ALEX STAM | Siempre hacia adelante | ROBERTO GARZA | Agosto 2022

MAFER ROUSSELL | Un huracán en la ciudad de los vientos | EDUI TIJERINA | Julio 2022

Por: Edui Tijerina Chapa
Fotografía: Cortesía Mafer Roussell



MAFER ROUSSELL
Un huracán en la ciudad de los vientos

Conocí a Mafer Roussell hace ya algunos años. Fue mi alumna en el primer taller de guion para cine que impartí en Chicago, Illinois. Imposible olvidar la atención que dedicaba, su nivel de participación, su empeño en las dinámicas y ejercicios. Me quedó muy en claro su pasión por crear, escribir, producir, interpretar...

Esta ocasión, la traigo a las páginas de “Arte, Cultura y Sociedad” para presentarla ante Ustedes como lo que es: una gran actriz, dramaturga, guionista, productora, directora y hasta creadora de un importante Festival Internacional de Cine. 

¿De dónde viene tu afán por contar historias? 

De mi familia, sin duda. Mis padres, él, ingeniero geólogo y ella, una maestra y cuenta cuentos extraordinaria, me dieron una infancia tan feliz que marcó mi vocación, mis deseos de hacer felices a los demás a través de lo que amo. 

Crecí en un pequeño municipio de Veracruz, muy cerca de la playa, en el que, por ese entonces, no había mucho por hacer. No había “Casa de la Cultura”, mucho menos museos o teatros. Apenas un pequeño cine, algunas escuelas y un solo canal de televisión disponible. 

Mamá me contaba historias que inventaba según la ocasión. Cuando no tenía tiempo, me dejaba entrar a su enorme biblioteca. Recuerdo cuando, teniendo yo unos seis años, le pedí que platicara el cuento del día. Como andaba a la carrera, me dijo: “Ahora no tengo tiempo, pero toma este libro. Léelo mientras regreso”. 

Mafer Roussel en la pieza teatral “Mariposas Enjauladas”. 


¿Qué libro fue? 

“Las Mil y Una Noches”. No, y espera: Le siguió “Sherlock Hol - mes”, con el que lloré inconsolable por el trágico final del héroe cayendo a las cataratas. Al llegar, mi madre me miró: “No llores. Falta el epílogo”. ¡Y lo que descubrí cambió mi impresión por completo! Entonces, me puse feliz. 

¿Esos títulos a tan corta edad? A los seis, la mayoría de los niños busca cuentos sencillos y con muchas ilustraciones. 

¿Sabes cuál fue mi tercera novela? ¡“El Conde de Montecristo”! Imagínate. Creo ahí fue cuando conecté con la mágica relación que se establece entre el autor y el lector. Aún y siendo tan pequeña, podía sentir emociones muy fuertes, viscerales, a flor de piel, mientras mi imaginación volaba con lo que el personaje hacía o podría haber hecho diferente. Por si fuera poco, alternaba hipótesis entre los personajes y sus circunstancias. 

Me hice adicta a la lectura, principalmente de novelas y cuentos clásicos, y hasta de cuanta enciclopedia se pusiera en mi camino. 

Definitivamente, crecer en ese pequeño lugar, aparentemente sin tantas oportunidades, fue el marco perfecto para ser quien soy ahora. Así empezó a construirse mi vocación. 

“Mis historias tienen una fuerte función social, porque se dan en el marco de situaciones límites provocadas por determinados contextos sociales”

¿Podemos decir que contar historias fue tu herramienta de apoyo para socializar y extender tu mundo? 

Desde que tengo uso de razón me percibo como una persona introvertida. Sin embargo, recuerdo sentir una atracción por construir mundos imaginarios y estar en el escenario. Era como una fuerza de gravedad, me jalaba con intensidad. Algo totalmente contradictorio con mi personalidad y creo que lo sigue siendo. En retrospectiva, sé que fueron las formas que encontré para expresarme.

Poster oficial de “Las Criadas”.


¿Cuándo comenzaste a actuar? 

Tenía 12 años cuando le pedí a mamá que me escribiera una obra de teatro para montarla con mis mejores amigos y cómplices. Se tituló “El Dr. T. Mata”, una comedia ligera de enredos que se desarrollaba en la sala de un consultorio médico. 

Produje, dirigí, actué y hasta la promocioné. Me la tomé tan en serio que cuando la estrenamos yo ya estaba completamente segura de que eso era lo que quería hacer el resto de mi vida.

¿Qué te dijeron cuando vieron que ibas en serio por el camino de actuación? 

Cuando dije que quería estudiar en la Facultad de Teatro de la Universidad Veracruzana, hubo un silencio. Mis padres se miraron entre sí. Papá dijo: “Bueno, la mejor carrera que puedes escoger es aquella que te haga feliz”. Mi mamá... bueno, creo ahí lamentó haberme dado tantos libros por leer y haber escrito obras para lo que seguro ella veía como meros juegos escénicos. Dijo: “Creo que tienes que pensarlo mejor”, pero no pudo hacer que yo cambiara de opinión. 

Era difícil entrar a esa Facultad, pero, una vez adentro, resultaba más difícil mantenerse. Aplicamos muchísimos, nos aceptaron a 18 estudiantes y sólo la tercera parte, o sea, seis, nos graduamos. Terminé con honores, así que mamá estaba muy contenta y satisfecha. Hoy en día, sigue siendo mi mayor soporte en las altas y bajas de esta carrera. 




¿Altas y bajas? ¿Cómo las manejas? 

Como actriz, mi responsabilidad radica en hacerlo bien. Es decir, interpretar, llevar a la vida un personaje que habita en un papel y que tiene algo que decir en la forma particular que lo dictan el autor y el director. No juzgo al personaje, lo abrazo como es. 

Como persona, es otra historia. Es inevitable que, una vez que puedes decidir o darte el lujo de escoger qué interpretas o qué no, interfieran tus creencias. Y ahí es donde tienes razones para aceptar o no un proyecto.

En mi caso, mi familia siempre ha manifestado un profundo compromiso con la responsabilidad social en el lugar donde vivimos. Desde nuestras trincheras, hacemos lo que corresponde por aportar soluciones a los problemas que tenemos como sociedad y ese compromiso se extiende en lo que hago, en las historias y los personajes que tengo la oportunidad de crear o interpretar.

¿Por ejemplo? 

Mi primer cortometraje, titulado “Dreamer”, fue creado como respuesta a la violencia del discurso del presidente Donald Trump contra los jóvenes que eran parte de DACA, el programa que creó Obama y que Trump trató de eliminar durante toda su administración.

Lo mismo ocurrió con el cortometraje “Confesión”, que tiene una fuerte carga social al abordar el tema de la pederastía y las consecuencias que enfrentan quienes la sufren.

Con ambos cortometrajes tuvimos buena recepción en el circuito de festivales alrededor del mundo. 

Mafer Roussell como directora de “Dreamer”


¿Quiénes han sido tus principales guías en la actuación? 

Soy hija de una excelente maestra, así que de ella aprendí a valorar y agradecer a cada uno de mis mentores. Me enseñó a ser una alumna que aprovecha para aprender lo que más puede de cada uno ellos.  

He tenido la fortuna de tener muchos y muy buenos, pero puedo decirte que los primeros que tuve ocupan un lugar importante en mi carrera, porque son los que más influyeron en mí. Soy el resultado de sus enseñanzas: Roberto Benítez, Susana Robles, Elka Fediuk y Ana Iris Nolasco. 

¡Vaya! ¡Qué hermoso es recordar a mis maestros! Les tengo profundo agradecimiento, admiración y cariño.

“En otoño, espero poder grabar el piloto de mi primera serie para TV, cuyo título provisional es ‘La Mexicana”

Y tú, ¿qué les dices a los nuevos actores y actrices con los que compartes escena o que trabajan bajo tu dirección? 

Prepárense. Nunca dejen de hacerlo, no importa cuántos años tengan. Uno nunca deja de aprender. Aún por encima del talento, la preparación y la disciplina me parecen fundamentales y un acto de generosidad y respeto al teatro, a la carrera, a los compañeros y, por supuesto, al público.  

¿Cuál ha sido el proyecto que más presión te ha representado? 

La primera obra de teatro que hice en Chicago, bajo la dirección de Frederick Ford Beckley, en una producción de Family Bridges, junto a grandes actores de la ciudad. Robert Salazar, talentosísimo para la improvisación y la comedia, me hizo sufrir. Me intimidaba tanto, por lo mucho que lo admiro, que sentía una presión enorme al compartir escenario con él.

Mafer Roussell en la pieza teatral “Las Criadas”


Sé que, como actriz, tienes muchos proyectos en puerta. 

Como actriz, ya estamos preparando una obra de teatro titulada “Quíntuples”, del autor Puertorriqueño Luis Rafael Sánchez. Esto es con “Repertorio Latino Theater Company”, bajo la dirección del dominicano José Burgos. En este montaje interpretaré tres personajes.

En otoño, espero poder grabar el piloto de mi primera serie para TV, cuyo título provisional es “La Mexicana”.

“Soy hija de una excelente maestra, así que de ella aprendí a valorar y agradecer a cada uno de mis mentores”

¿Y como escritora? 

Como escritora soy muy inquieta. Al ser actriz de formación tengo una debilidad por la construcción de personajes. Las historias que escribo son siempre a partir de algunos esbozos de sentimientos o ideas, con forma de personajes, que se aparecen en mi cotidianidad. Los escucho y, cuando ya tienen forma, les armo la trama. Una cosa me mueve a la otra. 

Actualmente estoy escribiendo un largometraje de comedia negra llamado “La Familia Perfecta” y, de manera simultánea, el guion del primer largometraje que dirigiré: “Broken”.

¿Prefieres desarrollar historias originales? 

Sí, porque ahí soy completamente libre para escoger el tema, lo que quiero decir y cómo lo quiero decir a través del género. Trabajar en adaptaciones me asusta, creo que hay que tener una sensibilidad especial para equilibrar lo que ya existe y transformarlo en algo nuevo respetando la base. S e requiere sagacidad.

En el rodaje de “Dreamer”


¿Crees que existe la inspiración o es un tema de talento y trabajo? 

Respecto a eso, recuerdo lo que comentaba contigo hace algunos meses. Siempre te aprendo mucho. Justamente, decíamos es el talento, combinado con disciplina, es lo que hace a un escritor exitoso. Aplica igual para un actor, un director, o a lo que sea que quieras dedicarte. Trabajo duro, siempre. Sin embargo, no puedo prescindir de la inspiración, y no en el sentido de esperar a que llegue una idea por sí sola, sino en el de tener un motor para disciplinar el talento y crear. 

Esa inspiración me la dan talentosos guionistas que he tenido oportunidad de tener como maestros, por ejemplo, tú, Edui Tijerina Chapa, también Enrique Cano, Leo Eduardo Mendoza y Patricio Saiz, por mencionar algunos. Su trabajo me mueve, atesoro y aplico sus enseñanzas.

¿La historia encuentra su público... o al revés? 

Es romántico pensar en lo primero. Y como soy una romántica sin remedio, creo firmemente en ello, aunque algunas veces parezca sólo una utopía, mucho más hoy en día, cuando es evidente que el público determina el tipo de tramas que se ofrecen. Como dice el dicho: “para gustos se hicieron los colores”.

¿Cuál es tu género preferido? 

El thriller, sin dudarlo. Agradezco infinitamente un buen thriller. Me gusta no saber el final, seguir la historia con cierta inocencia o ingenuidad, que me sorprendan. Así que, cuando escribo, usualmente hay algo de eso.

Durante el rodaje de “Dreamer”.


¿Y el género que más se te dificulta? 

La comedia. Aunque suene a frase hecha, siempre me ha parecido que hacer reír es más difícil que hacer llorar. Particularmente, tengo un humor ácido tirando a negro, muy amargado, y como es lo que conozco, estoy trabajando en una comedia negra. Me parece difícil, pero disfruto los retos. 

¿Cuál es la mayor gratificación que te deja el escribir para cine? 

Lo que más disfruto es cuando tengo oportunidad de observar a los espectadores de una proyección con historia mía. Los he visto llorar, conmoverse, enojarse, identificarse con los personajes o las historias, en fin, y eso ha sido más que gratificante. Ahí es a donde quiero llegar cuando escribo. Quiero tocar al espectador a través de los personajes y sus vivencias.  

¿Para qué medio o ventana prefieres escribir? 

En este momento de mi vida, creo que para cine y streaming. El primero por las historias y el segundo por los personajes, pero no descarto escribir, y pronto, literatura formal.  

Al momento, ¿cuáles de tus proyectos te han hecho sentir más orgullosa? 

En cine “Confesión” y en teatro “Mariposas Enjauladas”.  

“Confesión”, short film para el que nos doctoraste el guion y del que fuiste productor asociado, me dio muchas sorpresas lindas en su circuito de festivales. Verla en “Purbeck Film Festival”, el cual tiene 24 años celebrándose en Dorset, Reino Unido, con apoyo del British Film Institute, fue tremenda experiencia. Primero, porque en esa producción comparto los valores por los que ese festival fue creado. Segundo, porque cada año exhiben las mejores películas del cine internacional, algunas de ellas ya ganadoras de otros festivales y/o de los premios de la Academia y, por último, porque tratándose de un evento de largometrajes, sólo proyecta un cortometraje al día, teniendo únicamente diez de todo el mundo. ¡Nosotros fuimos uno de esos diez!

En Teatro, mi trabajo con el personaje de Érica en la obra “Mariposas Enjauladas”, un libreto escrito por ti, bajo la dirección de Sebastian Ligarde. Este personaje me dio la oportunidad de ser nominada como mejor actriz en los premios ALTA de Chicago, siendo la segunda obra de teatro en la que participé desde que llegué a los Estados Unidos.

Desde tu perspectiva, ¿qué función social juegan las historias que compartes con el público? 

No escribo con intención de hacer propaganda ni con fin didáctico, pero, definitivamente, mis historias tienen una fuerte función social, porque se dan en el marco de situaciones límites provocadas por determinados contextos sociales. En mis historias no hay buenos ni malos, sino circunstancias. No juzgo, sino expongo.

“Nos propusimos crear un festival de cine que tuviera lo que sentíamos que faltaba: nuevas audiencias, más público latino local y ser una plataforma para exhibir cine independiente en su forma de cortometraje”

¿Te resulta catártico? 

Mentiría si dijera que no. Definitivamente, tiene algo relacionado con una válvula de escape, que, si no lo digo, reviento. De alguna forma, lo que escribo tiene que ver conmigo, con mis demonios, con mis miedos, con mis anhelos y mis deseos... incluso con mis intentos de redención. 

¿Cuál crees que sea el futuro del oficio de escribir, de contar? 

Este oficio tiene una vigencia perpetua mientras haya humanidad. Necesitamos “contarnos” los unos a los otros. Es una necesidad. Hoy en día, seguimos interesados en conocer qué y por qué escribieron lo que escribieron hace 2000 años, por ejemplo. Mi único deseo al respecto es que el oficio de escribir siga siendo a través de la palabra escrita y no a través de emoticones, porque, a mí, una carita no me alcanza para expresar lo que quiero decir. Los emoticones me confunden.

Poster oficial de “Confesión”.


De no ser actriz y escritora, ¿qué serías? 

Frecuentemente digo que me gustaría tener cien vidas para ser y hacer todo lo que me gustaría. Me hubiera gustado ser pediatra, sicóloga y terapeuta de jóvenes, abogada penal, activista por el medio ambiente... Es por eso por lo que ser actriz y escritora me permite, al menos por un ratito y en la ficción, estar en la piel de otra vida que no es la mía. 

Ahora, dime: ¿Cómo, por qué y para qué creaste el ALDER International Short Film Festival? 

Surgió por rebeldía. Hace algunos años, al llegar a Chicago, encontré que había diferentes festivales “Latinos”, pero, como cineasta, no me sentía representada.

Mis socios en ALDER Productions me propusieron crear uno que tuviera lo que sentíamos que faltaba: nuevas audiencias, más público latino local, ser una plataforma para exhibir cine independiente en su forma de cortometraje, dedicar una presea para reconocer anualmente a una figura cinematográfica de origen latino que haya dejado huella en la industria y cuyo aporte se considere, cultural y artísticamente, representativo de nuestra gente y, por supuesto, esto no podía faltar, que fuera un festival altamente competitivo. 

¿Cuál ha sido la respuesta de los cineastas de todo el mundo? 

Mis socias y yo nos sentimos muy orgullosas de haber iniciado este proyecto, porque la respuesta ha sido sumamente positiva. Con nuestro trabajo, nos hemos ganado la confianza de cineastas, tanto nuevos como consolidados. Lo que hacemos, lo hacemos por las razones correctas y con las mejores de las intenciones, con toda la pasión que el cine nos inspira, y eso se refleja en los resultados con más de 30 países participantes en cada edición. 

“El talento, combinado con disciplina, es lo que hace a un escritor exitoso. Aplica igual para un actor, un director”
 

¿Qué planes hay para el Festival de este año?

Lo principal para nosotras este año es intentar volver a ser un Festival presencial. Tenemos que ser conservadoras en cuanto a lo que puede suceder, por lo incierto de la pandemia y las medidas que se van tomando al respecto en este país, pero esa es nuestra intención. Es decir, celebrar el Festival con público en las salas.

Además, comparto con ustedes, a manera de primicia, sobre quién será el receptor del “ALDER AWARD” 2022, que, como señalé antes, es para destacar la trayectoria de grandes figuras del cine latinoamericano.

Ese reconocimiento lo han recibido tres talentosísimas y destacadas mujeres hacedoras de cine: Susana Dosamantes, Tita Lombardo y la Maestra Adriana Barraza. 

Así es. Ahora, toca el turno a un hombre tan talentoso como amoroso, generoso y solidario con el gremio. Alguien a quien ya hemos extendido la invitación y nos ha hecho el honor de aceptar. 

Se trata de Don Edgar Vivar. Todo mundo lo conoce, principalmente, por sus inolvidables personajes en los programas de Roberto Gómez Bolaños, “Chespirito”, como “El Chavo”, “El Chapulín Colorado”, y tantos otros. Sin embargo, también ha hecho una larga y muy importante carrera en cine, tanto en cortos como en largometrajes, en distintos países de América y hasta en Europa. Por eso nos complace tenerlo confirmado para engalanar nuestra edición de este año.

Seguramente, entre nuestros lectores habrá cineastas que puedan mostrarse interesados por participar en este Festival. ¿Hasta cuándo estará abierta la convocatoria? ¿Dónde se puede encontrar información? 

La información completa sobre fechas, requisitos, trámites de inscripción y demás para el “AISFF” (ALDER International Short Film Festival) la pueden encontrar tanto en el sitio de Film Freeway como en la página web del evento.

Aquí las dejo las ligas, extendiendo una cordial invitación a todo mundo: https://filmfreeway.com/AlderInternationalShortFilmFestivalhttp://alderisff.com