VERO MARCOS | El arte de transformar positivamente a la gente | ROBERTO GARZA | Mayo 2024

JULIA LAGE | La música como propósito y poder transformador | ROBERTO GARZA | Abril 2024

Por: Roberto Garza
Fotografía: Scott Otter, Jack Lue, Coffmanrockshots, Susan Marie, Erin and Jake, Cortesía Julia Lage

Foto: Jack Lue

JULIA LAGE
La música como propósito y poder transformador 

Julia Lage es sin duda, una de las bajistas de rock más versátiles de la actualidad. Una mujer, que, al ser diagnosticada hiperactiva desde niña, lograría canalizar toda esa energía en lo que se convertiría en su pasión: la música; que también le daría un propósito y la oportunidad de convertirse en una mejor persona. 

En entrevista, nos platicará entre otros temas, en cómo la música le permitió desarrollarse y convertirse en una mejor persona, acerca de los valores necesarios para tener éxito en la música y sobre la importancia de llevar un balance en la cada vez más compleja industria del entretenimiento.

¿Quién es Julia Lage? Cuéntanos por favor sobre tu infancia en Brasil y sobre tus estudios de música.

Era una niña hiperactiva que estudiaba en una escuela tradicional y que siempre estaba enojada y peleando con otros niños. Esa era yo en ese momento. 

Cuando tenía 5 años, la maestra le dijo a mi mamá que me llevara a ver a un terapeuta. En ese entonces, no había tenido ningún contacto con algún instrumento musical; de hecho, a nadie de mi familia le gustaba la música.

Recuerdo, sin embargo, que cuando asistí con la terapeuta, había un piano pequeño en el suelo, un piano que comencé a tocar mientras mi mamá hablaba con ella. Unos minutos después, comencé a tocar una canción, fácil por supuesto, era en realidad una melodía. Cuando la doctora empezó a observarme, dijo: “Tal vez su hija lo que necesita es música, ya que es un gran estímulo para los niños hiperactivos”.

Razón por la que mi mamá decidió inscribirme en una escuela “Waldorf”, escuela con un modelo que desarrolla habilidades intelectuales, artísticas y prácticas. Recuerdo que, en mi primer día de clases en dicha escuela, fue la primera vez que mi mamá me recogió y me quedé dormida en el auto. Estaba tan estimulada ese día, que se me acabó toda la energía física y cerebral, pero más importante, es que tampoco había peleado con algún niño.

Poco después, a mis siete años, comencé a aprender todo tipo de instrumentos musicales en la escuela, como violín, percusión, piano y arpa. También cantaba con un coro enorme, de unos 200 niños. Esa dinámica me encantaba, era una niña muy feliz. En ese tiempo llevaba siempre mi flauta a mi casa y la tocaba en todas partes, incluso dentro del baño, volviendo loca a mi mamá cada vez que lo hacía.

Supongo que ese fue el comienzo de mi carrera musical.

Foto: Erin and Jake

Si no hubieras cambiado de escuela, ¿crees que te habrías convertido en músico?

Creo que habría sido una niña muy estresada y miserable. Probablemente me habría convertido también en un “niño problema”. Estoy absolutamente segura de eso. 

La música no solo me dio un propósito, sino un enfoque y la oportunidad de convertirme en una mejor versión de mí misma.

“Era una niña hiperactiva que estudiaba en una escuela tradicional y que siempre estaba enojada y peleando con otros niños”

Eres multi-instrumentista, pero, ¿por qué elegiste al bajo como instrumento?

Realmente no sabía la diferencia entre bajos y guitarras, pero finalmente, cuando descubrí lo que era el bajo, y sus posibilidades, lo consideré como el mejor instrumento de todos.  

La guitarra es un instrumento muy obvio, siempre puedes escucharla, al igual que a la batería. Los graves no son tan evidentes y mucha gente ni siquiera sabe reconocerlos, sin embargo, cuando los eliminas, casi todo el mundo lo nota.

Personalmente, el bajo es un instrumento interesante que no es obvio, pero sí esencial, especialmente para el Rock. Además, es un instrumento que puede ser fácil si estás tocando lo fundamental, pero difícil al comienzas a aprender todas sus técnicas, como lo son el slap, el tapping y el soloing.

Me gusta, que puedes hacer todo tipo de locuras con el bajo, además, es un instrumento increíblemente cálido, ya sabes, no es como la guitarra, que a veces puede resultar un poco ruidosa. El bajo siempre será cálido, por lo que nunca te molestará escucharlo.  

Julia Lage tocando con su marido Richie Kotzen.


Naciste y creciste en Brasil y años después te mudaste a Los Ángeles. ¿Hay alguna diferencia en cómo se aborda la música en Brasil y en Estados Unidos?

Tanto en Brasil como en los Estados Unidos, hay músicos increíbles, sin embargo, algo que noté aquí en Los Ángeles, como brasileña, es en cómo le dan valor al material original (canciones originales).

Muchas veces, en Brasil, si interpretas música original, la gente te pedirá en la mayoría de las ocasiones, algo que se escuche en la radio ya que no hay mucho interés en el material original. Quieren que el músico sea un animador en vivo, pero, ¿para qué lo necesitan?, si ni siquiera quieren conocer lo que él puede ofrecerte.

Aquí en Los Ángeles, siento que cuando pones una canción original en tu set list, te la valorarán e incluso muchas veces te pedirán más. Es difícil de creer, pero sucede.

Para los músicos esto también es un alivio, porque ahora no se les trata como a una máquina. A veces la gente piensa que un músico puede tocar sin parar durante 7 o más horas, hasta que le empiezan a sangrar las manos. ¿Crees que alguien está preocupado por eso? Hay que entender que los músicos no son máquinas, sino personas creativas.

Por otro lado, una de las mayores diferencias también está en la audiencia. Creo que en Estados Unidos un músico recibe un poco más de respeto.

“Los músicos necesitan volver a las bases, empezar a escribir canciones, leer partituras, salirse de lo convencional y muy importante, estudiar”.

Cuéntanos sobre tus influencias en el bajo. ¿Cuáles son tus mayores influencias?

Bueno, siempre digo que una de mis mayores influencias ha sido Geddy Lee, porque de él aprendí una forma diferente de tocar el bajo, además de cantar y tocar al mismo tiempo. Lo mismo pasó con Sting de The Police.

Esos dos tienen un enfoque muy diferente del bajo de rock en la mano derecha, cada uno con su propia técnica.

Quisiera también mencionar que mi esposo Richie Kotzen también ha sido una gran influencia para mí, conozco su música desde hace unos 15 años y recuerdo haber intentado aprender algunas de sus canciones.

También hubo un momento en el que estaba totalmente interesada en Guthrie Govan, quien es un increíble guitarrista y Marcus Miller, quien es un excelente bajista con una técnica muy precisa.

Pero cuando quiero deprimirme, escucho a Victor Wooten, quien es alguien con una mente muy abierta (risas) y a Jaco Pastorius, cuando quiero experimentar con armónicos.

Me gusta pensar y escuchar de todo, no sólo las líneas de bajo, de hecho, una gran parte de mis influencias no son bajistas, sino artistas que tocan otros instrumentos musicales.

Julia Lage con su madre.

Trabajaste con Alejandra Guzmán, una de las más grandes voces del rock mexicano. Por favor cuéntanos sobre eso.

Fue muy emocionante, ya que grabamos su álbum ‘La Guzman Live en el Roxy’ aquí en Los Ángeles en 2019, un álbum que rinde homenaje a las grandes canciones del rock en español. 

Fue emocionante, porque cuando iba a un restaurante mexicano de por aquí y reconocía su música, les decía a los chicos con quien iba, “trabajé con ella”, y me contestaban, “de verdad, ella es como Madonna en México”

Sabía que ella era una estrella de rock en México y que tocaba en grandes arenas. Ella es increíble y está muy llena de energía y pasión. Realmente me encantó trabajar con ella, fue genial.

¿Cuál es tu enfoque a la hora de escribir canciones?

Depende de muchas cosas, pero la mayoría de las veces comienza con algún tipo de melodía o idea de coro en mi cabeza. Y como soy bajista, escucho la nota fundamental, que me dará las opciones para los acordes.

Teniendo ya los acordes, grabo la melodía o la canto mientras toco la guitarra acústica. Por lo general, primero encuentro la nota fundamental y después empiezo a tocar algunos acordes sobre ella, continuando ese proceso hasta que me haga sentido musicalmente hablando.

Finalmente, ya con una melodía lista, le pongo un ritmo, tocaré algo de guitarra acústica, cantaré encima, haré una línea interesante de bajo y me prepararé para recibir el arreglo completo.

¿Cómo se te ocurren las ideas musicales?

A veces sueño con una canción completa, o con una parte de ella, me despierto y la grabo, que es algo que aprendí de mi marido, Richie Kotzen.

Es interesante que cuando tienes eso en mente, en automático te despiertas y grabas la idea principal en tu teléfono, para que en la primera oportunidad puedas completarla en Pro Tools o en cualquier otra estación de trabajo de audio.

Julia Lage con la banda Vixen.

La industria de la música es dura, muy dura. ¿Qué se necesita para sobrevivir? ¿Qué valores o habilidades son requeridas por un músico para lograr el éxito?

Bueno, depende de lo que quieras. Algunos músicos sólo quieren llegar a la cima, así que podrían hacer cosas que yo no haría ahora. He aprendido a lo largo de mi carrera, sobre lo que es verdaderamente importante para mí.  

Recuerdo que antes decía “sí” a todo, causándome estrés, enfermedades y convirtiéndose en algo que no me hacía feliz. 

Estaba tratando de lograrlo todo, pero personalmente, se estaba volviendo muy agotador. Entonces, comencé a decir “no” a algunas cosas y comencé a concentrarme en lo que realmente quería y necesitaba.

¿Entonces eso funcionó para ti?

Fue gracioso, porque en ese momento yo tocaba en muchas bandas tributo, y recuerdo haber dicho: “Me encantaría escribir mi propio álbum, terminar toda la música que tengo en proceso y tener una gran banda de rock con quien pueda salir de gira”.

Y tan pronto como comencé a decir “no” a algunas cosas, a los 3 días recibí una llamada para unirme a VIXEN, una banda increíble y que también me dio la oportunidad de terminar mi música mientras no estaba de gira con ella.

Por otro lado, algunas personas no se casan, por su deseo de llegar a la cima a costa de todo, razón por la que tampoco tienen hijos, ni tampoco un perro. Lo único que quieren es tocar, tocar y tocar.

Para mí esa es una decisión muy personal, que depende de lo que realmente quieres en la industria musical. En mi caso, estoy casada, tengo un perro y me gusta estar en casa, pero entiendo que hay algunas personas a las que simplemente les gusta más estar de gira.

“La música no solo me dio un propósito, sino un enfoque y la oportunidad de convertirme en una mejor versión de mí misma”

¿Qué consejo le darías a aquellos músicos más jóvenes para lograr el éxito?

El mejor consejo sería: “No crean que todo va a ser siempre color de rosa y rock and roll”, porque al igual que cualquier trabajo, siempre existirán altibajos y muchos “no” como respuesta.

Cuando empiecen a hacer audiciones, tendrán qué prepararse para no recibir ofertas de las mismas. Es un proceso muy duro, que exigirá que recuerden que lo hacen por la pasión que le tienen a la música y no porque se quieran convertir en el mejor músico de todos los tiempos.

A veces veo músicos quejándose, pero la realidad es que no dedican tiempo ni esfuerzo a lo que hacen. Hay mucho trabajo detrás de lo que hay que se debe hacer. Cuando ves a alguien en el escenario tocando con gran facilidad arriba del escenario, la realidad es que esa persona ya ha pasado por mucho trabajo para llegar allí.  

Creo que los músicos necesitan volver a las bases, empezar a escribir canciones, leer partituras, salirse de lo convencional y muy importante, estudiar. Tienes qué estudiar, no puedes simplemente decir “quiero ser una estrella de rock” y no hacer nada. Mucha gente intenta irse por el camino fácil y creen que al publicar una foto suya en redes sociales podrán llegar muy lejos.

Todo debe hacerse por amor y para ti mismo, no para los demás.

Julia Lage en su adolescencia tocando el bajo

Hay más hombres que mujeres en la industria del rock. ¿Qué medidas se pueden tomar para lograr la igualdad de oportunidades para las mujeres dentro de la misma?

Lo que he notado es, que, por cada diez canciones masculinas, tal vez una sea de una cantante o banda femenina.  

Cuando comencé, a la edad de 14 años, todas las bandas eran masculinas y rara vez encontrabas a una mujer tocando la guitarra, el bajo o cantando. Recuerdo que la cantante del momento en mi adolescencia era Janis Joplin. Ella era la reina. Pero casi no había, solo algunas como Heart, pero no eran tantas.

Sin embargo, eso se debía a que probablemente, si piensas en su generación, las criaban para ser amas de casa o para tocar el piano con fines de entretener a sus maridos, no necesariamente para salir de gira. Entonces, digamos que existió toda una generación de mujeres cuyo trabajo era el ser amas de casa y criar hijos, y solo algunas de ellas, las que rompían dicho molde, eran las que formaban su banda y seguían su sueño.

¿Todavía escuchas la radio?

Actualmente ya no la escucho, porque me cansé de las mismas bandas y mismas canciones. Ahora tienes muchas otras posibilidades para escuchar en tu coche, como, por ejemplo, la música que tienes dentro de tu teléfono. 

Foto: Susan Marie

¿Cuál ha sido tu mejor actuación?

Bueno, recientemente Vixen tocó en el Festival Wacken en Alemania. Creo que, para mí, esa ha sido una de las mejores actuaciones que haya tenido oportunidad de realizar. ¡La banda estaba en llamas!

Estábamos muy emocionadas de tocar frente a unos 60,000 espectadores. El público quedó asombrado, el sonido era perfecto y el espectáculo increíble.

Sabemos que has estado trabajando en tu álbum de solista y hay grandes planes con Vixen. Cuéntanos por favor sobre tus futuros proyectos.

Efectivamente, estoy trabajando con Vixen y muy concentrada en mis proyectos. De hecho, he estado trabajando muy duro.