SAMIA KARIME | Inteligentemente feliz | ROBERTO GARZA | Mayo 2022

¿Porqué odiarme si ni siquiera me conoces? | René Aldrette | Marzo 2022

¿Porqué odiarme si ni siquiera me conoces?

Daryl Davis es el músico de color, que cumple más de tres décadas alejando miembros de las prácticas del Ku Klux Klan.

Tal vez su nombre no te sea de los más conocidos, pero se trata de un legendario pianista estadounidense de blues y rock de 63 años. Alguién cuyo talento lo ha llevado a compartir escenarios, con grandes figuras de la música como B.B. King, Jerry Lee Lewis y Chuck Berry, entre otros. 

Se pudiera pensar que el llegar a tocar junto a esos músicos, habría sido uno de los mayores logros en su vida, pero eso es totalmente falso. Davis es un hombre muy ambicioso, que lleva más de 30 años obsesionado con una sola cosa: El Ku Klux Klan (KKK). Y es que a lo largo de 3 décadas, se ha dedicado a reunir más de 200 trajes y capuchas de los miembros de dicho Klan.

¿Pero qué tendría esto de malo? Hay gente que colecciona parafernalia Nazi o de asesinos en serie y eso no los hace malas personas.

Sin embargo, la diferencia entre esos coleccionistas y Davis, es que este último es un hombre de color.

Y aquí es donde la cosa se pone más rara, pues todos sabemos que el KKK es una organización nacionalista de supremacía blanca, que lleva más de 150 años de existencia y que se calcula cuenta con casi 8 millones de miembros activos. Y entonces, ¿qué hace un hombre de color coleccionando tan infames uniformes de una organización que sistemáticamente ha atacado, colgado, torturado y quemado a su raza?

La respuesta es que el no colecciona esos trajes, estos sólo simbolizan a las almas que ha rescatado del KKK. Y con esto me refiero a que esas capuchas han sido entregadas por los mismos miembros del Klan en manos de Davis, a manera de agradecimiento por hacerlos abrir los ojos. 

Daryl Davis no tiene empacho a la hora de acercarse a los miembros de esta agrupación con tal de lograr su objetivo. Pasea en auto con ellos, visita bares para tomar tragos con ellos y hasta se ha tomado fotos frente a cruces en llamas junto a ellos. Todo, con tal de hacerles ver que el también es un hombre y aunque su piel es de diferente color, no por eso vale menos que la de cualquiera de los miembros.

Y cada vez que un miembro le entrega su capucha, significa una renuncia al movimiento, un movimiento que cree firmemente en el odio a un color de piel distinto al propio. Pero más que eso, es el reconocimiento al error de odiar por el simple hecho de odiar.

Esta historia comenzó cuando Davis tocaba con su banda una noche en un bar de Maryland, cuando al final de su presentación un hombre se acerca a él cuando tomaba un trago en la barra para felicitarlo y decirle que nunca había visto a un hombre “negro” tocar tan bien. A lo que los llevó a compartir unos tragos y hablar sobre música por un par de horas. Y fue entonces, cuando el hombre le hizo a Daryl una extraña confesión: “Es la primera vez que tomo un trago con un hombre de color”. Por supuesto que Daryl no entendía a lo que se refería con eso. De pronto, un amigo de este hombre lo incitó a que le dijera a Davis la verdad: “Soy miembro del Ku Klux Klan”, dijo, a lo que Davis sólo pudo responder con carcajadas, pues no podía creer que eso fuese verdad. Entonces el extraño sacó una tarjeta de su billetera y se la extendió para mostrarle que lo que decía era verdad.

Esa noche la música los unió. 

Intercambiaron teléfonos y quedaron en reunirse. Davis sentía que esa noche había sembrado una semilla a aquel hombre. Y así lo ha hecho desde hace más de 30 años, sembrando semillas en los corazones de los miembros del KKK. Luego las cuida, las riega y al final cosecha los frutos de su arduo esfuerzo cuando estos le hacen entrega de su capucha y la renuncia al KKK.

Es realmente una labor llena de amor y desinterés digna de admirarse, en un mundo que cada vez necesita más personas como Daryl Davis.

Teniendo como marco al actual conflicto entre Rusia y Ukrania, creo que no sería tan mala idea mandar a Davis al Kremlin, para ver si puede sembrar una semilla en aquella tierra… esa tierra tan fría y difícil de trabajar, donde rara vez se puede recoger un fruto que alimente al mundo de paz.


René “Reno” Aldrette
 

Arquitecto, artista plástico, músico y promotor del género del Metal. Actualmente conduce el canal digital Black Metal Mvffin, promociona la cultura de la escena musical, así como realiza reseñas de bandas y eventos musicales del Metal en México y el mundo.