MIGUEL SAHID | En acción por la actuación | EDU TIJERINA | Noviembre 2021

La novela más toscaniana | LUIS SALAZAR | Abril 2020

Por: Luis Salazar
Fotografía: Yazmin Martínez



La novela más toscaniana

Escrita en meta realidad, la novela Duelo por Miguel Pruneda, más que kafkiana o quijotesca, es la más toscaniana. Reconoció su autor al presentar la re edición en la Feria Universitaria del Libro UANLeer 2020.


Si hay una novela toscaniana esa es Duelo por Miguel Pruneda. La obra publicada en 2002 por Plaza y Janés, y ahora reeditada en 2020 por Alfaguara, es la fundadora de una meta realidad y personajes quijotescos del universo de David Toscana (Monterrey, 1961).

Esto lo reconoció el propio autor, al presentar esta obra en la Feria Universitaria del Libro UANLeer 2020 el 14 de marzo en el Colegio Civil Centro Cultural Universitario.

El apelativo que Duelo por Miguel Pruneda sea la más toscaniana lo propuso Eduardo Antonio Parra, escritor y amigo de Toscana, quien lo acompañó en la presentación. 

“Sí. Creo que es de las favoritas del público”, respondió el ganador del Premio Xavier Villaurrutia y el Elena Poniatowska en 2018 por su novela Olegaroy (Alfaguara, 2017).

“Escribir una novela implica compartir su visión del mundo. Cuando pienso en esta novela pienso en mi abuelo: José Videgaray de Gortari, apellidos ilustres que hoy los digo y me disculpo”, tiró despertando las risas del público.

Parra regresa, lo piensa mejor y le pregunta “¿Es la más toscaniana, pero también kafkiana o faulkneriana? Porque los veo a Franz Kafka y a William Faulkner”.

“Yo creo que más Kafka. La parte faulkneriana es la bélica; lo kafikiano es el recuerdo que se queda de los personajes y vivir una realidad diferente”, responde Toscana.

El autor continúa y hace una introspección de su obra. Considera que sus textos son quijotescos pues sus personajes convencen de sus locuras al resto de los personajes.

Regresa Parra y le comenta que hay imágenes muy poderosas en la obra, como un cadáver que visten de torero y meten en formol. “Está rosando el absurdo”, dice Eduardo Antonio.

“Es él, José Videgaray, en homenaje a mi abuelo y sus sueños de torero. Mi madre me retiró la palabra durante un tiempo. No entendió el homenaje literario”. 

Una de las últimas preguntas de Parra fue ¿Crees que a partir del funeral del duelo de Pruneda se afianza la poética de Toscana?

“Sí, es la madre de las demás. Hubo otras novelas antes, pero brotan de ésta. Es la que quiero conservar. La idea de tener un personaje al que la realidad le parezca muy pobre.

“Con ideas de conectarse y desconectarse de la realidad. Porque la imaginación y los sueños son parte de la realidad”, resumió el autor de obras traducidas en 15 idiomas.

En el público, el poeta Rodrigo Guajardo le preguntó a Toscana sobre su visión de ser un artista antes que un entretenedor.