MANUEL ALCARAZ | Un talento entre la luna y el sol | EDUI TIJERINA | Febrero 2023

Energías limpias y renovables, la nueva apuesta de las potencias globales | ENRIQUE ALANÍS - DETONA | Diciembre 2022

Por: Enrique Alanîs - DETONA
Fotografía: Internet


Energías limpias y renovables, la nueva apuesta de las potencias globales

La carrera por la hegemonía global, pudiera ser ganada por la mayor potencia de energías limpias y renovables.

Durante el año 2022 y en recientes foros globales multilaterales, el objetivo de incrementar significativamente la producción y uso de energías limpias y renovables, a la vez que se pretende reducir la emisión de contaminantes, se ha convertido en una de las prioridades de gobiernos, entes productivos, y sociedad.

ESTO HA ACELERADO TAMBIÉN LA COMPETENCIA ENTRE POTENCIAS GLOBALES

De acuerdo a los datos de la Agencia Internacional de Energía, sobre la inversión en energías limpias (e.g. solar, eólica) durante el año 2021, destaca que EUA invirtió $235 billones de dólares y China invirtió $380 billones de dólares. Especialistas estiman además que, en el año anterior, 20% de la electricidad en EUA fue generada por energías renovables, y en China la magnitud fue de un 28%.

Ambas potencias proyectan ambiciosos programas de inversión en infraestructura y tecnología para los siguientes años, por ejemplo, el “Inflation Reduction Act” en EUA planea un presupuesto de $370 billones de dólares, que contempla múltiples iniciativas para la generación de energías limpias.

MI ANÁLISIS Y PROSPECTIVA

La llamada transición energética, que contempla migrar de combustibles fósiles a energías limpias y renovables, será gradual, y en el mejor de los casos, exponencial.

No es cosa menor, pues además de requerir significativos y acelerados desarrollos tecnológicos, que trastocan desde el diseño de productos, hasta patrones de consumo, implica también una oportunidad o un riesgo, para las actuales potencias económicas globales, sobre todo para EUA y China, los mayores productores y emisores de contaminantes.

En términos simplificados, los escenarios de corto, mediano, y largo plazo, derivados de las regulaciones gubernamentales existentes y futuras, requieren y exigirán a todas las industrias cumplir con estándares cada vez más rigurosos en cuanto a emisiones, economía circular, y uso de energías limpias y renovables en todos sus procesos productivos.

Por ende, uno de los principales sectores y aspectos de atracción de un país en el futuro próximo, para lograr que las empresas se establezcan, permanezcan, e incrementen su capacidad de producción en dicha geografía, será la disponibilidad de energías limpias y renovables a costos competitivos.

La razón es que, para las empresas, entre más rápido logren certificar que sus productos son elaborados con energías que no contaminan, menor serán sus esfuerzos por cumplir los estándares ambientales, pues reducen su inversión para adquirir, instalar y generar nuevas fuentes de energía “verdes”, además que sus costos de insumos energéticos pudieran continuar disminuyendo conforme los proveedores incrementan su capacidad. Inclusive, su riesgo de reputación pudiera acotarse con respecto al juicio y las expectativas ambientales de los consumidores.

En conclusión, la nación que más se enfoque en acelerar su ventaja competitiva, aspirando ser la mayor potencia de energías limpias y renovables, incrementará su probabilidad para convertirse en el país más productivo, que quizá derive inclusive en posicionarse como la mayor economía. La apuesta por las tecnologías “verdes” no es solamente un objetivo ambiental, es una plataforma económica.

La carrera por la hegemonía global, pudiera ser ganada por la mayor potencia de energías limpias y renovables.