MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

Frida Kahlo | ANDREA DÍAZ | Agosto 2020

La historia detrás del héroe

Frida Kahlo

Su obra fue un reflejo de los acontecimientos que vivía, siendo sus pinturas claras representaciones gráficas del dolor que ella sentía.


Es tanto lo que se dice de ella que es difícil saber dónde termina el personaje y empieza su persona. Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón (1907-1954) nació en Coyoacán, México, en una familia de ascendencia alemana y oaxaqueña; la dicotomía de su origen permanece como una constante en la temática de su obra. Su vida, como es bien sabido, fue marcada por la tragedia: accidentes, enfermedades, abortos, relaciones tortuosas, depresión. A lo largo de los años, su obra fue reflejo de los acontecimientos que vivía; sus pinturas son representaciones gráficas de dolor.

De niña no tuvo interés en las artes, al contrario de lo que podría esperarse con un papá fotógrafo. No, su involucramiento en la pintura surge a partir de las largas temporadas que debe pasar encamada por cuestiones de salud. A los dieciocho años tuvo un accidente: el autobús en el que viajaba fue arrollado por un tranvía. Este impacto destrozó el cuerpo de Kahlo al punto que requirió 32 intervenciones quirúrgicas e igual quedó con graves secuelas: dolor crónico el resto de su vida, incapacidad de tener hijos, dificultad para moverse y, en general, una salud precaria. Todas ellas quedaron plasmadas en diferentes obras, como La columna rota, Hospital Henry Ford y Retablo.

Según sus propias palabras, su vida tuvo dos accidentes: el tranvía y Diego Rivera. Desde que lo conoció, toda su vida se construyó en torno a él. La relación duró hasta su muerte. Juntos se hicieron de una atareada vida social e involucramiento activo en la política, que les permitió codearse con figuras públicas de renombre internacional como André Breton, Tina Modotti y, crucial, León Trotsky. 

Kahlo tenía fuertes opiniones sobre las cosas y nunca dudo en expresarlas. Aún más importante, su posición le permitía expresarlas y que fueran escuchadas. A diferencia de otros artistas, Kahlo supo el impacto que su nombre causaba y seguiría causando a lo largo del tiempo. Hasta sus últimos días fue pasional sobre sus ideologías: las artes, el comunismo, las raíces mexicanas, Diego… 

Más de una causa ha tomado su figura como bandera (el feminismo, la discapacidad física, por nombrar algunas) por sus acciones y su forma de vivir. ¿Pero con qué tanta intención lo hacía? Toda esta comercialización y conversión de su persona en un personaje parece más la romantización de su calvario, su crónico dolor físico y emocional, que la apreciación por su aportación y su vida. Hasta sus últimos días luchó contra el mundo y contra sí misma.



Andrea Díaz 



Nacida en Victoria, Tamaulipas y Licenciada en Letras por la Universidad de Monterrey. Se ha desarrollado principalmente en los ámbitos de las causas sociales, la violencia de género y la filosofía del lenguaje.