HERNÁN GALINDO | La vida es fugaz y el teatro más | FÉLIX RIVERA | Noviembre 2022

Entre manzanas y girasoles | IRMA IDALIA CERDA | Noviembre 2022

Por: Irma Idalia Cerda
Fotografía: Especial


Entre manzanas y girasoles

L a manzana es la impronta de la pintora Martha Chapa. Ella supo que sería su estandarte desde que hizo sus primeras obras, ya que, según sus propias palabras, la manzana simboliza la vida y el amor, dos de los grandes pilares de la existencia humana.

El pasado miércoles 26 de octubre, la artista regiomontana recibió la Presea “Pinacoteca de Nuevo León”, como un reconocimiento a una vida entregada a la promoción del arte y la cultura.

Además, se inauguró la exposición - homenaje “Semillas de imaginación” bajo la curaduría de Rocío Castelo, que reúne más de 50 cuadros de diferentes épocas, en los que invariablemente está presente una manzana como elemento principal, o algunas veces en segundo plano.

También ha plasmado en sus lienzos el Cerro de la Silla, para mostrar con orgullo el gran símbolo de la tierra que la vio nacer, por lo que instituciones como Conarte en colaboración con la Universidad Autónoma de Nuevo León presentan esta exposición en la Pinacoteca de Nuevo León, ubicada en el interior del Colegio Civil Centro Cultural Universitario.

“Me encuentro con obras que han estado aquí, entonces es muy bello hacer ese recorrido profesional y brindárselo a mi tierra natal; yo siempre he pintado, vivo en México, viajo mucho, pero mi corazón y todo mi ser está aquí en Nuevo León, en Monterrey”, expresó la también escultora y escritora en entrevista.

Y así como Martha Chapa ha vuelto a la manzana poderosa, artísticamente hablando, el pintor Vincent Van Gogh lo hizo -en su época- de manera similar con los girasoles; de ahí que hago esta conexión, a propósito de la muestra que actualmente se exhibe en los Bajos del Palacio Municipal de Monterrey

“Van Gogh. The immersive experience”, es un espectáculo artístico multisensorial en el que el espectador “viaja” al mundo del pintor holandés, cuya obra ha sido apreciada en todo el mundo.

A través de óculos de alta tecnología, el visitante recorrerá la ciudad donde vivió y los lugares que lo inspiraron para sus obras. Este paseo virtual dura 12 minutos.

Van Gogh pintó la serie de Los girasoles en entre 1988 y 1989, y aunque había hecho muchos cuadros con diferentes motivos, estas flores amarillas se convirtieron en su sello distintivo.

Creo que en el arte, lo más sencillo puede deslumbrar a quien contempla un cuadro; una simple manzana o un jarrón con girasoles, despiertan todo tipo de sensaciones que sólo la mano que trazó el pincel tuvo la magia para hacerlo. 

irma_idalia@hotmail.com