VERO MARCOS | El arte de transformar positivamente a la gente | ROBERTO GARZA | Mayo 2024

Derechos de nuestras niñas, niños y adolescentes | PRISCILA FUENTES GONZÁLEZ | Abril 2024

Hacer, decir y pensar

Derechos de nuestras niñas, niños y adolescentes

No es ningún secreto, que todavía se tenga un largo camino por recorrer en lo referente a garantizar los derechos a nuestras niñas, niños y adolescentes en México.

Hablaremos en esta ocasión, sobre los derechos de nuestras niñas, niños y adolescentes (NNA) en México, de las brechas jurídicas, políticas, sociales y económicas que existen para garantizarlos, sobre la ausencia de políticas públicas en ese respecto, acerca del insuficiente presupuesto y de la carente colaboración con organismos internacionales para prevenir, erradicar y disminuir la violencia en todas sus formas ejercidas contra ellos. Adicionalmente, sobre el casi nulo acceso a la justicia que se presenta en México, cuando son cometidos delitos contra la infancia, como, por ejemplo: el abuso y explotación sexual, la trata, los trabajos forzosos, el abuso infantil y el abandono de menores, siendo estos solo algunos de los delitos más comunes que suceden en nuestra República Mexicana.

Un buen ejemplo, es el reciente caso de Camila, niña de 8 años que fue secuestrada y asesinada en Taxco, Guerrero; noticia que nos conmocionó a todos, debido a una serie de sucesos característicos que acontecieron en este hecho tan lamentable. De inicio, el modo de operar de los probables responsables, las señas de alta violencia que se presentaron en el cuerpo de la niña, el linchamiento de los presuntos responsables por parte de los habitantes de esa comunidad y las declaraciones que realizó el Secretario de Seguridad Ciudadana de ese municipio, en donde revictimiza a la madre de Camila, acusándola por omisión de cuidados y responsabilizándola de lo acontecido. 

En dicho caso, se identifica claramente, la falta de implementación de protocolos, mecanismos y estrategias de seguridad por parte de los servidores públicos encargados de brindar y aplicar seguridad y justicia. Es común que sucedan casos con ese patrón mayoritariamente en los Estados que se encuentran al sur de la República Mexicana, como por ejemplo Guerrero, Oaxaca y Chiapas, al igual que en otros como el Estado de México, Guanajuato y Chihuahua. Esto, según los datos estadísticos publicados en la página de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM). 

¿Pero cuáles son los factores que repercuten en el impacto de estos casos en determinados territorios? Son variados, entre los que se encuentran, el número de habitantes de cada estado vs el número de policías, el que no esté visibilizada la violencia infantil en ciertos territorios, a la normalización de la violencia y a la ausencia de estrategias y políticas públicas; siendo importante recordar también, la mala articulación con organismos gubernamentales y no gubernamentales, tanto nacionales como internacionales, en lo que respecta a materia de seguridad.

Importante por mencionar, es que el Estado Mexicano debe proteger contra los delitos ya mencionados a las NNA, con las herramientas jurídicas existentes y a través de la creación de iniciativas que engloben las actuales y nuevas modalidades en el aumento de los delitos contra nuestra infancia. 

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), público el aumento de los delitos cometidos contra personas de 0 a 17 años, en el periodo del mes de enero – abril de los años 2022 y 2023, conforme a la incidencia delictiva del fuero común, observándose un alza especialmente en cuatro delitos: 1) Trata de personas (de 113 a 116, un incremento de 2.7%), 2) Secuestro (de 25 a 31: un incremento de 24%), 3) Lesiones (de 5,331 a 6,682: un incremento de 25.3%) y 4) Extorsión (de 72 a 106, un incremento de 47.2%).

Importante es que la REDIM, que está conformada por la coalición de casi 80 Organizaciones de la Sociedad Civil, ubicadas en 18 estados de la República Mexicana, recientemente publicó que los delitos contra la infancia, de enero del 2015 a febrero del 2024, evidencian el crecimiento en este periodo de: rapto, tráfico de NNA, lesiones y corrupción de menores.

También se señalaron algunos datos característicos desde el año 2015:

• 106 casos en el delito de extorsión de NNA en México durante el periodo de 2023 simboliza el más alto en el histórico en el plazo de enero a abril desde que se tiene registro (2015). 

• 6,682 casos en el delito de lesiones contra NNA registradas en el país durante 2023 simboliza el número más alto en el histórico durante enero a abril desde que se tiene registro (2015). 

• 116 casos en el delito de trata de niñas, niños y adolescentes registrados en el país durante 2023 simbolizan el 2o mayor número de registros para el periodo de enero a abril desde que se tiene registro (2015).  

En el año 2023, durante los meses de enero a abril se registraron en México 26 feminicidios cometidos a mujeres de 0 y 17 años, también 300 niñas, niños y adolescentes fueron víctimas de homicidio doloso, terminando con la vida de manera dolorosa de 248 hombres y 52 mujeres.

¿Y cuáles serían las herramientas existentes que podemos utilizar para proteger los derechos de las NNA en México? Bueno, pues la Comisión Nacional de los Derechos Humanos nos menciona que la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, los previstos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los tratados internacionales y la Convención sobre los Derechos del Niño. Los derechos de nuestras niñas, niños y adolescentes en México serían los siguientes:

• Derecho a la vida, a la supervivencia y al desarrollo. 

• Derecho de prioridad. 

• Derecho a la identidad. 

• Derecho a vivir en familia. 

• Derecho a la igualdad sustantiva. 

• Derecho a no ser discriminado. 

• Derecho a vivir en condiciones de bienestar y a un sano desarrollo integral. 

• Derecho a una vida libre de violencia y a la integridad personal. 

• Derecho a la protección de la salud y a la seguridad social. 

• Derecho a la inclusión de niñas, niños y adolescentes con discapacidad. 

• Derecho a la educación. 

• Derecho al descanso y al esparcimiento. 

• Derecho a la libertad de convicciones éticas, pensamiento, conciencia, religión y cultura. 

• Derecho a la libertad de expresión y de acceso a la información. 

• Derecho de participación. 

• Derecho de asociación y reunión. 

• Derecho a la intimidad. 

• Derecho a la seguridad jurídica y al debido proceso. 

• Derechos de niñas, niños y adolescentes migrantes, y 

• Derecho de acceso a las tecnologías de la información y comunicación, así como a los servicios de radiodifusión y telecomunicaciones, incluido el de banda ancha e Internet. 

Una de las organizaciones internacionales más importantes que protege a la infancia es la UNICEF, que tiene como objetivo fundamental y primordial, el promover la educación en las NNA, para que como mínimo, reciban una educación primaria completa; ya que cuando los NNA con educación llegan a la edad adulta, piensan mejor y se convierten en mejores ciudadanos y ejemplos para sus hijos.

Dicha organización, también se enfoca en que los niños estén inmunizados contra enfermedades comunes en la infancia y que estén bien nutridos, considerando como grave que un niño sufra o muera a causa de una enfermedad prevenible. 

Es importante mencionar que la UNICEF se guía por lo estipulado en la Convención sobre los Derechos del Niño y forma parte del movimiento mundial en favor de la Infancia.

Existe también Aldeas Infantiles SOS, que es una organización no gubernamental internacional, que detalla que más de 1 millón de NNA, no cuentan con el cuidado de sus padres en México, generado esto por diversos factores, como lo es la violencia intrafamiliar y de generó, la desnutrición, la pobreza, la explotación sexual comercial, el narcotráfico, el consumo de drogas y la migración, entre otras. Al respecto, realizan programas para prevenir la pérdida del cuidado familiar y brindan alternativas a la medida que promueven el contacto y/o retorno a la familia de origen.

Finalizó, puntualizando la falta de articulación y problemática en diversos factores que potencializan esta situación, como lo es el cultural, económico, jurídico y político; al igual que enfatizando las pocas herramientas que se tienen ante el aumento de delitos de esta índole, que visualizan la obsolescencia en leyes y reglamentos existentes. 


Priscila Fuentes González

Versada en seguridad pública, criminología, prevención del delito, derechos humanos, constitucionalidad, gobernabilidad, impartición de justicia y políticas públicas en materia de seguridad. En su tiempo libre es Profesora, Doctorante y Pet lover. “Estoy dispuesta a pagar el precio de ser mal entendida, con tal de vivir una vida de adentro hacia afuera y no de afuera hacia dentro