JADE | La voz más dulce del anime | EDUI TIJERINA | Septiembre 2022

Mariana Yampolsky y su amor por México | GABRIELA ARENAS | Marzo 2022

Por: Gabriela Arenas
Fotografía: Cortesía


Mariana Yampolsky y su amor por México

Mariana Yampolsky es una reconocida fotógrafa, que no sólo estaba enamorada de México, sino que realizó un aporte invaluable al arte y cultura mexicana.

La lucha por la igualdad de género es indispensable para lograr un mundo más igualitario, en el que todas las mujeres gocen de plena igualdad y en donde se hayan erradicado todos los obstáculos sociales, económicos y jurídicos que impidan su crecimiento.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, que se conmemora el 8 de marzo, resulta indispensable hablar de Mariana Yampolsky, reconocida fotógrafa, que no sólo estaba enamorada de México, sino que realizó un aporte invaluable al arte y cultura mexicana.

Mariana Yampolsky nació en Chicago, Illinois, el 6 de septiembre de 1958, siendo de padre ruso y madre alemana. Pasó su infancia en un ambiente intelectual y artístico, leyendo por horas y tocando el violín. Estudió humanidades y arte en la Universidad de Chicago, donde escuchó hablar sobre el Taller de Graficas Populares, un colectivo ubicado en la Ciudad de México, el cual buscaba mantener vivos los ideales de la Revolución Mexicana.


En 1945 decide viajar a México en busca de dicho taller, convirtiéndose en la primera mujer miembro y curadora de sus exposiciones. Sin duda esa experiencia, dejó una gran huella en su formación artística y política.

A la par del taller, estudió pintura en La Esmeralda y más tarde ingresó a La Academia de San Carlos, donde tomó clases de fotografía con Lola Álvarez Bravo.

Mariana adquirió un profundo amor por México y realizó distintos viajes por toda la República Mexicana, en donde fotografió a personas, paisajes y arquitectura de una forma poética. En 1958, renunció a su nacionalidad estadounidense y se nacionalizó mexicana.

A partir de su obra fotográfica, es posible entender su particular sensibilidad y su gran empatía, siendo su tema recurrente, la vida cotidiana de las comunidades indígenas y campesinas. Mariana logró reivindicar y dignificar al indígena, que había sido siempre tan desdeñado y desairado, convirtiéndose ese en uno de los aportes más importantes de su obra.

Mariana también fue bibliófila y profesora de inglés, al igual que fundadora del Centro de Enseñanza de Lenguas Extranjeras en el IPN y cofundadora del Salón de la Plástica Mexicana. Murió de cáncer el 3 de mayo del 2002. 


En el 2018 la Fundación Mariana Yampolsky, cedió a la Universidad Iberoamericana el archivo fotográfico de la artista, integrado por 74,000 negativos, 11,000 libros, cientos de grabados, sus cámaras y su violín.

El pasado 10 de diciembre, su archivo obtuvo la denominación de “Patrimonio Documental de México” por la UNESCO, con el fin de reconocer la importancia del patrimonio documental, propiciar su conservación y promover el acceso al mismo. 

Mariana Yampolsky es, sin duda, una ventana a un mundo que no podemos ni debemos olvidar, un mundo que ella exaltó a través de sus imágenes. 

gabyarenas1@gmail.com