MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

Veredicto: ¡condenados! | MIGUEL ANGEL ARRITOLA | Noviembre 2019

Por: Miguel Ángel Arritola
Fotografía: Martín Fuentes



Veredicto: ¡condenados!

Oscura, densa y reveladora, así es la “Severa vigilancia”, de Jean Genet que se estrenó y estará todos los martes en Casa Musa bajo la dirección de Enrique Rodriguez.

"Severa vigilancia” es tan sórdida como la vida misma, tan retorcida como cualquier relación humana carente de valores y tan violenta como lo puede ser una celda en una prisión, habitada por tres mentes enfermas de odios y recelos.

La puesta en escena, como el propio director Enrique Rodríguez lo señala, es una paradigmática obra de Jean Genet donde tres delincuentes homosexuales, presos en una misma celda, desatan con furia todas las pasiones que llevan “presas” en el corazón y que brotan de manera despiadada hasta oscurecer aún más sus tristes existencias.

Lo poderoso de este montaje es la estricta dirección con la que Enrique Rodriguez llevó de la mano a cada uno de los personajes, sin tregua alguna hasta colocarlos en una explosión de emociones, tan encontradas como tan depresivas.

Los tres personajes que protagonizan “Severa vigilancia” esconden de manera culposa su orientación sexual y cuando ésta se atreve a salir, se desatan aquellos temperamentos cargados de odios y resentimientos ante una libertad negada, prohibida y enloquecedora.

El argumento de la obra gira en torno a Ojos verdes (Sergio Duarte), el preso que está sentenciado a muerte por el asesinato de una prostituta en un arranque de furia. El sería “el chulo” de la prisión, la carne prohibida, la tentación sexual para sus dos compañeros, dos reos de menor calibre, pero igual de perturbados, que conviven día y noche en ese pequeño espacio que abriga todo un mundo desolador.

Uno de esos presos responde al nombre de Julio (Dan Rodríguez) próximo a cumplir su condena por robo y Mauricio (Santiago Luna), el hermoso y pequeño Mauricio, quien también está encarcelado por robo y a quien le faltan tan sólo 30 días de cárcel.

Duarte, Rodríguez y Luna sostienen verdaderos encuentros de pasión y entrega y decir que uno luce más que el otro sería restarle brillo a tres estupendos trabajos actorales.

Hay un cuarto y quinto personajes en la historia; El Vigilante (Roberto Flores) que se encarga de “apaciguar” el desorden en esa celda. Su breve participación es muy acertada y “Bola de Nieve”, un asesino que tan sólo mencionan, patrón a seguir e ídolo de los tres presos.

Severa vigilancia”, la primera obra teatral del escritor francés Jean Genet, apunta de manera directa a ese drama que viven tres reos en una celda, esas tres vidas “amorales” que buscan la supremacía, uno frente a los otros, escondiendo sus miedos y sus truculentos y oscuros deseos sexuales, mostrando de manera fallida esa valentía que los lleva a todo, menos a la libertad deseada.

“Severa vigilancia” estará en Casa Musa todos los martes de octubre a las 21:00 horas.