MONTSE BENASCO | Arte: la llave para salir de la caja | EDUI TIJERINA | Junio 2024

MATT JOHNSON | El arte del ilusionismo y el escapismo | ROBERTO GARZA | Octubre 2023

Por: Roberto Garza
Fotografía: Cortesía Matt Johnson


MATT JOHNSON
El arte del ilusionismo y el escapismo

El arte de la magia, es sin duda una de las artes escénicas más sorprendentes, capaz de producir efectos de apariencia maravillosa e inexplicable, mientras se desconoce la causa que los produce.

En la historia han existido grandes ilusionistas como Harry Houdini, David Copperfield y Criss Angel, sin embargo, alguien que en los últimos años ha dado mucho de qué hablar es el ilusionista y escapista de origen británico Matt Johnson, uno de los personajes más respetados en la industria de la magia y alguien que ha sabido combinar una gran presencia escénica con uno de los espectáculos más atractivos del momento, como lo indican sus apariciones en programas como Britain’s Got Talent, The Late Late Show with James Corden, The World’s Best, Penn & Teller Fool Us y America’s Got Talent.

¿Quién es Matt Johnson y cómo incursionaste en el mundo de la magia?

Nací en Sheffield, Inglaterra, una ciudad muy cercana a Manchester, en una familia compuesta por mis papás, una hermana, un hermano y yo.

Mi interés en la magia comenzó a los 12 años, debido a que jugaba frecuentemente con amigos que tenían juegos de magia. Recuerdo que ese año mi papá también compró un mazo de cartas, con el que empecé a hacer trucos y a` interesarme cada vez más en ella. 

A los 13 años descubrí una tienda de magia a las que asistía todos los sábados del año, de 9:00 am y hasta las 5:00 pm que cerraban. Era el primero en llegar y el último en irme durante todas las semanas del año, desde los 13 y hasta que cumplí 18. Ahí conocí a muchos magos que me enseñaron sus trucos y me dieron lecciones de magia.

Durante mi adolescencia no había nada en qué pensara que no fuera magia, siempre me buscaban mis compañeros de escuela para que les enseñara trucos nuevos. La magia me estaba absorbiendo totalmente y no me estaba dejando llevar una infancia igual que la del resto de los niños.

Mi papá era mecánico y quería que yo también lo fuera, pero le dije que “no” desde el principio. Algo que el aceptó diciéndome: “Haz lo que amas y algún día alguien te pagará por hacerlo”. 

¿Cuáles fueron tus primeros trabajos dentro de la magia?

A mis 16 años, estaba en la tienda de magia cuando entró alguien que dijo que el Boliche de la ciudad ocupaba un mago para fiestas infantiles. Apliqué a la solicitud y me quedé con el trabajo.

Recuerdo que, a mis 18 años, empecé a anunciarme en la Páginas Amarillas, como animador infantil y payaso, haciendo fiestas para niños y para empresas. Estuve haciendo eso durante 4 años.

¿Existen escuelas para aprender magia? ¿Actualmente creas y diseñas tu magia y escapes? 

No existen escuelas formales para estudiar magia, excepto en algunos países como Japón, donde se pueden cursar algunos tópicos de magia que en ocasiones forman parte de tu currículum. Tengo entendido que, algunos países asiáticos consideran a la magia como un arte, permitiendo esto que existan fondos económicos para impulsarla. 

En Europa y Estados Unidos existen personas que enseñan magia, inclusive en Las Vegas, Nevada, se encuentra la escuela de Jeff McBride, llamada The Magic and Mystery, que no es para principiantes, pero sí para personas que quieren descubrir más acerca del tema. De hecho, Jeff McBride fue uno de mis “héroes” de niño y se ha convertido en una gran celebridad en el mundo de la magia.

Existen también otras escuelas, como la The Academy of Magical Arts, en Hollywood California y algunas otras, que en realidad son difíciles de encontrar.

¿En tu caso, diseñas tus propios trucos y escapes? 

Efectivamente, incluso mucho más que eso. Algunas cosas que hago son estándares en la industria, trucos que todos los magos conocemos y a los que cada uno les ponemos nuestro “toque especial”.

En mi caso, creo mis propios trucos de magia y escapismo, y desde hace algunos años también escribo libros y diseño trucos para otros magos. También he sido maestro de magia y me ha tocado viajar a impartir conferencias para otros magos, en diferentes partes del mundo.

Me enorgullece mencionar que he creado muchos trucos que actualmente están siendo usados por magos de todo el mundo, y que pueden encontrarse en las principales tiendas de magia. 

Actualmente hay muchos magos que me conocen por mis creaciones, inclusive acabo de presentar un nuevo escape en Las Vegas, que está ya disponible para que otros magos puedan adquirirlo.

Actualmente eres uno de los más reconocidos artistas del escape en el mundo. ¿Quién fue tu mentor o quién fue quien te motivó para eso?

Sin duda dos de mis más grandes inspiraciones fueron el ilusionista y escapista austrohúngaro Harry Haudini y el ilusionista Lance Burton

Por otro lado, uno de mis más grandes héroes en el tema del escapismo ha sido Dean Gunnarson, quizás el segundo mejor escapista en la historia, sólo detrás de Haudini.

¿Has enfocado tus shows más al escapismo durante los últimos años?

Al inicio de mi carrera, hice escapismo sólo por unos cuantos meses, ya que me enfoqué al ilusionismo y a la magia. No fue sino hasta hace 5 años, que lo retomé nuevamente con fuerza.

Recuerdo que al participar en British Got Talent sólo tenía el “Escape en Agua”, pero ocupaba más, ya que me estaban agendando más shows y la gente quería ver diferente tipo de escapes. Y fue ahí cuando busqué a Dean (Gunnarson), y le pedí que fuera mi mentor, ya que ocupaba nuevos y mejores escapes para los programas de televisión.

Otras personalidades dentro de la industria del escapismo que también me han apoyado han sido Richard Sherry y Mike Michaels.

“Nunca te des por vencido, no aceptes un ‘no’ como respuesta y toma riesgos”

Platícanos acerca de la industria del escapismo.

Tú no entras al mundo del escapismo porque te quieres hacer daño, pero te das cuenta muy pronto que eso es algo que es muy probable que ocurra, por ejemplo, me he ahogado un par de veces haciendo escapes en agua y en ambas ocasiones me han tenido que revivir; ocurriéndole lo mismo a Dean Gunnarson, que se ha roto la mayoría de los huesos de su cuerpo, ha quedado sordo de uno de sus oídos y ha sido golpeado una infinidad de veces haciendo actos de escapismo.

Matt Johnson durante uno de sus escapes.

Mucha gente cree que el escapismo se prepara como parte de un show planeado. ¿Es eso cierto?

Ciertamente, existen magos que hacen actos de escapismo, que no son escapes reales, ya que forman parte de su presentación y no son realmente peligrosos.

Por el otro lado, están los escapistas que hacen actos verdaderamente peligrosos. Sé de un colega que vivió en Las Vegas, que, haciendo un acto de escapismo en televisión, tuvo un serio accidente que lo dejó sin movilidad de la cintura hacia abajo y actualmente requiere silla de ruedas para desplazarse.

La realidad es que el arte del escapismo es verdaderamente peligroso.

¿Qué tan lejos puede llegar Matt Johnson en el arte del escapismo?

Hasta ahora he hecho todo tipo de escapes, en agua, en fuego, colgado de cuerdas, con cadenas y con sierras eléctricas.  

¿Qué tan lejos pudiera llegar? Supongo que si hago algo que me quitara la vida sería eso lo más lejano.

¿Estás planeando algún escape tan peligroso que pudiera quitarte la vida?

Sabes… todo escape que realizo, tiene la posibilidad de quitarme la vida. Como te mencioné anteriormente, ya me ha tocado ahogarme dos veces, la última vez durante un ensayo en Broadway, cuando tuve que ser resucitado por un equipo médico. Dos semanas después de eso, recuerdo haber realizado 100 shows bajo el agua en 3 meses.

Actualmente, trato de no hacer tantos escapes, principalmente porque ya me estoy haciendo viejo y me duele hacerlos y porque existe la posibilidad de que muera en alguno de ellos. Trato de dar prioridad a los escapes que me piden los programas de televisión, sin embargo, hay ocasiones en que los mismos programas no me dejan realizarlos por su grado de peligrosidad.

“Dos de mis más grandes inspiraciones fueron el ilusionista y escapista austrohúngaro Harry Haudini y el ilusionista Lance Burton”

¿Cuáles han sido algunos escapes que no te hayan dejado hacer en televisión?

Han sido dos los que no me han dejado hacer. En el primero introducía mi cabeza dentro de una caja llena de escorpiones vivos y en el segundo me ponía anzuelos en los ojos, mientras estos cargaban un gran peso. 

Matt Johnson (derecha) realizando magia de adolescente.

¿Pero los hubieras hecho si te hubieran dejado hacerlos?

Claro que sí, lo curioso es que por naturaleza no me gusta el peligro. Odio hacer escapismo colgado de una cuerda, porque le tengo miedo a las alturas, pero lo hago porque la gente quiere verlo y porque es mi trabajo. 

La verdad es que no disfruto haciéndolo, tampoco me gusta encadenarme abajo del agua, ya me he ahogado dos veces. En otra ocasión haciendo un escape colgado de una cuerda, ésta se rompió y me caí haciendo un programa de televisión. No me gusta hacerlo porque me lastimo, pero es mi trabajo.

Mencionaste que en estos últimos cinco años te reinventaste dentro de tu profesión. Platícanos sobre eso por favor.

Empecé muy joven mi carrera como mago en Inglaterra, convirtiéndome en todo un profesional a los 18 años. Empecé haciendo magia e ilusionismo en fiestas para niños y en eventos corporativos, haciendo eso tanto en Inglaterra como en Canadá por más de 20 años. La verdad es que vivía bien dedicándome a esa actividad. 

Sin embargo, al llegar a mis 40 años, me di cuenta que me estaba empezando a aburrir haciendo lo mismo todo el tiempo. Me había convertido en un robot y estaba perdiendo poco a poco la pasión por lo que hacía.

Entonces le dije a mi esposa: “Ya no puedo seguir haciendo esto por más tiempo. Quiero seguir haciendo magia, pero quiero sentirme diferente, ser alguien diferente, quiero dejar de hacer magia en shows para niños, quiero estar en la televisión, quiero estar en el espectáculo de Los Ilusionistas”.

“Me he ahogado un par de veces haciendo escapes en agua y en ambas ocasiones me han tenido que revivir. Todo escape que realizo, tiene la posibilidad de quitarme la vida” 

¿Qué hiciste para reinventarte?

Empecé cambiando mi imagen, ya que no podía estar en el show de Los Ilusionistas, si tenía la imagen de un mago de fiestas infantiles. Fue por eso que me puse tatuajes, me dejé la barba y empecé a trabajar en mi físico. Estoy seguro que tu no me contratarías para una fiesta de cumpleaños de una de tus hijas, ¿verdad? (risas). Sabía que sí cambiaba mi imagen, mi carrera también podría cambiar, llevándome ese cambio de imagen poco más de 3 años.

En ese proceso, me tocó pasar por ser un personaje que hacía rockshows inflando globos para después transformarlos en grandes cosas, actividad que me permitió viajar por todo el mundo. 

El cambio de imagen, me obligó también a cambiar el formato de mi show, combinando magia, ilusionismo, comedia e interactuando fuertemente con el público. Empecé a contar mi historia en las presentaciones, al igual que a inspirar y motivar al público. De alguna forma cree un concepto de show que me describe perfectamente y es presentado de una manera honesta a la gente.


Creo que la clave del éxito ha sido el compartir las experiencias y la pasión de las historias. La magia fue mi vehículo al principio, pero a través de los años, se ha convertido en la base de mi show y el punto sobre lo cual todo lo demás se ha construido.

Para mí, hacer un truco de cartas es tan importante como conectar con la audiencia, hacerte reír, hacerte llorar o asustarte. El cómo te hago sentir es mucho más importante para mí que la magia misma. En lo personal, creo eso debería aplicar para todo tipo de show, ya que la gente no recuerda las canciones, ni los trucos, ni los diálogos, sino sólo recuerda el cómo se sintió y las emociones de ese momento. 

Generalmente el 50% de mi show se hace a través de un guion y el otro 50% es totalmente improvisado. Siendo eso algo que amo, porque me da la oportunidad de conocer e interactuar con la audiencia de una manera libre. Mis presentaciones no existirían sin el público al que le brindo las experiencias que están esperando.

Matt Johnson durante uno de sus escapes

En tu carrera, ¿cuánto se puede aprender y con cuánto se debe nacer?

En mi profesión el talento es importante, pero se requiere estrategia, imagen y exposición para tener éxito. 

¿Qué se necesita para ser exitoso en la industria del ilusionismo?

Mucha gente se acerca conmigo después del show diciéndome que seguramente yo nací con este talento, pero sinceramente, no lo sé. Cuando era pequeño, nunca me seleccionaron para las obras de la escuela, nunca actué, inclusive fui un niño y adolescente muy tímido.

Lo que sí tengo que aceptar, es que cada vez que hacía un truco de magia para alguien, me sentía como un “superhéroe”, haciendo que aun los niños que me molestaban, me respetaran en ese momento.

El hacer esos trucos de manera frecuente, me hacía sentir más seguro de mí mismo y conforme pasaban los años, también más cómodo arriba del escenario, al grado de que ahora, no hay un lugar donde me sienta más cómodo que ahí, interactuando con miles de personas.

Pero todo esto no ha sido fácil, ya que padezco de ansiedad y alta presión, razón por la que no sé si realmente nací con el talento o más bien me forcé a mí mismo a trabajar en mi pasión, sobreponiéndome a mis miedos y ansiedades a través de la repetición.

Y lo hacía porque mis actuaciones me hacían sentir alguien especial, un superhéroe. Y creo que muchos artistas son así. Yo me cubría con estos tatuajes, mi barba e imagen, para que la gente no me molestara porque me veía como una persona ruda.

Y es chistoso, porque cuando la gente me ve en los shows piensa que soy una persona agresiva y difícil, pero cuando empiezo a hablar, se da cuenta que soy una persona buena.  

¿La magia se ha convertido en parte integral de tu vida?

Efectivamente, desde que tenía 12 años, no recuerdo un día en que no haya realizado un truco de magia, agarrado un mazo de cartas, o aprendido un guión para alguno de mis actos. Ha sido un camino en el que nunca me he detenido.

 ¿Tus presentaciones están tan bien ensayadas que ya nada sale mal arriba del escenario?

Cada vez que salgo a un escenario, algo sale mal, con la diferencia de que ahora tengo la experiencia suficiente para no verme estresado y poder resolver lo que pudiera salir mal durante mi presentación.

La diferencia entre un mago experimentado y uno no experimentado, es que el primero, genera una experiencia al público aun cuando las cosas no salen bien. La audiencia quiere sentirse relajada y saber que tú puedes manejar cualquier situación, siendo ésta una de las lecciones más importantes que he aprendido en mis presentaciones en vivo.

“En mi profesión el talento es importante, pero se requiere estrategia, imagen y exposición para tener éxito”

¿Qué es necesario para ser exitoso en la industria de la magia?

Lo primero es nunca darte por vencido, que es el significado de las tres palabras que tengo tatuadas en mi antebrazo. Ciertamente, en esta industria vas a ser más rechazado que aceptado y deberás estar preparado para que se te cierren muchas puertas.  

Es también importante que no tomes los rechazos como algo personal, ya que son parte del proceso y que nunca tomes un “no” como respuesta, para que así vayas formando una “piel gruesa” que te será de gran valor en el camino.

Adicionalmente debes trabajar en tus presentaciones y convertirlas en las mejores que puedan ser. Debes también correr riesgos, creer en ti y apostar el 100% a lo que haces.

Poster del show “The Illusionists” presentado en Broadway

¿Después de tu éxito en Britain’s Got Talent y America’s Got Talent, tu vida se hizo más sencilla? 

Es cierto que actualmente hago mejores shows y que he crecido económicamente, pero, por otro lado, nunca había trabajado tanto como hasta ahora. 

Lo que sucede en estos casos, es que tres meses después de hacer esos programas, la gente se olvida de ti, entonces debes aprender a usar esas plataformas como trampolín para crecer cada vez más. Debes trabajar duro, ya que si quieres cumplir tus sueños, siempre será más difícil y la cantidad de trabajo aumentará. No puedes detenerte, siempre debes ir hacia adelante, no importa en la industria donde te encuentres.

¿Qué le dirías a un joven que quiere convertirse en ilusionista o en un escapista?

Lo exhortaría a que lo hiciera, diciéndole que mañana será el primer día del resto de su vida. No importa si es una joven o una persona de más de 80 años, si eso es verdaderamente tu sueño y pasión, debes hacerlo. Nunca es tarde para empezar. De qué sirve tener un trabajo que paga bien, si lo que haces ahí no te gusta. Mi papá me decía: 

“Haz lo que amas y algún día alguien te pegará por ello”

Matt Johnson durante uno de sus espectáculos.

Recibo mensajes y correos electrónicos de muchos magos adultos que me preguntan cómo entrar a la televisión, al show de Los Ilusionistas, etc. La gente cree que hay un camino corto para llegar o secreto, pero la verdad es que no hay ninguno. Es sólo trabajar más duro que los demás. 

La magia como profesión no es diferente a la actuación o a trabajar en una oficina, es lo que tu escogiste como forma de vida. Cada día la veo como un regalo y no como un trabajo para pagar las cuentas, algo que inclusive pudiera hacer de manera gratuita.

Contacto 


@likemattjohnson