JADE | La voz más dulce del anime | EDUI TIJERINA | Septiembre 2022

La versatilidad de los museos | IRMA IDALIA CERDA | Febrero 2022

Por: Irma Idalia Cerda
Fotografía: Especial 


La versatilidad de los museos

Hace días me enteré por las noticias que los museos y las salas de conciertos en Holanda se convirtieron temporalmente en salones de belleza y gimnasios, esto, en protesta por las restricciones que impuso el gobierno como medida contra el coronavirus.

“Decenas de espacios culturales holandeses transformaron sus instalaciones por el día. El Museo Van Gogh, por ejemplo, convirtió una de sus salas en un salón de belleza, con cuatro estilistas que le cortaban el pelo y les pintaban las uñas a sus clientes frente a cuadros icónicos, al tiempo que dos barberos hacían lo propio sobre el escenario del Concertgebouw, la sala de conciertos más importante de Ámsterdam, mientras la orquesta interpretaba la Sinfonía n° 2 de Charles Iver”, publicado en “La Nación” el pasado 19 de enero de 2022.

¿Se pueden imaginar eso? me hubiera gustado presenciarlo. Y aunque las razones fueron para manifestarse en contra de un mandato, resulta una acción novedosa que podría ser replicada en otros países.

Y es que los museos son vistos como santuarios, pero eso no significa que puedan ser multifuncionales; entonces recordé un par de eventos especiales en estos espacios en Monterrey, especialmente en el Museo de Arte Contemporáneo MARCO y en el Museo de Historia Mexicana.

En el 2006 el Museo de Historia Mexicana albergó a las Momias de Guanajuato, lo cual fue todo un acontecimiento, porque muchos nuevoleoneses no habían tenido la oportunidad de viajar a Guanajuato en donde se encuentran de manera permanente. Esta Muestra Itinerante registró más de 200 mil visitantes.

Otra actividad original ocurrió en el 2017 en el Museo MARCO, como parte de la inauguración de la exposición Re/ Vuelta del artista Héctor Zamora, en la que un grupo de 17 músicos elaboraron nieve artesanal en un “performance” al que asistieron cerca de 200 personas.

Porque desde hace tiempo quedó atrás la idea de que los museos son sitios solemnes en los que nada más se nos permite contemplar cuadros y esculturas; los tiempos cambian y con ello la forma de percibir el arte en todas sus manifestaciones.

En estos dos años de pandemia, los espacios culturales en general han tenido que diversificarse, aunque no han llegado a convertirse en salones de belleza o gimnasios como lo que hicieron en Holanda, pero no podría descartarse algo similar o que se hiciera como una especie de experimento.

Por otra parte, desde hace años, en algunos países de Europa, como por ejemplo Holanda o Inglaterra, algunas Iglesias ahora funcionan como Museos, Bibliotecas o hasta sitios de entretenimiento, lo que ha provocado mucha polémica por parte de la grey católica, al considerar que se están profanando los templos.

Lamentablemente esto se debió a que los fieles dejaron de acudir a estos centros de oración, pero si lo vemos sin el juicio religioso, una gran cantidad de Iglesias son verdaderas obras de arte y desde esa perspectiva, la belleza no está peleada con la divinidad. 

irma_idalia@hotmail.com