MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

Neil Peart: A Life of Drums | RENÉ ALDRETTE | Febrero 2020


Neil Peart: A Life of Drums

Uno de los más influyentes y reconocidos bateristas de rock progresivo, muere a los 67 años de edad a causa de cáncer.

Fue el 10 de enero de 2020 cuando leí la noticia en redes sociales: Neil Peart, baterista de la legendaria banda canadiense de Rock Preogresivo Rush, había muerto el día 7 de enero en Santa Mónica, California a causa de un tumor cerebral (glioblastoma). Una de las formas más agresivas de cáncer.

Conocido y reconocido mundialmente como uno de los mejores y más influyentes bateristas de la historia, nació un 12 de septiembre de 1952 en la ciudad de Hamilton, provincia de Ontario Canadá, con el nombre de Neil Ellwood Peart.

Virtuoso de los tambores y letrista principal de Rush, Neil Peart deja tras de sí un enorme legado de más de 45 años en la escena musical, donde fue galardonado a través de los años con 15 premios al mejor baterista y percusionista, 18 reconocimientos a la mejor grabación de batería, 4 nombramientos como el mejor baterista del año por la revista DRUM y muchos premios más. Además, Peart junto con sus compañeros de banda: Geddy Lee (bajo y voz) y Alex Lifeson (guitarra), fueron nombrados Oficiales de la Orden de Canadá en 1996, llegando así a ser la primera banda de rock honrada con ese reconocimiento. Y en 2013 se les hizo justicia al ser aceptados en el Salón de la Fama del Rock & Roll.

Cabe mencionar que grabó 18 de los 19 álbums de estudio de la banda además de material en vivo, compilaciones y vídeos. 

Siendo un ávido lector, como letrista nos regaló un sin número de canciones, muchas de ellas altamente influenciadas por la literatura. En los primeros años de la banda, abordaba temas como la fantasía, ciencia ficción, filosofía y mitología. Pero a principios de la década de los 80, dejó un poco de lado los temas de ficción para enfocarse más al idealismo, humanismo y temas personales como inspiración para escribir sus líricas, siendo el tema “Tom Sawyer”, del álbum Moving Pictures de 1981 el tema más famoso y reconocido de la banda. Ésta posee un gran virtuosismo musical y una letra en la que retrata a un rebelde moderno, un individualista de espíritu libre, que anda por el mundo de manera decidida y atento a su entorno. El mismo baterista decía que en ella, lograba reconciliar a su niño interior con el hombre que llegó a ser… 

Siendo un ávido lector, como letrista nos regaló un sin número de canciones, muchas de ellas altamente influenciadas por la literatura. En los primeros años de la banda, abordaba temas como la fantasía, ciencia ficción, filosofía y mitología. Pero a principios de la década de los 80, dejó un poco de lado los temas de ficción para enfocarse más al idealismo, humanismo y temas personales como inspiración para escribir sus líricas, siendo el tema “Tom Sawyer”, del álbum Moving Pictures de 1981 el tema más famoso y reconocido de la banda. Ésta posee un gran virtuosismo musical y una letra en la que retrata a un rebelde moderno, un individualista de espíritu libre, que anda por el mundo de manera decidida y atento a su entorno. El mismo baterista decía que en ella, lograba reconciliar a su niño interior con el hombre que llegó a ser…

 libro “Ghost Rider: Travels on the Healing Road”, anuncia a sus compañeros de banda que lo consideren como “retirado” de la música. En el libro, Peart relata su travesía en motocicleta por el norte y centro del continente americano, en un viaje de retiro espiritual y autodescubrimiento, en un recorrido de 88 mil kilómetros desde Quebec, cruzando Canadá, Alaska, varios estados de la Unión Americana, México, y Belice.



Algo tímido y a menudo reservado, Neil la mayoría de las veces evitaba las entrevistas y también los “meet & greet”, para así evitar ser cuestionado acerca de su vida personal. Las convivencias con los fans de Rush las dejaba para Geddy y Alex. Gustaba tanto de pasear en bicicleta, que durante las giras y mientras viajaban en el Tour Bus entre las ciudades donde tenían compromiso para tocar, pedía al chofer que se detuviera 100 millas (160 km) antes de la ciudad destino para descender del autobús, tomar su bicicleta y pedalear la distancia restante.

Así podía tener tiempo para pensar, disfrutar el paisaje y reflexionar sobre la vida. Entonces arribaba directamente al lugar donde se daría el recital justo a tiempo para refrescarse y prepararse para dar el show de esa noche.

¡Pero basta ya de hablar de datos y numeralia! Comencé a escribir este artículo tratando de hacer un homenaje a Neil Peart, haciendo un recuento de su vida y obra, pero para eso también tengo que hacer justicia al nombrar los logros dentro de su larga carrera con la banda. Pero él era más que eso… Puede ser que todos lo conocieran por su gran habilidad con la batería, pero pocos conocían la vida detrás del artista. 

Y eso me lleva a pensar en lo que él significó para mí. Mi desarrollo como persona, como músico y como ser humano. Pues al ser una figura pública, tan cotidianamente presente en mi día a día al escuchar la música de Rush, llegué a pensar en él como alguien a quien conocía, no sé, quizá como amigo o al menos como un conocido. Tal vez como ese “amigo de un amigo” al que ves a diario en la escuela o el trabajo, pero que poco sabes de él.   

Ese que sabes que estará en la reunión del fin de semana cuando te reúnes con tus amistades. Ese personaje callado y de pocas palabras que rara vez interviene en la plática, pero que cuando lo hace cuenta el mejor chiste o la mejor anécdota de la noche. Era como ese tipo que pasaba desapercibido la mayoría de las veces, pero que cuando no estaba, pesaba por su ausencia. Reía con él, lloraba con él y muchas otras veces me hacía pensar y reflexionar. Muy a mi manera sentía que convivíamos. Escuchaba lo que tenía que decir pues su lenguaje era la música, y ahí está… para todos, sin reserva alguna. Armado con su tambor y su pluma nos regaló melodías hermosas que perdurarán para siempre.

Ahora que su tambor se ha callado y su pluma permanece quieta, me doy cuenta del silencio que causa su ausencia… un silencio que duele. Es la primera vez en mi vida que Rush no está completo. Su vida se ha apagado y su voz ha callado, pero su obra hace eco en mi corazón, al igual que lo hace un grito lanzado desde la ladera de una montaña.  

Poco a poco y a lo lejos, puede escucharse en crescendo el redoble de su tambor. Es el redoble de una marcha… la marcha que marca su entrada al Pantheon (el lugar de todos los dioses).

“Un espíritu con una visión, es un sueño con una misión” Neil Peart, “Mission” 1987.


René “Reno” Aldrette 
Instagram: @blackmetalmvffin666 
FB: @BlackMetalMvffin 
Twitter: @blackmetalmvfin 
blackmetalmvffin@gmail.com 
Arquitecto, artista plástico, músico y promotor del género del Metal. Actualmente conduce el canal digital Black Metal Mvffin, promociona la cultura de la escena musical, así como realiza reseñas de bandas y eventos musicales del Metal en México y el mundo.