MIGUEL SAHID | En acción por la actuación | EDU TIJERINA | Noviembre 2021

Reconocen en Polonia al cinematógrafo Alfonso Herrera Salcedo | ROBERTO GARZA | Diciembre 2019

Por: Roberto Garza
Fotografía: Especial



Reconocen en Polonia al cinematógrafo Alfonso Herrera Salcedo

El joven y talentoso cinematógrafo mexicano Alfonso Herrera Salcedo, es galardonado dentro del marco del International Film Festival EnergaCAMERIMAGE 2019 en Polonia.

El pasado mes de Noviembre, se llevó a cabo en Torun, Polonia, la 27ava edición del International Film Festival of the Art of Cinematography – EnergaCAMERIMAGE 2019. Evento dedicado al arte de la cinematografía y a sus creadores, los cinematógrafos. Su formato que premia de acuerdo a los valores visuales, estéticos y técnicos de la cintas, lo han convertido en una interesante alternativa dentro de los festivales tradicionales de cine que se llevan a cabo en mundo.

En esta edición presentamos al talentoso cinematógrafo mexicano Alfonso Herrera Salcedo, que fue galardonado con el prestigioso Laszlo Kovacs Student Award / Golden Tadpole, dentro del marco de dicho festival. 

¿Quién es Alfonso Herrera Salcedo? 

Alfonso es un joven cinematógrafo nacido en la Ciudad de México, con estudios en la Universidad de Nueva York y con participaciones en cerca de 30 festivales internacionales, incluyendo Havana, Fribourg, Rooftop, Raindance, FNC, Berlinale y Cannes.

Dentro de los premios que Alfonso ha recibido, está el de Mejor Cinematografía en el 8avo Enroute Film Festival en Toronto, al igual que en el Jean Franccois Bourassa Memorial Award para Mejor Cinematógrafo. También ha ganado el Formula Growth Award for Excellence in Cinematography y múltiples becas para continuar especializándose en el arte del cine.

Importante por mencionar, es que en Junio del 2018 fue premiado con el Kodak Vision Award, por demostrar creatividad y habilidades ejemplares en el arte de la cinematografía. Herrera recibió el premio por su participación como director de fotografía en Left/ Righty, un filme de Max Walker-Silverman.

En las siguientes líneas, Alfonso nos compartirá en una interesante charla, su origen dentro del cine, sus desafíos, sus proyectos y su punto de vista sobre el estado que guarda la industria cinematográfica mexicana.

¿Cómo llegaste al mundo del cine? ¿Porqué el cine? 

“En mi familia nadie trabaja en el medio, entonces se podría decir que llegué al mundo del cine como espectador. Desde niño creo que me gustó mucho el cine y la televisión como forma de entretenimiento, recuerdo tener fijaciones con ciertas películas que me marcaron a una edad muy temprana, como la animación “Little Nemo in Slumberland” o la comedia de acción: “The Mask”. Además de eso, mi papá rentaba ciertas comedias clásicas americanas y europeas que lo habían marcado y también se aseguraba de llevarme al cine comercial cuando llegaba algo que le llamaba la atención. Así fue como conocí a “The Blues Brothers” y “Starship Troopers” de Paul Verhoven, la cual me hizo pasar muchas malas noches”.  

“Fue hasta mi adolescencia que tuve acceso a algunas películas independientes, aprovechando que se pudieron colar en las grandes cadenas de cine y a que un amigo me las presentó algunas de ellas. Fueron esas cintas las que llegaron a marcarme, influenciándome en mis gustos, formas de pensar y comportamientos”.

“Me di cuenta también, que me emocionaba mucho llevar a mi familia y amigos a que vieran las mismas películas que yo veía, para confirmar si se emocionaban igual que yo al verlas. Ahí creo que nació el interés de algún día trabajar en el mundo del cine. Tuve la fortuna de que mi familia me apoyó en la toma de esa decisión”.

¿Qué desafíos enfrentaste para llegar hasta donde estás? 

“El primer gran desafío al que me enfrenté ya siendo arte y la técnica. 

estudiante de cine, fue aceptar que el amar el cine no te hace un buen cineasta. Requiere mucho trabajo y una constante introspección, entender el porqué nos atraen ciertas ideas o sentimientos y trabajar arduamente para crear y plasmar las ideas en una pantalla, haciéndolo de manera congruente, para obtener así el efecto deseado”.

“Se podría decir que detrás de las cosas increíbles que uno ve en pantalla, el cine es como cualquier otro trabajo que requiere tremendos sacrificios personales, emocionales y financieros”.

“Empezar a hacer cine está lleno de descalabros, el mundo entero esta acostumbrado a ver cine que está hecho por gente que lleva décadas haciéndolo, una industria llena de grandes maestras y maestros en el 

Personas que además cuentan con el apoyo financiero de grandes corporaciones que les permite crear proyectos grandemente ambiciosos”

“Para un joven cineasta es imposible y poco inteligente compararse con eso. Los que empezamos, tenemos que demostrar que podemos hacer mucho con poco y si uno demuestra que puede y así lo desea, entonces cada vez podrá embarcarse en proyectos que exploren ideas que requieren producciones más complejas”.

“Eso aplica dentro de todos los rubros del cine, Incluida la dirección de fotografía. El desafío constante del director, de foto es entenderse con el director para encontrar el lenguaje visual adecuado para la película y ejecutarlo con los medios y el tiempo permitido por la producción. Esas variantes cambian dependiendo de con quién se trabaja y es nuestra habilidad como fotógrafos, encontrar el balance entre adaptarse a lo que se nos da y exigir lo que necesitamos para hacer bien nuestro trabajo”. 

“La diversidad, cantidad y competencia de proyectos, impulsará nuevos diálogos entre creadores y resultará en nuevos lenguajes cinematográficos, llenos de enormes posibilidades”



¿Qué premios has obtenido a nivel nacional e internacional? 

“Gracias al corto Lefty/Righty, recibí el primer lugar con el premio Cinematography Vision que otorgó Kodak en 2018 y recientemente el Golden Tadpole en el festival de Cinefotografía Camerimage. Las dos competencias están abiertas a los cortometrajes de todas las escuelas de cine acreditadas en el mundo y un panel de fotógrafos establecidos otorga los premios. En el caso de mis competencias, los presidentes del jurado fueron el ganador al Oscar Robert Elswitt, ASC para Kodak y el seis veces nominado al Oscar y multipremiado Caleb Deschanel, ASC para Camerimage. Fue un verdadero honor recibir estos reconocimientos de la mano de esos distinguidos fotógrafos, que representaban asociaciones que han contribuido enormemente a la historia y fotografía del Cine”. 

¿Cómo ves el futuro de la cinematografía? 

“La cinematografía forma parte del cine y este último es un arte ligado a la tecnología, tanto en la producción como en la exhibición. Los grandes cambios en el lenguaje cinematográfico han llegado de la mano de avances tecnológicos como la introducción del sonido directo, las cámaras más ligeras o hasta la llegada de los procesos digitales. Hoy en día, las cámaras y equipo cinematográfico están cambiando constantemente y es cada vez mas fácil tener acceso a la tecnología y crear contenido considerado profesional”. 

“En lo personal pienso que es muy bueno para la democratización del acceso a la producción de cine, sin significar lo anterior que todo lo que se hará será buen cine. Cabe mencionar que la diversidad, cantidad y competencia de proyectos, impulsará nuevos diálogos entre creadores y resultará en nuevos lenguajes cinematográficos, llenos de enormes posibilidades. Tomen como ejemplo los documentales naturales que han salido últimamente de la mano de Netflix y BBC. Las nuevas tecnologías han permitido enseñarnos el planeta de una manera nunca antes vista y crear una conciencia sin precedentes en el espectador, sobre la relación entre el hombre y la naturaleza”.

“Estas nuevas voces exigirán su propio lugar y será un gran reto y responsabilidad de las plataformas de distribución, dar un espacio balanceado y representativo, no sólo siguiendo las leyes del mercado. Hay que recordar que la innovación no ocurre, si continuamos repitiendo la misma formula”.

¿Qué cualidades, habilidades y valores debe tener un joven que quiere entrar a la industria del cine? 

“Dedicación, paciencia, respeto y lo mas importante y difícil de desarrollar: un buen balance de humildad y seguridad en si mismo” 

¿En que proyectos trabajas actualmente y que planes tienes a futuro? 

“Este año ha sido el más fructífero para mi carrera, ya que fotografié tres largometrajes además de algunos cortos. En México realicé la fotografía para el segundo largometraje del director Joaquín del Paso, será una película que aborda una sátira social muy divertida y a la vez obscura sobre la juventud, la desigualdad y el poder en nuestro país. En Nueva York fotografié el primer largometraje del cineasta Catalán David Moragas, en su película, abordó temas de amor, amistad y juventud. Recientemente también terminé la foto en la cuarta película del cineasta AustralianoMexicano Michael Rowe. Su película, protagonizada por el nominado al Oscar Demian Bichir, sigue a un hombre atravesando una crisis existencial, que se ve atraído por la juventud de una mujer en las playas de Sinaloa”.

¿Cómo impulsarías en México la industria del cine? 

“Pienso que la industria del cine en México vive sus mejores momentos de producción. Es realmente impactante ver como cada año son mejores y más diversos los proyectos cinematográficos que se realizan en México, que no paran de recibir premios en los mejores festivales internacionales. El sistema de financiamiento que existe en nuestro país es muy fértil para crear nuevas y diversas voces, lamentablemente eso no se refleja en la industria de la distribución, ya que el cine nacional se ve poco porque su tiempo en cartelera es casi inexistente, comparado a las superproducciones internacionales”.

“Los cines se rigen por a las leyes del mercado y mantienen en cartelera lo que la gente paga por ver. El reto más grande de nuestro cine, es encontrar una mayor visibilidad en nuestro propio país. Así como el gobierno impulsa la creación de cine nacional, tiene que proveer más espacios o legislar para que sea más visto, de lo contrarío estaría haciendo sólo la mitad de su trabajo. No sirve de nada utilizar los impuestos para financiar películas que nadie va a ver. No se puede esperar que la gente vea esas películas y diversifique sus gustos por nuevo cine, si esas producciones no son rentables para los distribuidores, debido a que el espectador no puede verlas o no sabe que existen”.



“Así como el gobierno impulsa la creación de cine nacional, tiene que proveer más espacios o legislar para que sea más visto”