MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

De una calidez narrativa | MIGUEL ÁNGEL ARRITOLA | Mayo 2021

Te Invito a Leer

De una calidez narrativa

Edui Tijerina Chapa 
Escritor, Guionista y Dramaturgo

Cuando Miguel Ángel Arritola envió a mi WhatsApp el link para su nuevo libro electrónico me propuse esperar a tener un tiempo “de corrido” para su lectura.

Y es que su estilo es tal, que una vez que se abren las páginas no se pueden dejar de lado.

“¡Aún no amanece!”, con prólogo de Martín Fuentes y dedicados a los queridos Lupita Elizondo y Rogelio Villarreal (QEPD) es un repaso general, mezcla de emoción y análisis racional, de todo cuanto nos ha tocado vivir a lo largo del año que llevamos codo con codo con la pandemia por Coronavirus.

Desde el título encontramos la dualidad de tristeza y esperanza, de paciencia y ansiedad, de oscuridad y luz. Un título que liga a la noche por la que estamos pasando, la tensa calma que la caracteriza, el deseo de que pase pronto y que la nueva mañana llegue esté cargada de bendiciones, acompañada de un renacer luminoso.

Con la calidez que caracteriza su narrativa, nos lleva de la mano a las primeras alarmas: las noticias en los medios, los que se angustiaron al máximo y los que se la tomaron a la ligera; los que se rieron vía memes, los que armaron teorías de conspiración, los que nunca creyeron… Luego, a las consecuencias de una rápida propagación, resultado en parte por las indicaciones erráticas de los “ejemplos de gobierno” y, en otra porción, por la irresponsabilidad de muchos al no seguir protocolos de cuidado.

Los que podrían quedarse en casa, los que tenían que salir a cumplir con sus obligaciones o a buscar el sustento; los que cancelaron proyectos, eventos y presentaciones… Los que perdieron sus fuentes de sustento y quedaron sin comer y los que, desde la comodidad de sus casas bien abastecidas, juzgaban el paso a paso de los otros.

Una radiografía del caos vista desde un periodista sensible que logra el puente entre las preguntas básicas de la investigación y el tinte emotivo y empático que da la capacidad de leer las miradas, los gestos, las posturas, las inflexiones de voz.

Aprenderemos fuertes lecciones, desde las experiencias de una mujer necesitada (Mary), un critico mordaz (Daniel), una mesera novata en el uso de termómetros, las vivencias de figuras teatrales y de la canción y la interpretación del autor a todo cuanto le llegaron a contar.

El paso de los meses, la zozobra, cada vez más pérdidas, cada vez más muertes…y cada vez más esperanzas… “El miedo a morir solos, sin un abrazo”.

La pandemia y sus efectos en la estructura social. La pandemia y sus efectos sobre los seres humanos. La pandemia y la sacudida que nos ha obligado a revalorarnos, a sopesar el entorno y a marcar nuevas pautas de vida.

Temas revisados una y mil veces a lo largo de estos ya más de 365 días. Una revisión más que, aunque sobre tema muy tocado, descubre nuevas vetas.

Se supone que hemos aprendido de valores, de perdón, de autoconocimiento. Se supone que esta experiencia terrible está haciendo de nosotros mejores personas. Ojalá que así sea.

Que cuando todo pase, seamos mejores. Y que no se nos olvide rápido… que no volvamos a ser los de antes. Que al vernos ante el espejo podamos decir: “Salí renovado, mejorado y con una mayor capacidad de darme a los demás”.

Mil gracias, Miguel Ángel, por este regalo que, a la vez, es un llamado de atención sobre lo importante que es ver, sentir, pensar y analizar todo cuanto nos rodea.

Gracias porque, aunque “¡Aún no amanece!” nos inyectas optimismo para decir: “Pronto amanecerá”.

Nos ayuda a reflexionar 

Ángel Ayala 
Maestro experto en Masonería

Mi estimado Miguel Angel Arritola, al leer tu propuesta literaria “¡Aún no amanece!” me doy cuenta de las muchas reflexiones que como individuos y como sociedad, debemos hacernos ante los hechos extraordinarios e insólitos que estamos viviendo.

No cabe duda que la capacidad que tienes para comunicar tu sentir se conecta perfectamente con lo que muchos estamos pasando y eso nos permite captar claramente tu solidaridad y empatía ante las diversas situaciones que se están dando actualmente.

La toma de conciencia a la que nos invitas en cada página de tu libro es muy necesaria en estos momentos y la enseñanza que surge en cada ejemplo que nos expones, nos permite darle un valor muy significativo a nuestra vida y a la vida de los demás.

A un año de la pandemia, esta lectura nos permitirá hacer un análisis muy personal de lo que estamos haciendo o dejando de hacer y nos ayudará, por un lado, a reconocer lo mucho o poco que tenemos y hacemos, y por el otro, a entender que la vida no es perfecta pero siempre será perfectible y por lo mismo no debemos de bajar nunca la guardia porque cada segundo cuenta y es igual de importante en cada instante.