MIGUEL SAHID | En acción por la actuación | EDU TIJERINA | Noviembre 2021

El fan #1 | RENÉ ALDRETTE | Septiembre 2021

El fan #1

Me es muy difícil comenzar a escribir sobre mi papá, no porque no sepa qué decir, sino porque hay demasiado que contar.

El día 6 de agosto de 2021 falleció mi padre, el Arq. René Abiel Aldrette González.

Y aunque el espacio que se me brinda en esta revista es para hablar de asuntos relacionados al Rock, Metal y a la música en general; quiero aprovechar para compartir un poco acerca de mi papá a manera de homenaje y agradecimiento, ya que, gracias a él, es que tengo ese gusto por la lectura y la escritura que tanto me ha influenciado a través de los años.

Me es muy difícil comenzar a escribir sobre él, no porque no sepa qué decir, sino porque hay demasiado que contar.

¿Por dónde comienzo?

En un principio, pensé en escribir este artículo dirigido a él, para decirle cuánto significó para mí y como marcó mi vida con sus enseñanzas. Pero eso no fue necesario, ya que tuve la fortuna de hacérselo saber en vida. Sin embargo, quiero escribirlo para ti, que estás leyendo estas líneas, con el fin de que te des una idea de cómo comenzó todo esto.

El nació en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, un 16 de noviembre de 1942, en el seno de una familia humilde y muy trabajadora. Quedó huérfano de padre a la edad de 12 años, siendo mi abuela a la que le tocaría sacar adelante a sus 7 hijos. Papá estudió la carrera de arquitectura, dedicándose a ella con amor hasta el día que decidió retirarse.  

A finales de la década de los 60’s conoció a mi mamá, se casaron y tuvieron 3 hermosos hijos, siendo yo el de en medio y una verdadera belleza (eso me lo dijo él a escondidas de mis hermanos). Tuvimos la fortuna, que con su duro trabajo, pudo darnos techo, alimento, estudios y viajes. Algo que le reconozco y agradezco.

Por mi parte, creo que le heredé su gusto por la arquitectura y el arte. Él me alentaba a la lectura y comentábamos sobre obras literarias que nos gustaban. Adoptamos como costumbre, que cada vez que yo llegara a visitarlos a su casa, me retaba con una pregunta sobre el significado de tal o cual palabra rara, que estuviera fuera de uso en el idioma español, haciendo yo lo mismo con alguna otra palabra que descubría en algún libro. La mayoría de las ocasiones él ganaba el reto, sin embargo, cuando yo lograba superar su prueba, podía ver que más que derrotado por mi respuesta correcta, se sentía orgulloso de mi, demostrándolo a través de una sonrisa.

En sus últimos años, yo solía sentarme a platicar con él durante horas. Me contaba sobre sus años dorados, sobre sus proyectos arquitectónicos, sus viajes, niñez, etc. Me platicaba de lo orgulloso que estaba de sus nietos y de cómo parecía que había sido ayer, cuando los cargó por primera vez. Niños que ahora, se habían convertido en muchachos deportistas que estaban más altos y fuertes que él.

Recuerdo como sus ojos se llenaban de vida cuando mi hijo, Reno Jr, lo visitaba y platicaba sobre cómo le iba en la universidad. Tengo muy presente como sus ojos se llenaron de lágrimas, el día que mi hijo, su primer nieto, nació y supo que llevaría también su nombre. Me platicaba cuánto deseaba que crecieran sanos y fuertes y que se prepararan para ser personas de bien. 

Hace unos años, se sorprendió gratamente cuando le dije que abriría un canal de YouTube con un amigo para hablar de música. “Pinches locos” me dijo riéndose y alentándome desde la primera emisión. Siempre comentaba en los videos, aunque no le gustara la música que escuchara. Siempre me decía: “Mijo, no entiendo de lo que hablan, pero como sea les escribo para apoyarlos”. Y esos son los detalles que lo hacían grande.

Hace un par de años, cuando supo que me habían invitado a escribir en esta publicación, “no cabía por la puerta” de lo hinchado que sentía su pecho de alegría, pues su consentido ya era “escritor”. NOTA: Mi hermana y hermano no van a estar muy contentos de saber que yo era su “conse”.


Y en todos y cada uno de los artículos que he escrito, entendiera del tema o no, el siempre escribiría algún comentario. Yo solía mostrarle los borradores de las cosas que publicaría, pues con su experiencia de muchos años como lector, me daba consejos sobre si debía cambiar algo o explicarlo de alguna manera que se pudiera entender mejor. Gracias a él, es que he tratado de escribir mis artículos de manera de que todos puedan entenderlos, aficionados o no al Rock y al Metal.

Sin embargo, durante sus últimos meses, su enfermedad ya le impedía leer cómodamente mis artículos o ver los videos que producía. Así que ahora, en lugar de enviárselos por e-mail para que los leyera y revisara, yo los imprimía y se los leía sentado junto a él en su lugar favorito de la casa. Se los leía despacio, los escuchaba muy atento y me daba sus opiniones. Por un momento sentí, que se cambiaban los papeles… de pequeño él me leía cuentos. Al final, yo le leía mis artículos. 

El vivió 28,753 días, de los cuáles, 17,646 de ellos tuve la fortuna de tenerlo junto a mí como padre, mentor, consejero y amigo. Voy a extrañar sus palabras, sus puntos de vista, su apoyo, y sobre todo, el verlo sentado en su sillón favorito cuando llegaba a su casa. Pero sé que de alguna manera, él estará siempre a mi lado para darme su consejo. Ahora tendré que navegar solo y aplicar lo que me decía a la hora de escribir. Llegó la hora de poder volar por mi cuenta, porque él me preparó precisamente para que eso sucediera.

Siempre me alentó a seguir mis sueños y apoyó en todo lo que quise hacer. Mi mamá me dice que mi “jefe” siempre me admiró por lo que hacía, que él era mi Fan… sin embargo, la realidad es que yo siempre lo admiré y seré su Fan #1. 

Te amo Pa’ 

REST EASY


René “Reno” Aldrette 

Arquitecto, artista plástico, músico y promotor del género del Metal. Actualmente conduce el canal digital Black Metal Mvffin y promociona la cultura de la escena musical.