JADE | La voz más dulce del anime | EDUI TIJERINA | Septiembre 2022

Ciento diez artistas en escena, pocas óperas | PLÁCIDO GARZA | Mayo 2022

Consejo de Administración de MOS. Alberto de la Garza Evia, Alejandro Pérez, Gustavo M. de la Garza Ortega, Jorge Vázquez, Carmen Páez de De la Garza Evia, Verónica Muguerza de Pérez, Carmen Bortoni de De la Garza y Leonor Guzmán de Vázquez. 

Irreverente

Ciento diez artistas en escena, pocas óperas

Presenta MOS “La Légende de Rudel” el pasado 29 y 30 de abril en Monterrey.

Se trata de una muestra más del esplendor que emana de una de las verdaderas organizaciones filantrópicas de este País: México Opera Studio, MOS para los amigos, nacida en Monterrey e integrada por empresarios regios que cual mecenas hacen posible el desarrollo, crecimiento y proyección de jóvenes artistas mexicanos en el mundo entero.

Destaca por el profesionalismo que imprime a todos sus proyectos, que vienen a representar un bálsamo para los que vivimos en éstas bárbaras, inseguras y sedientas tierras del norte.

Vasconcelos dijo un día… “la civilización termina donde comienza la carne asada”, refiriéndose al norte de México.

Muchos se la siguen creyendo y hacen honor a dicha frase casi centenaria. ¿Quieren nombres de algunos de éstos? Espérense al CAJÓN DE SASTRE, ahí los menciona la irreverente de mi Gaby.

Ahora sí, como decía el célebre Dr. Jack The Ripper en sus gustadas clases de disección anatómica en la Universidad de Dublín: “Jóvenes, vámonos por partes”. ¡Arre!

Ricardo Castro. Foto INBA. 


“LA LÉGENDE DE RUDEL”

Ciento diez artistas -entre actores, cantantes, músicos, bailarines y coros- pusieron en escena esta obra del último romántico del porfiriato, el duranguense Ricardo Rafael de la Santísima Trinidad Castro Herrera. Bueno, Ricardo Castro, para los amigos.

Se presentó por primera vez en Monterrey en dos funciones, el 29 y 30 de abril, a las 8 de la noche en la Gran Sala del Teatro de la Ciudad.

Rennier Piñero fue el director escénico y Alejandro Miyaki el director concertador. Participaron la orquesta y coro del MOS, el Ensamble Coral FAMUS de la UANL y bailarines de la Escuela Superior de Música y Danza de Monterrey.

Manuel Davalos interpretó a “Geoffrey Rudel”, Fernanda Allande a “Segolaine”, Estefanía Cano e Itzel Jáuregui a la “Condesa de Trípoli”, Carlos Adrián Hernández será “El Capitán” y Fernando Cisneros, “Peregrino”.

Todos ellos han destacado en México y en el extranjero en los papeles que han interpretado del repertorio operístico.

Su coach musical fue Aída Bousselma, quien tiene a su cargo la preparación de los actores y cantantes de la obra, que fue interpretada en francés, idioma en que la compuso en 1905 el maestro mexicano, dos años antes de su repentina muerte. Fue apenas su segunda ópera y la compuso mientras se encontraba pensionado en Europa.

Como anécdota, los promotores de su pensión fueron quienes entonces eran secretarios de Hacienda, José Ives Limantour y Justo Sierra, de Instrucción Pública, antecedente directo de la hoy SEP.

Quizá como agradecimiento, Castro le dedicó la partitura a Limantour. Castro era un europeo disfrazado de mexicano, por eso incluso la edición de esta obra se realizó en la alemana Leipzig.

En un viaje que hice con la irreverente a Praga, nos tocó casi tocar con las manos lo que los curadores del Museo “Franz Kafka” nos presentaron como partitura original de esta obra. Por el giro y las colecciones de ese lugar se nos hacía un poco fuera de lugar que tal partitura estuviera ahí y eso lo comprobamos cuando descubrimos que el verdadero original está en el Archivo Nacional de México, al cual -por cierto- no se le rinde culto alguno.

Su última presentación en México tuvo lugar en el Teatro Melchor Ocampo de Morelia, en el 2014.

Ensayo de MOS para la ópera “La Légende de Rudel”, del mexicano Ricardo Castro. Foto por MOS.


ÓPERA ELEGANTE

Sin llegarle siquiera a los talones a mis amigos conocedores del bel canto, soy un aficionado voraz a la ópera y con mi Gaby he visto todas las que se nos atraviesan en el camino. 

Juzgo pertinente mencionar ello antes de platicarles lo siguiente:

El libreto me parece más bien endeble cuando se traduce al español, pero cuando lo leí en francés me pareció estruendoso, poderoso, casi como si estuviera leyendo otra obra.

Es que, el francés -con sus triquiñuelas de pronunciación- dulcifican el lenguaje y a pesar de ello, cuando hay música de por medio, DETONA, mientras que el italiano, a lo mucho, ESTALLA.

Gran diferencia la hay en estas dos palabras, por eso las óperas cantadas en francés son la mar de elegancia, y que me perdonen los bucólicos Rossini, Puccini, Monteverdi, Leoncavallo, Cherubini, Bellini y Verdi, y de pasada Wagner y Mozart, que con su PODEROSO alemán se alejan aún más de la elegante -por ejemplo- “Carmen”, del inmaculado Georges Bizet y de sus libretistas Ludovic Halévy y Henri Meilhac, que nos hacen leer tarareando la novela “Carmen”, de Prosper Mérimée.

Por eso es rarísimo que una ópera, cualquiera, sea llevada a escena traduciéndola al idioma de la concurrencia. ¿Al español? ¡menos!, para eso existen -ahora- las pantallas de traducción en la parte superior del escenario.

Por eso considero un acierto que MOS presente esta obra en el francés original en que fue escrita por Castro.

La música -como felizmente no tiene idioma que la cerque ni cercene- es briosa y yo diría que hasta transparente, sin llegar a cristalina.

(Estoy seguro de que mis amigos Alejandro, Gustavo, Alberto y Jorge, como miembros del Consejo de MOS, sabrán a qué me refiero con esta definición).

La ópera es precedida de un preludio sinfónico, un diálogo a base de frases de chelos y contrabajos que pretenden meter al público al motivo dominante de la obra: el ideal amoroso perseguido por el trovador Rudel.

Con las reservas del caso antes citadas, podría decir que el preludio se basa en un único tema y solamente en los últimos compases aparece musicalmente la figura de Segolena. En la romanza de la violeta, Rudel elogia al amor ingenuo. Es quizá una de mis partes favoritas, luego les platicaré por qué...

Aida Bousselma. Foto MOS


¿CÓDIGO DE VESTIMENTA?

Solo quisiera mencionarles que esta ópera -para meterse en ella y apreciarla en todo su esplendor- obligó a la audiencia a vestirse con sus ropas más elegantes, porque ..Rudel es eso, una ópera elegante. 

Aunque admito que de repente la ópera se democratizó y se convirtió en un espectáculo donde tienen cabida todas las personas que la amen, sin importar la ropa que vistan.

CAJÓN DE SASTRE

“Me toca ser quien aporte la parte terrena a esta columna de tema tan etéreo: Los nombres de a quienes se refiere Plácido al inicio son... Miguel Treviño y Martha Sañudo. Tan tan”, remata la irreverente de mi Gaby, siempre ella tan claridosa…


Plácido Garza. 

placido.garza@gmail.com 
placido@detona.com 

Nominado a los Premios 2019 “Maria Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Forma parte de los Consejos de Administración de varias corporaciones. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países. Escribe para prensa y TV. Maestro de distinguidos comunicadores en el ITESM, la U-ERRE y universidades extranjeras. Como montañista ha conquistado las cumbres más altas de América.