MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

Hotel California | RENO ALDRETTE | Febrero 2021

Hotel California

Si hay una canción que haya sido exitosa y al mismo tiempo por todos conocida, esa sería “Hotel California”, de la banda estadounidense Eagles.

El conocido tema vio la luz el 22 de febrero de 1977. Han pasado ya 44 años desde esa fecha y el mismo sigue tan vigente como hace casi medio siglo. Con música compuesta por Don Felder, y letra a cargo de Glen Frey y Don Henley, llevó a Eagles al punto más alto de éxito en su carrera. La banda se llevó el premio Grammy por el mejor disco del año en 1978, así como 26 albums de platino alrededor del mundo, convirtiéndose en uno de los discos más vendidos en la historia, al registrar más de 32 millones de copias vendidas. Además, el duelo de guitarras entre Don Felder y Joe Walsh, ha sido calificado como el más icónico en la historia del rock.

Pero más allá de todos esos logros, lo que destaca gran parte de ese éxito, es el riesgo que tomaron al componer la letra con un tema muy poco común dentro de industria discográfica de aquella época. Y es que se atrevieron a escribir una historia que bien podría haber formado parte de algún episodio de la Dimensión Desconocida. 

Glen Frey explica que, aunque Eagles como banda se formó en el área de Los Angeles; ellos fueron a California a buscar fortuna desde otros estados. Y siendo ellos “foráneos”, estaban acostumbrados a dar largos paseos en auto por diferentes lugares de ese estado, incluidos sus desiertos, donde era costumbre el consumo de ciertas drogas y alcohol. Todas esas experiencias, aunado al hecho de querer escribir sobre un tema diferente y con giro oscuro, lo llevaron a componer esa obra musical.

La canción comienza narrando un viaje por una desierta carretera. Cuenta como el personaje siente el viento fresco en el cabello y el cálido olor a “colitas” (otra forma de llamar a la mariguana) levantándose en el aire.

“De pronto, logro distinguir una débil luz que centellea en la distancia. Mi cabeza se vuelve pesada y la vista se nubla, obligándome a detenerme a descansar por esa noche”.

“Y ahí estaba ella parada en la entrada, cuando escucho la campana de la posada, mientras pienso si acaso eso era el cielo o era el infierno. Entonces ella encendió una vela y me mostró el camino, cuando en el corredor se escuchaban voces que decían:”

“Bienvenido al Hotel California, un lugar encantador, un rostro encantador… Hay mucho lugar en el Hotel California, en cualquier época del año, aquí lo puedes encontrar”.

“Su mente estaba perturbada por las joyas, ella tenía un Mercedes Benz. Tiene a muchos chicos lindos, a los que ella llama “amigos”. Ellos bailaban en el patio bañados con el dulce sudor del verano. Algunos bailes para recordar, algunos bailes para olvidar”.

“Entonces, llamé al capitán: “Por favor, dame mi vino” y me contestó: “no hemos tenido esa cosecha aquí desde 1969”. Mientras las voces seguían llamándome desde muy lejos. Me despertaban a mitad de la a noche, sólo para escucharlos decir:”

“Bienvenido al Hotel California, un lugar encantador, un rostro encantador… Ellos disfrutan la vida en el Hotel California. ¡Qué sorpresa tan agradable! dime tus excusas.” 

“Espejos en el techo, el champagne rosado en hielo y ella dijo: “Todos somos prisioneros aquí por voluntad propia”. Y en los aposentos del maestro, ellos se reunieron para el festín. Lo apuñalaron con sus cuchillos de acero, pero no pudieron matar a la bestia”.

“Lo último que recuerdo es que corría hacia la puerta. Tenía que encontrar el pasaje de vuelta hacia el lugar de donde estaba antes. “Relájate” dijo el portero nocturno “Estamos preparados para recibirte, puedes hacer el check-out cuando quieras, pero nunca podrás irte…”

Y la canción concluye con uno de los solos de guitarra más recordado y apreciado que jamás haya sido interpretado. Cada vez que la escucho puedo sentir como se me erizan los vellos de la nuca. 

No puedo evitar pensar en los riesgos que tomaron al abordar un tema tan poco usual y arriesgarse así con una canción con la que sólo había 2 opciones: te llevaba al éxito, o te hundía.

Y tan extraño como la historia que nos cuenta y contra todos los pronósticos, Hotel California salió adelante, siguiendo aún vigente en el gusto de la gente y sonando en la radio, al ser una canción atemporal en la que parece que el tiempo se detuvo.

Nos atrae con su suave melodía e intrigante historia que, una vez que la escuchas, te sucede lo mismo que al personaje principal de la canción, estás condenado a vivir dentro de ella por siempre.


René “Reno” Aldrette 
Instagram: @blackmetalmvffin666 
FB: @BlackMetalMvffin 
Twitter: @blackmetalmvfin 
blackmetalmvffin@gmail.com

Arquitecto, artista plástico, músico y promotor del género del Metal. Actualmente conduce el canal digital Black Metal Mvffin y promociona la cultura de la escena musical.