monterrey? 

“Falta mucha cultura de la imagen, mucho conocimiento del lenguaje de la imagen, falta educación visual, pero también que en las escuelas de arte donde se da fotografía, se den cuenta que no es solo cuestión de técnica, es importante formar al alumno con una cultura general, para que de esa manera pueda hacer mejores imágenes. Me refiero a la fotografía de arte, siento que nos falta mucho”.

¿Cuál es tu próximo proyecto? 

“Fotografiar algunos barrios viejos de Monterrey, que pronto van a desaparecer para convertirse en edificios de departamentos, los tengo que fotografiar antes que en 3 o 4 años más, ya no exista nada”. 


Aristeo Jiménez

Nacido en 1960 y originario de San Luis Potosí, estudió Artes Visuales en le UANL y diseño de Indumentaria en Arte, AC. Trabajó como fotorreportero para los diarios El Porvenir y Norte de Monterrey. Su obra ha participado en numerosas exposiciones colectivas e individuales en Monterrey, CDMX, San Antonio, Texas, Los Ángeles, San Francisco, Nueva York, Madrid, París y Roma. Ha colaborado con sus fotografías en las principales publicaciones del país tales como Cuartoscuro y Luna Córnea entre otras.