MIGUEL SAHID | En acción por la actuación | EDU TIJERINA | Noviembre 2021

La inquilina incómoda | IRMA IDALIA CERDA | Mayo 2020

Por: Irma Idalia Cerda
Fotografía: Especial


La inquilina incómoda

La tuvimos que dejar entrar porque fue casi obligatorio. Es tan influyente que fue recomendada por los “de arriba”. En fin, hemos tratado de llevar la fiesta en paz y tolerarla.

Y a nos habían advertido. Es conflictiva e invasiva. No planeábamos recibirla pero de todas maneras se instaló y ya lleva más de un mes en nuestras casas.

Y además es muy autoritaria, pues desde que “habita” con nosotros se ha puesto muy demandante : no nos deja salir, quiere todo súper limpio -es escrupulosa - y nos hace trabajar también en la casa : ¡uf! y pensar que todavía tenemos que aguantarla.

El otro día quise negociar con ella, pero es inflexible. Dice que todo lo que hace es para el bien de todos, ¡ah! se me olvidaba que es muy “metiche”. También anda en la casa de los vecinos para supervisar si ellos también cumplen con su reglamento.

Y es que no hay de otra. La tuvimos que dejar entrar porque fue casi obligatorio. Es tan influyente que fue recomendada por los “de arriba”. En fin, hemos tratado de llevar la fiesta en paz y tolerarla.

De pronto, en su buen humor nos enseña juegos de mesa y nos da tips para cocinar. Nos recomienda meditar y aprovechar el tiempo en casa.

Y familiarizándonos con ella, nos enteramos de que ha recorrido el mundo porque ha estado en varios países y en todos hace lo mismo ; pero una vez que se va, la gente se siente aliviada.

Ahora nos honra con su visita, porque si cumplimos bien con todo lo que nos pide, seremos recompensados y esa recompensa vale la pena por todos los sacrificios que nos pidió.

Pero yo qué les estoy contando, si de seguro ya la conocieron, nadie puede evitarla, pues de lo contrario la pasará mal. Seguro ya adivinaron la identidad de la inquilina incómoda. Sí, en efecto, se trata de la llamada cuarentena, con la que hemos tenido que lidiar desde que empezó la contingencia sanitaria debido a la expansión del coronavirus en todo el mundo.

Y bueno, en más de un mes de convivencia, al conocerla mejor, tengo que reconocer que no es tan mala, ya que nos ha hecho ver que la vida es más que trabajar en exceso y estar siempre estresados en una carrera contra el tiempo.

Así que su estancia -afortunadamente - no será permanente, pues está de paso cumpliendo una misión, que es la que nos quedemos en casa para evitar contagiarnos del COVID -19 y de alguna manera a obligarnos a hacer una pausa en nuestras vidas.

irma_idalia@hotmail.com