SAMIA KARIME | Inteligentemente feliz | ROBERTO GARZA | Mayo 2022

No fue su culpa | IRMA IDALIA CERDA | Mayo 2022

Por: Irma Idalia Cerda
Fotografía: Especial

No fue su culpa

Ni María Fernanda Contreras, ni Debanhi Escobar, ni Yolanda Martínez, y otras tantas mujeres y niñas desaparecidas tuvieron responsabilidad por haber sido privadas de su libertad. ¿por qué todavía muchas personas insisten en culparlas?

Las razones que argumentan son: (y entre ellas la más común) el cómo iban vestidas, lo cual me parece poco válida en esta época; la segunda: es que “salió sola” o “iba sola” (sin la compañía de un hombre, se entiende) pero eso tampoco es una garantía para que le pueda o no, pasar algo.

El punto es que, ante los ojos del prójimo, no importa si son hombres o mujeres, las víctimas -esas sí en su mayoría mujeres- tuvieron parte de la culpa al exponerse al peligro, pero esas afirmaciones son producto de una cultura misógina que en estos tiempos ha tomado una fuerza impresionante, en vez de que ocurriera lo contrario.

Hace meses en la plataforma Star Plus se estrenó la serie “No fue mi culpa”, en la que se abordan todas las formas en que las mujeres mexicanas han sufrido diversos tipos de violencia.

Una de esas, ha sido la desaparición forzada de muchachas que acuden a una fiesta o a cualquier otro sitio y al tomar un Uber no llegan a su destino porque el chofer desvía la ruta y sólo él sabe dónde lleva a su pasajera, y por otro lado, algunos de los conductores forman parte de una red de trata de personas.

En “No fue mi culpa” se presenta el caso de Liliana, que aparece a lo largo de 10 capítulos en los que su hermana Mariana, interpretada por Paulina Gaitán, emprende una búsqueda para localizarla y se une a un grupo organizado de personas que exigen a las autoridades que encuentren a sus hijas, primas, hermanas y amigas, pero muy pocas veces logran encontrarlas.

El caso de María Fernanda de 27 años, provocó indignación entre la población femenina que culminó en una manifestación el pasado domingo 10 de abril con la quema de una puerta frente al Palacio de Gobierno, ya que el cuerpo de la joven fue encontrado sin vida en un domicilio en Apodaca, Nuevo León.

Y ahora, la desaparición de Debanhi, una jovencita de 18 años ha movilizado a mucha gente que la ha buscado durante días. Hasta hoy domingo 17 de abril no se sabe de su paradero.

Ella fue reportada como desaparecida desde el sábado 9 de abril, luego de que una noche antes había asistido a una fiesta con unas amigas en el municipio de Escobedo. Hasta ahí la versión clara y concisa, porque después se torna muy confusa debido a las contradicciones sobre lo que dijeron las amigas y una fotografía que tomó supuestamente la última persona que estuvo con ella.

¿Cuántas familias más van a pasar por el martirio de no saber dónde están sus hijas? y peguntarse todos los días ¿por qué les pasó esto? ¿por qué las mujeres no pueden salir con plena libertad y seguridad? ¿La culpa es de las propias mujeres según el pensamiento retrógrada de un sector de la sociedad? En esta interrogante la respuesta es NO. Definitivamente NO FUE, NO ES, NI SERÁ, SU CULPA.

irma_idalia@hotmail.com