VERO MARCOS | El arte de transformar positivamente a la gente | ROBERTO GARZA | Mayo 2024

Series streaming | EDUI TIJERINA | Mayo 2024


Sin audiencia no hay medios

Series streaming

Todos tenemos una “gran idea”: Sí, pero no.

Vivimos en tiempos en los que las ventanas audiovisuales aumentan en número y, con eso, la facilidad expresiva de los creativos. 

Televisión, cine, plataformas, YouTube, TikTok, historias de Instagram, Facebook, en fin. En todas ellas se pueden contar historias; en todas se explotan la creatividad, la intención comunicativa, la necesidad de compartir ideas y, por qué no, de obtener beneficios de ellas, tales como reconocimiento o una entrada económica, por referir sólo algunos. 

El fácil acceso a esas ventanas y la cada vez más disponible tecnología casera de producción, ha llevado a que cada vea sean más lo que, al tener una idea, consideren que representa el descubrimiento del hilo negro y la urgencia de que se pare el mundo para centrar la atención en la producción de su propuesta. 

Todos tenemos ideas que conectamos con aquello de “con esto se podría hacer una muy buena película” o “esta idea está perfecta para una serie”. El problema es que no basta con eso. Vaya, en muchas ocasiones, la sola idea no vale de nada. Lo realmente valioso es la capacidad para desarrollarla de manera efectiva. Una buena idea se puede perder en el tratamiento y un buen tratamiento puede elevar una mala idea. En síntesis: más que lo que se cuenta, lo que atrae, amarra y mantiene la atención del espectador es el cómo se cuenta. 

A todos aquellos que juran y perjuran que tienen su “idea perfecta para Amazon, Netflix, Hulu o HBO”, me permito compartir algunos puntos a considerar antes de ir a buscar una cita para presentar sus chispas de creatividad. 

Estas grandes compañías de streaming se enfrentan a las grandes cadenas de televisión tradicional y otras opciones como las redes sociales, por ejemplo. Por eso mismo, buscan refrescar constantemente sus propuestas de contenido y, para ello, tienen un amplio equipo de cazadores de ideas que se enfocan, precisamente, en ver qué propuestas surgen, pero, sobre todo, cuáles, independientemente de que sean buenas o malas, tienen mayor potencial de aprovechamiento a la hora del tratamiento narrativo o storytelling. 

Si quieren ofrecer sus ideas, primero hay que evaluar, con frialdad y la mayor objetividad posible, si esa idea nos gusta por su verdadero potencial, porque la conectamos con nuestras vivencias o por el simple hecho de que queremos unirnos a la efervescencia de que “todos están haciendo series”. 

Con lo anterior bien definido, se recomienda conseguir un agente literario, un representante, un abogado especializado en derechos de autor o alguien vinculado con la casa productora, porque, eso sí, rara vez -por no decir que nunca- reciben ideas de individuales (menos si uno es anónimo en el medio) Así, estando respaldados, se investigan los días de “pitch” (presentación de ideas) y se ve la manera de conseguir una cita. Con suerte y alguien sale convencido de comprar la idea. 

Básicamente, las plataformas consiguen sus ideas de base para contenidos de las siguientes maneras:

  • A través de los cazadores de ideas ya referidos.
  • Asistiendo a Festivales y ventanas de exposición audiovisual (mercados audiovisuales)
  • Generando sus propias ideas desde adentro, a partir de un equipo de guionistas contratados específicamente para fincar y desarrollar propuestas. 

¿A qué se le pone mayor atención al momento en que alguien llega a la productora para presentar su idea?

Para no rodear mucho, basta señalar que lo primero es que el ancla de la historia tenga corazón. Que ofrezca personajes terrenales o de sentimientos / personalidades universales que permitan que todo mundo se identifique o proyecte con ellos y sus conflictos. También, que sea viable en términos de desarrollo y producción y, sobre todo, por muy intimista que sea, que cada variable que se integre a la idea esté diseñada pensando en el objetivo de todos: el público.

Todos tenemos familia, todos sufrimos de alguna carencia o necesidad, todos tenemos un sueño. Eso, en los personajes, es de requisito. ¿Por qué? Porque esos sueños, deseos y necesidades los tenemos todos, y no importa dónde se desarrolle la trama, ni en qué momento de la línea del tiempo, ni si se trata de una ficción o caso real, son los ingredientes que permitirán que historia y audiencia se vinculen.

¿Tienes una “gran idea”? Perfílala, desarróllala, termínala y sal a mostrarla. No esperes a que vengan a tocar tu puerta y preguntar si tienes algo para mostrar al mundo.


Edui Tijerina Chapa
edui_tijerina@yahoo.com.mx
Twitter: @EduiTijerina
Instagram: @eduitijerinachapa

Escritor, dramaturgo, guionista, asesor y analista de medios.  Autor de numerosas piezas teatrales y de scripts para películas como “Cantinflas”, “Juan Diego” y “Jesús de Nazaret”.