MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

Un intenso duelo de actuación | FÉLIX RIVERA | Octubre 2019

Por: Félix Rivera
Fotografía: Especial



Un intenso duelo de actuación

Concluye primera temporada de funciones de Experimento K con gran éxito en Casa Musa.

Hace algunos días concluyó la primera temporada de funciones de Experimento K, obra de teatro basada en un texto del escritor británico Nicholas Wright. Casa Musa fue la sede de esta producción en la que el público pudo conocer la dominante personalidad de Melanie Klein, una psicoanalista de origen austríaco quien, alejándose de los principios de su compatriota Sigmund Freud, creó su propias teorías sobre la psicología e incluso fundó la escuela inglesa del psicoanálisis. 

Luis Franco dirigió esta puesta en escena con un enorme cuidado a los detalles, tanto en las actuaciones como en la producción. El exquisito ritmo que imprimió al montaje, puso en evidencia, no solamente las largas horas de ensayos, sino el exhaustivo trabajo de mesa en el que, él y sus actrices, investigaron la historia y motivaciones de este intrincado personaje que, además de hacer grandes aportes a la psicología, tuvo una vida personal complicada y llena de desencuentros con sus hijos; todo esto en el marco de la persecución nazi contra los judíos.

Los tres personajes en escena se presentan certeros y llenos de matices, evitando la fuerte tentación de la sobreactuación que los textos ambientados en épocas lejanas parecieran exigir a los actores.

Klein es interpretada por Claudia Marín, actriz de gran solvencia histriónica, quien aborda a la famosa psicoanalista desde una frontera muy honesta en la que las contradicciones humanas son patentes y abrumadoras. El gran ego de Melanie Klein, reforzado por la trascendencia de su propia trayectoria, es puesto a prueba por la crueldad de las circunstancias. La muerte de su hijo Hans es, de hecho, el detonante del conflicto que, sin prisa y sin pausa, el público atestigua.

Melitta Schmideberg, psiquiatra y psicoanalista hija de Melanie Klein, es encarnada por Ludyvina Velarde. La fragilidad y eterno desasosiego que el personaje dolorosamente muestra, son ofrecidos al público por una Velarde que eligió el camino de la verdad actoral, dejándose lastimar y romper por cada línea que, como flecha envenenada, lanzan contra ella. El gran parecido físico, pero sobre todo la evidente química que Velarde y Marín tienen como actrices, hacen que la relación madre e hija que ellas interpretan luzca sumamente real.

El tercer personaje que completa el ensamble es Paula Heinmann, joven psicoanalista quien llega al consultorio de la señora Klein para ser su asistente y al mismo tiempo aprender sobre la mente humana, directamente de la gran experta. Eryka Foz es la encargada de dar vida a Heinmann y, aunque por momentos da dos pasos hacia atrás para dejar que madre e hija se enfrenten en duro combate, al llegar el instante correcto reclama el reflector ofreciendo una sólida interpretación que llena de dignidad y aplomo a su personaje. 

Otro elemento a resaltar es el modo magistral en el que la producción recreó la época y el entorno en el que vive Melanie Klein. Partiendo del hecho que la obra se desarrolla en el Londres de 1934, justamente en el consultorio de la psicoanalista, los detalles del mobiliario y el vestuario son muy acertados. No se trata de un montaje minimalista. Al contrario, toda la escenografía, el atrezo y cada pieza del guardarropa de los personajes, todo esto resaltado por un delicado diseño de iluminación, están presentados con el lujo de detalles que se acostumbra en las producciones cinematográficas.

Aunque esta primera temporada de funciones de Experimento K ya ha terminado, vale la pena estar atentos a la cartelera de Casa Musa. En cuanto haya funciones disponibles, será una gran oportunidad para ver buen teatro.

Félix Rivera 
Actor, conductor, productor, locutor, editorialista y escritor, nacido en la ciudad de Monterrey. Alumno de destacados teatristas como Refugio Luis Barragán, Gerardo Nevárez, Minerva Mena Peña, Moisés Orozco y Kurt Hermann Wilhelm entre otros. Estudió dramaturgia para teatro y cine con maestros como Hernán Galindo, Aristóteles García y Edui Tijerina Chapa.