MIGUEL SAHID | En acción por la actuación | EDU TIJERINA | Noviembre 2021

Mitos, Traumas y Realidades del Mexicano | GABRIELA ARENAS | Septiembre 2020S

Por: Gabriela Arenas
Fotografía: Especial






Mitos, Traumas y Realidades del Mexicano

Con más de 20 libros publicados, Juan Miguel Zunzunegui nos narra nuestra historia desde un punto de vista muy diferente al que nos inculcaron desde niños en la escuela, desmitificando héroes y mitos. 

Conocer, entender y aceptar nuestra historia podría ser el primer paso para liberarnos como país, del sentimiento de conquista y derrota que nos ha marcado a través de los años. 

¿Estudiar nuestro pasado nos puede servir para liberarnos del mismo?

“Aplica igual al individuo que a un pueblo. Todo lo que tú eres, o crees que eres hoy, tiene que ver con tu pasado. En psicología individual es muy claro, somos nuestro pasado, nuestra reacción al pasado; pero dado que el pasado no existe más que en la mente, en la memoria, lo que somos hoy es resultado de nuestra narrativa, una versión del pasado y, ante todo, a la carga emocional que le damos a los hechos del pasado”. 

“Voltear a ver el pasado te permite entender por qué eres o cómo eres hoy, y si esa forma de ser no es funcional, no te hace feliz, no te ayuda a seguir libre hacia el futuro, entonces tienes que hacer modificaciones en ti…. dado que Es IMPOSIBLE modificar los hechos del pasado, lo que debes de modificar es la carga emocional, los significados, las interpretaciones”.

“Analizar el pasado te ayuda a entender porqué hoy eres como eres; aprendido eso, hay que soltarlo, o asumir que el presente es el pasado del futuro; es decir, que hoy estamos causando lo que seremos mañana”.

¿Somos un país obsesionado con nuestro pasado y con miedo al futuro?

“Nos han hecho así, justo con nuestra narrativa histórica basada en la victimización total y en una supuesta conquista que no es más que un discurso de justificaciones. Es una maraña psicológica simple pero interesante: como el presente está jodido, y eso me genera temor al futuro, vivo en el pasado, no en el real desde luego; porque un mal presente sólo puede tener detrás un mal pasado, entonces inventamos un pasado idílico, que nunca existió, para evadirnos de la realidad y vivir en él. Obviamente esa actitud hará que el futuro no tenga oportunidad, y así sólo entramos en el eterno retorno de lo idéntico: el presente siempre será terrible, y siempre nos esconderemos en el pasado ficticio”.

¿Cuáles son los principales mitos que sustentan a nuestra historia?

“Para mí, toda la narrativa histórica del siglo XX giró en torno a cuatro mitos fundamentales: el perfecto y edénico pasado indígena; la conquista como evento terrible que acaba con ese pasado y nos condena en el presente; la independencia, llena de mentiras, como un nuevo renacer; y la revolución como una supuesta lucha de clases por la justicia social”.

“Esa es la narrativa del PRI, que es la réplica del PRI de los setenta, modificó muy poco esa narrativa con el discurso de las tres transformaciones, donde el principal mito es que nuestra historia y sus guerras son una continua transformación hacia el progreso, la democracia y la libertad… y desde luego, que el actual régimen es la gloriosa culminación de esa lucha”.



“Nos han hecho así, justo con nuestra narrativa histórica basada en la victimización total y en una supuesta conquista que no es más que un discurso de justificaciones”

¿Cuáles son los principales traumas del mexicano?

“Todo se deriva del trauma de la conquista, eso es lo que padecemos; se transforma en derrotismo, victimización, frustración… y, ante todo, en un discurso que siempre ha manejado el pueblo, y que hoy es encabezado por el gobierno: nada es culpa mía, yo todo lo hago bien, pero alguien conspira en mi contra; sean los conservadores contra el presidente o los árbitros contra la selección mexicana” 

¿Por qué convertimos a la pobreza y a la humildad en virtudes?

“Es lo que denomina Nietzsche; hacer de la necesidad una virtud. En vez de superar mi estado actual de miseria, en todos los sentidos, digo que mi miseria es de hecho mi mayor virtud. Con esto, desde luego, sólo perpetuamos el círculo vicioso de la miseria, pero fingimos que es virtuoso”.

¿Por qué necesita el mexicano la figura del padre o del mesías?

“Porque históricamente nos despojamos de uno, Cortés, y hasta de nuestra madre simbólica, Malinche, para convertirnos en un pueblo huérfano de padre, y con una madre divina, la virgen, que justo te quiere por ser pobre”.

“La madre virgen sólo te puede dar consuelo espiritual, y el consuelo material, que nunca llega, es una eterna promesa. De eso han vivido todos los políticos del siglo XX y XXI, de la esperanza, que se convierte en una tiranía”.

¿Qué nos impide ser un país unido?

“Que jamás se ha buscado un proyecto de unidad social, y que de hecho se promueve la división desde los gobiernos como método de control”. 

“Históricamente es claro, desde la Nueva España, y de hecho desde antes, la sociedad desarrollada en este territorio siempre fueron diferentes grupos sociales enfrentados; por razones obvias el espíritu es el virreinato, pero ya independientes se siguió promoviendo esa división. En la primera mitad del siglo XIX porque la elite criolla en el poder no buscaba ningún cambio; y después, como es el caso de Juárez, porque un grupo con una ideología se impone, y asume como enemigo a todo aquel que piensa distinto; en ese sentido es que es juarista el actual presidente, en lo intolerante”.

“Ya después, en un mundo de revolución industrial, con Porfirio, y los gobiernos revolucionarios después, porque el proyecto político económico fue ofertar a México como mano de obra barata, y para eso la pobreza es fundamental. Jamás hemos sabido dialogar”.

“Tenemos que superar nuestro profundo odio e intolerancia para crecer como país. Somos una sociedad inquisidora, con eso no hay nada que se pueda construir”



¿Cuál es el síndrome de Masiosare? 

“En resumen y derivado de todo lo anterior, que el mexicano tiene un sólo enemigo; el mexicano de al lado”.

¿Qué personajes deberían haber sido los verdaderos héroes y villanos?

“Más bien se trata de superar una historia de claroscuros de telenovela barata, con buenos y malos, y entender que todos son seres humanos con defectos y virtudes, con luces y sombras. Las versiones de buenos y malos se hacen justo para dividir a los pueblos”.

¿Qué tenemos que superar para poder crecer como país?

“Por encima de cualquier otra cosa, nuestro profundo odio e intolerancia. Somos una sociedad inquisidora, con eso no hay nada que se pueda construir”.

¿Existe otra manera de contar nuestra historia para cambiar nuestra mentalidad?

“Del mismo modo que existe una manera distinta de contarte tu historia individual, cambiando el significado emocional del que hemos dotado al pasado. Si tu como individuo te cuentas una historia de derrota y sometimiento como base de tu ser, no hay nada que puedas hacer, y así contamos la historia de México”.

“Nuestra división viene desde nuestra narrativa histórica. Somos hijos de dos grandes raíces, la mesoamericana y la europea, de dos grandes imperios, el mexica y el español, de grandes conquistadores y triunfadores de ambos lados del océano, pero preferimos contarnos una historia de conquista, de derrota y de enfrentamiento. El problema es que hoy no se enfrenta españoles contra mexicas, nos enfrentamos, partidos en dos, adentro de nuestra mente”.

Estamos viviendo un momento histórico, un cambio mundial, ¿qué podemos esperar cuando pase esta pandemia?

“Nada, porque nada cambia por arte de magia. Un acontecimiento como esta pandemia sólo pone una coyuntura, un contexto, un alto en el camino, un descanso, una oportunidad…, pero lo que resulte de ello depende de cada quien como individuo y como pueblo”.

“Nada se transforma solo, nada sale de la nada…, y nada bueno se construye desde el odio y el rencor, que es finalmente lo que esta pandemia nos está exacerbando”.

“A nivel individual cada quien podrá obtener mucho o nada de esta situación, depende de tu voluntad y de tu capacidad de ser introspectivo…y el pueblo mexicano no tiene voluntad ni actitud de introspección, siempre buscando culpables externos”.

“Esta será una más de las oportunidades históricas que hemos dejado pasar”.

¿Por qué tu admiración a Hernán Cortés, poniéndolo al nivel de Alejandro Magno y Ciro II El Grande?

“Para responder esa pregunta tendría que escribir todo un libro…, que fue justo lo que hice. Alejandro conquistó el imperio persa en sólo diez años y con 30,000 hombres, César conquistó las Galias con sólo 20,000 y en la mitad de tiempo…, Hernán Cortés conquisto el imperio mexica en 18 meses con menos de mil hombres”.

“Pero más allá de una hazaña bélica estratégica, es importante trascender el mito de primaria que nos contamos sobre Cortés, y entender toda su vida y su mente; es un triunfador, un grande entre los grandes, y nos privamos de todo eso al tener la botarga histórica que tenemos”.

“El pueblo mexicano no tiene voluntad ni actitud de introspección, siempre buscando culpables”

Háblanos un poco de tu próximo libro “Hernán Cortés, Encuentro y Conquista”.

“Para contarte la historia de México hay que contar la de España, la de Europa y la del mundo, porque todo incide en el nacimiento de México. Yo te cuento una historia de Cortés que incluye una profundización en el mundo entero, para entendernos en cero y no en pedazos”.

“Propongo una nueva narrativa, es decir, una nueva forma, mucho más gloriosa, de ver nuestro pasado. No te cuento los dos años de la conquista, sino una historia total, global, abarcando aspectos místicos y religiosos, porque no se puede comprender México si se pasa por alto ese aspecto”.

“Mi historia de Hernán Cortés termina siendo una historia de la humanidad, donde el nacimiento de México juega un papel fundamental; es una versión de la historia que busca nuestro despertar y que alcancemos una grandeza a la que estamos prácticamente destinados”.

“Como dice el título, trato de mostrarte encuentro, donde nos han hecho ver conquista; para que tengamos unión y no división, como base para construir la historia de nosotros mismos”. 

Algunos de ENTREVISTA sus libros publicados

• HERNÁN CORTÉS: encuentro y conquista. Grijalbo 2020 
• México a tres bandas (ensayo) Grijalbo 2020. En colaboración con Leopoldo. 
• El Mito de las Tres Transformaciones. (ensayo) Grijalbo 2019 
• El Evangelio según Luzbel. (ensayo) Grijalbo 2016 
• Los Mitos que nos dieron Traumas. México en el Diván. (ensayo) Grijalbo 2012 


Semblanza

Juan Miguel Zunzunegui (Estado de México, 1975) es licenciado en comunicación y maestro en humanidades por la Universidad Anáhuac, maestro en Materialismo Histórico y Teoría Crítica por la Universidad Complutense de Madrid, y Doctor en Humanidades por la Universidad Latinoamericana. Cuenta con diplomados en filosofía por la Universidad Iberoamericana, en religiones por la Universidad Hebrea de Jerusalén, y en Mundo Islámico por el Instituto Cultural Helénico. 

De 1998 a 2008a fue académico en diversas universidades como: Universidad del Claustro de Sor Juana, Universidad de la Comunicación, Universidad Anáhuac, Universidad del Valle de México y Tecnológico de Monterrey. Desde 2004 hasta la fecha imparte diplomados de diseño propio sobre historia, filosofía, sociedad y religión.

Ha sido conductor de radio y televisión, así como director de varias revistas; es autor de más de 20 libros y ha publicado más de 300 artículos en diversos medios editoriales. Es también colaborador de historia y cultura en Grupo ACIR. En la actualidad se dedica a impartir conferencias y talleres, a la docencia, y continúa escribiendo.