MIGUEL SAHID | En acción por la actuación | EDU TIJERINA | Noviembre 2021

La fotografía en el cine | GABRIELA ARENAS | Julio 2020

Por: Gabriela Arenas
Fotografía: Archivo


La fotografía en el cine

Es imposible hacer una buena película, sin una cámara que sea como un ojo en el corazón de un poeta.

El filme “Ya no estoy aquí” del director Fernando Frías, ha sido catalogada como una de las mejores películas mexicanas del 2019. El cineasta mexicano Guillermo del Toro, fue uno de los que elogió el trabajo realizado en ella: “Me emocionó, me sacudió, me hizo pensar y me provocó profunda admiración y respeto”.

Sin duda, la fotografía a cargo de Damián García, fue uno de los aspectos mejor valorados de la cinta, ya que a través de su cámara logró capturar el desarraigo, el desamparo y la nostalgia de Ulises, protagonista de la misma. Utilizando planos fijos y movimientos sutiles de la cámara y con una naturalidad casi documentalista, nos mostró un retrato de la cultura de los “Cholombianos”, logrando capturar a través de la cámara, todos los momentos necesarios para hacernos sentir parte de la historia.

La pintura es un arte que para ser comprendida, se sirve de la intuición y de la sensibilidad. La película “Ya no estoy aquí” es un claro ejemplo de cómo la fotografía de Damián García, es capaz de lograr capturar imágenes similares a las plasmadas en un lienzo de un artista plástico, pero llevadas en movimiento a través del tiempo.

Estamos siendo testigos en el cine, de una gran generación de fotógrafos mexicanos, como Emmanuel Lubezki, Rodrigo Prieto, Guillermo Navarro, Gabriel Beristaín y ahora por supuesto de Damián García. Todos, parte fundamental en el proceso de traducir la visión del director en un universo artístico de imágenes. Para ello estudian la óptica, los encuadres, las composiciones, las texturas, las distancias de la cámara, la posición de los personajes, sus movimientos, el sentido de la escena y hasta los guiones.

También deben cuidar otros aspectos técnicos, como la iluminación, el tratamiento del color e incluso las sensaciones que deberán transmitir a los espectadores en cada plano. 

Sin duda el secreto detrás de una buena cinta está, en ser capaces de fusionar cuidadosamente las palabras, las imágenes y los movimientos. 

gabyarenas1@gmail.com