MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

ROJO 33 El amor y el odio son del mismo color | Septiembre 2019

Por: Redacción
Fotografía: Christian AKA Nicer y Lorena Mendoza


ROJO 33 El amor y el odio son del mismo color

Dice Edui Tijerina Chapa, dramaturgo, guionista y productor regiomontano, que “el amor y el odio son del mismo color”, cuando se refiere a ROJO 33, su texto de teatro breve que escribió hace ya tres años a partir de una conversación que tuvo con Félix Rivera. Su frase deja claro algo que, en realidad, todos sabemos: dos emociones tan fuertes son los extremos de una misma línea.

“Platicando con Edui sobre mi deseo de interpretar un personaje complejo y al mismo tiempo entrañable, víctima de su tiempo y circunstancias, nos llevó a él y a mí, de manera automática, a ese estado de complicidad que se convierte en magia en los equipos de creativos. Edui creó a Leonardo y a Mapi y de inmediato, sentí la urgencia de llevar a ambos personajes a los escenarios”, comenta Rivera en entrevista para Arte, Cultura y Sociedad.

Tijerina Chapa no es ajeno al Teatro Breve. Esqueletos en la Cama, así como Sorbos de Café, La Segunda Oportunidad y ROJO 33, son sólo algunos ejemplos de textos que ha hecho en este formato. Se trata de un tipo de teatro que cuenta con las mismas características del teatro tradicional, es decir, debe tener planteamiento, desarrollo, clímax y desenlace; la única diferencia es que el Teatro Breve, debe presentar todo esto ¡en menos de veinte minutos.

El arte del Teatro Breve es al mismo tiempo un gran reto actoral. Cualquiera que se haya presentado bajo ese formato, entenderá el enorme grado de dificultad que implica ofrecer seis funciones diarias (una cada media hora) bajando, el mismo número de veces y de manera forzada, la intensa emoción del clímax de la obra. Algunos lo comparan con el trabajo que hace un deportista de alto rendimiento.

¿Qué es el Teatro Breve? 

A nivel internacional y en su versión en castellano, el Teatro Breve tuvo sus orígenes en España con el concepto de Microteatro. Se trata de una mansión, generalmente antigua, cuyas habitaciones se transforman todas en foros teatrales, mientras que los asientos, iluminación, escenografía y orientación cambian cada vez que inicia una nueva temporada. 

Las temporadas generalmente son de seis fines de semana y la única obligación que tiene la compañía teatral que ocupa alguno de estos foros es entregar a la administración del teatro, después de su última función, la habitación pintada de blanco y con su iluminación original funcionando. Así, quien recibe el foro para una nueva producción, puede echar a volar su imaginación y crear, entre esas cuatro paredes, universos tan diferentes e increíbles como su imaginación lo permita.

Mientras Microteatro empezó a vender franquicias a nivel internacional, un grupo de regiomontanos encabezados por Monserrat Eire y Yuya Martínez, abrió en 2016 su propia casona convertida en centro cultural con seis foros disponibles para Teatro Breve. MI TEATRO es este espacio cuyo nombre ofrece, a todos los que se presentan allí, la posibilidad de sentirse dueños del lugar.



EL ÉXITO DE ROJO 33 

Con más de 150 obras de teatro presentadas a la fecha, MI TEATRO organizó la MUESTRA 2019 con lo mejor de las producciones que han pasado por sus foros. Y fue así que ROJO 33 regresó a la cartelera regiomontana después de dos años y ocho meses de su temporada inaugural, al haber sido elegida como una de las 12 mejores obras presentadas en este recinto teatral.

En esta apasionante historia, el público conoce a Leonardo Casas Calderón, pintor reconocido quien en el año de 1955 en la ciudad de Puebla, alista sus pinceles para continuar plasmando en un lienzo el alma de su modelo, Mapi Romero de Sánchez-Limantour, una dama refinada y elegante. El destino les demostrará esa tarde que la unión entre ellos trasciende más allá de una pintura al óleo.

Félix Rivera quien, además de encarnar a Leonardo y producir este montaje, llevó a cabo la dirección escénica, se mostró muy contento con esta nueva oportunidad. “ROJO 33 es una obra de teatro que ha tenido una historia intensa y apasionante. Y no me refiero solamente a la trama del texto, sino a su montaje. Muchas personas han estado involucradas y todas ellas han dejado su marca y herencia. Gran cantidad de colaboradores, patrocinadores y artistas creyeron en nosotros e hicieron posible que el público regiomontano pudiera disfrutar, en Temporada y en Muestra esta producción”, dice Rivera con entusiasmo.

“Artistas plásticos como Josué Guillén y Nancy Garza que nos ofrecieron sus hermosos lienzos así como el talento en la fotografía de Christian AKA Nicer y Lorena Mendoza, el bello trabajo de Ana Paula Cantú Chapa en el diseño de imagen de las actrices, la asesoría en vestuario de Irma Armenta y por supuesto, el invaluable trabajo de Roberto Garza en la coordinación de la producción de artistas plásticos y promoción, hacen de ROJO 33 un trabajo lleno del talento de muchísimos amigos que han hecho de todo esto, una hermosa realidad”, afirma el actor.

Para cerrar la conversación, Félix Rivera no puede dejar de hablar de dos personas sumamente importantes para ROJO 33: “Ludyvina Velarde y Claudia Ábrego han abordado el personaje de Mapi Romero de Sánchez-Limantour de una manera maravillosa y totalmente diferente una de la otra. Para mi, como actor, es como estar al mismo tiempo en dos obras de teatro completamente diferentes. Mientras Ludyvina es como una llama encendida, que envuelve e ilumina todo a su alrededor, Claudia ofrece un océano de emociones en el que el público puede sumergirse sin prisas ni pausas. Ambas son actrices de alto perfil a quienes admiro y quiero muchísimo.”

ROJO 33 es una obra que ha triunfado no solamente en la ciudad de Monterrey, que es donde se montó por primera vez. También se ha presentado, con una producciòn distinta, en la ciudad de Miami, Florida y, en estos momentos, se encuentra en la etapa de traducción al japonés, pues hay una compañía de teatro en Hamamatsu, Japón, que ha adquirido los derechos para presentarla en aquel lejano país.

Ludyvina Velarde

Actriz de trayectoria internacional egresada de arte dramático del Art Institute of Michigan, CEFAC y Master en The Lee Strasberg Theatre and Film Institute. Protagonista de diferentes largometrajes, cortometrajes y series televisivas a nivel nacional e internacional. Ha trabajado para HBO, Telemundo, Televisa, TV Azteca y Blim en producciones como Érase una vez, Logout, Hoy soy nadie, Morir en martes y Capadocia, entre otras. En teatro ha participado en más de 40 montajes, entre los que destacan: Legítima cordura, El Deseo, Tom en la Granja, Deseo, Encerrados, Oscura Esencia, Mármol en el Cielo y Experimento K. 

¿Qué te dejó actuar en ROJO 33 e interpretar a Mapi Romero de SánchezLimantour?

Mapi es un personaje muy interesante porque está convertida en lo que creyó que quería, en lo que le enseñaron a ser desde niña, “ una muñeca de porcelana “. Ella es una mujer no lograda pero que finge estar satisfecha con su vida. Tanto en esa época como hasta el día de hoy, a muchas mujeres se les sigue educando para pretender, a llenar ciertas expectativas y reunir en su persona las características necesarias para ser aceptadas y no discriminadas por la sociedad.

Como actriz, ¿qué haces para crear un personaje? ¿Tienes un método especial? ¿Qué te inspira?

Cuando me dan un personaje leo la obra dos veces completa. A continuación la divido en partes y escribo lo que yo entiendo sobre las intenciones del escritor para poner ese personaje en la historia: lo que él quería decir con ella y lo que provoca ese personaje en los demás que la rodean. Básicamente trato de responder a la pregunta ¿para qué fue escrito este personaje? Después escribo a mano todos mis diálogos en una hoja pequeña, sin incluir los textos de los otros personajes. Ya escritas en este papel, leo mis líneas muchas veces. Este ejercicio me ayuda a ver la historia de mi personaje de adentro hacia afuera, lo que pasa con ella, lo que quiere decir, su versión, su defensa, su verdad.

Por último hago una lista de las cosas que le duelen, las que esconde, sus miedos y sus dudas. De este modo puedo lograr que el personaje sea tridimensional, vivo y en presente, una persona con sangre y latidos. ¿Qué me inspira? La verdad, lo que es cierto. Me inspiran los seres humanos y sus distintas necesidades, su relatividad, su fuerza. La forma en que todos podemos mutar y poco a poco, evolucionar. Me inspira creer que cada historia, cada personaje, cada escena y cada momento, podría cambiar la vida de alguien . 

“Me inspiran los seres humanos y sus distintas necesidades, su relatividad, su fuerza” 
– Ludyvina Velarde

¿Qué personaje te encantaría interpretar y no has tenido oportunidad de hacer?

¡Uy, hay miles de personajes que me encantan! Pero, por mencionar sólo algunos, me fascinan Carlota la Emperatriz de México, Isabel I la Reina Virgen, cualquiera de las dos mujeres de la obra Rosa de dos Aromas o Marilyn Monroe. Y ¿sabes qué? me gustaría interpretar a un hombre.

Fuera de Mapi, ¿cuál ha sido uno de tus personajes favoritos de los que has hecho a lo largo de toda tu carrera?

Muchos, todos han aportado algo en mi vida. Todos y cada uno de los personajes que han aparecido en mi vida, llegaron para mostrarme algo, para transformarme. Aprendí mucho del personaje que hice en Capadocia. Por su parte Karla Quintana, de Morir en Martes, me hizo recapitular mucho sobre mi vida personal. Verónica de la obra Mármol en el Cielo, fue un parteaguas en mi carrera. La misma Mapi es muy especial para mi. He sido muy afortunada porque siempre he aceptado personajes que vienen a decirme algo que me cambia para siempre. Por eso para mí el teatro es tan mágico, fascinante y urgente. 

Félix Rivera



Actor, conductor, productor, locutor, editorialista y escritor, nacido en la ciudad de Monterrey. Alumno de destacados teatristas como Refugio Luis Barragán, Gerardo Nevárez, Minerva Mena Peña, Moisés Orozco y Kurt Hermann Wilhelm entre otros. Estudió dramaturgia para teatro y cine con maestros como Hernán Galindo, Aristóteles García y Edui Tijerina Chapa. 

Debutó en teatro a los 6 años de edad y ha participado en gran cantidad de montajes entre los que destacan José El Soñador, Médico a Palos, Genesio de Cómico a Santo, La Clínica, La Viuda Alegre, La Verbena de la Paloma, Godspell, Pinocho, Niños de Sal, entre muchas otras. Ha hecho temporadas largas de comedias como Embarazo a Domicilio y Tremenditas. En MI TEATRO ha sido productor de ¡Muere, Macarena! y Rojo 33. 

Ha trabajado en diferentes canales de televisión entre los que destacan Televisa Monterrey, Multimedios Televisión y RCG, como conductor, periodista de espectáculos y productor. Columnista desde hace 16 años en el Periódico Vanguardia. Ha sido imagen de diferentes marcas comerciales. En cine debutó como guionista en Hasta Que Tu Muerte Nos Separe.

¿Qué te dejó actuar en ROJO 33 e interpretar a Leonardo Casas Calderón?

Mucho aprendizaje a nivel muy personal. Aunque las primeras etapas de la creación de este personaje fueron muy accidentadas, con el tiempo y gracias al cariño, cercanía, trabajo y generosidad de todos los involucrados en la producción de este montaje, logré apreciar las lecciones de vida y el crecimiento que se obtiene de ellas. De hecho, ROJO 33 es un parteaguas en mi vida como actor y como persona. Estoy muy agradecido con todas -y quiero subrayar todas- las personas que estuvieron involucradas desde la lectura del primer borrador enviado por mi querido amigo Edui Tijerina Chapa, el escritor de este gran texto.

Como actor, ¿qué haces para crear un personaje? ¿Tienes un método especial? ¿Qué te inspira?

En primer lugar, debo tener la seguridad de que haya algo en el personaje que me permite identificarme con él y hacerlo mío. No podría interpretar a alguien que me resulte ajeno o desagradable. Esto no quiere decir que no hago personajes antagonistas. Incluso en los más malvados, hay un carisma, una motivación o un deseo que me permite querer encarnarlo para darle voz. Ya que he tomado la decisión de hacer determinado personaje, hago mucho trabajo de mesa, me resulta muy útil hacer toda su historia desde que nace. Después, invierto gran cantidad de tiempo para crear el modo en que físicamente deberá lucir. Según la psicología corporal, nuestras características físicas están determinadas por lo que hay en nuestra mente. Si un personaje no se parece físicamente a lo que su psicología dicta, será un personaje falso o no creíble.

“Siempre he querido interpretar a Mozart, pero una versión mucho más humana y realista del famoso músico austríaco” 
– Félix Rivera

¿Qué personaje te encantaría interpretar y no has tenido oportunidad de hacer?

Siempre he querido interpretar a Mozart, pero una versión mucho más humana y realista del famoso músico austríaco, alejada del cliché que la cultura pop nos ha traído hasta nuestros días. Me fascina el hecho de que haya sido descubierto como el genio que era desde su infancia. Estoy seguro que haber tenido la oportunidad, desde tan pequeño, de relacionarse con grandes personalidades de su época incluyendo la realeza, dejó en su personalidad huellas que influyeron no sólo en su obra sino en su vida completa. El encuentro que tuvo, cuando ambos eran niños, con María Antonieta , quien habría de convertirse en reina de Francia, debió haberlo marcado para siempre.

Fuera de Leonardo, ¿cuál ha sido uno de tus personajes favoritos de los que has hecho a lo largo de toda tu carrera?

Niegus, el canciller de la Embajada de Montenegro de La Viuda Alegre. Ese personaje lo he hecho en dos producciones completamente diferentes. L a primera vez fue en la ciudad de Guadalajara en el Teatro Degollado, bajo la dirección de Kurt Hermann Wihelm. Este personaje, de la famosa opereta del compositor austro-húngaro Franz Lehár, es entrañable para mí porque me trae maravillosos recuerdos de mi paso por aquel majestuoso teatro de la capital del estado de Jalisco, en donde también participé en La Verbena de la Paloma. Dentro de las paredes de aquel recinto porfiriano, interpretando un personaje escrito en la Belle Époque y vistiendo trajes de la época, sentía que entraba a una máquina del tiempo para viajar al pasado y descubrir cómo sería trabajar como actor en aquellos lejanos tiempos. Es, a la fecha, uno de los montajes que me trae recuerdos más felices y satisfactorios. Años después, volví a interpretar el mismo personaje en una versión más contemporánea en el Foro ProCultura de Monterrey bajo la dirección de Hernán Galindo. Una versión distinta, protagonizada por la ganadora del Ariel Regina Orozco.


Claudia Ábrego

Actriz, Conductora de Televisión y Radio. Conferencista Coproducción y conducción del programa de TV "Asi es la Vida" por Canal 28 (2010- 2017) único programa en la televisión de Nuevo León que maneja temas de contenido, con interés social y humano. 

Conductora del programa de radio "Cuéntamelo todo" para las estaciones regionales y 102.1 de Radio Nuevo León . En el año 2016 festejó 30 años en los escenarios teatrales de México. Entre las obras de teatro destacan: Rojo 33, Amantes, Mármol en el cielo, Despellejando chiles, Más bueno que el pan, Círculos en el jardín, Un tranvía llamado deseo, Circo, maroma y teatro, Contigo aunque me pegues y Juntos pero no revueltos. 

Ha sido dirigida por importantes directores teatrales, como Sergio Jiménez, Salvador Sánchez, Rafael López Miarnau, Rosa María Bianchi, Hernán Galindo y Luis Martín, por citar sólo algunos. Es conferencista desde hace casi una década con una incursión muy exitosa en la impartición de "charlas testimonio" para diferentes audiencias.

¿Qué te dejó actuar en ROJO 33 e interpretar a Mapi Romero de SánchezLimantour?

Me deja una gran satisfacción. Por varias razones. El hacer equipo con mis compañeros tan profesionales y además dos personas tan queridas para mí, como lo son Félix Rivera y Ludivina Velarde fue una muy agradable experiencia. Hacer equipo es realmente enriquecedor puesto que el trabajo se fortalece y crece. Interpretar a una mujer de la década de los cincuentas en el siglo pasado fue todo un reto.

En pocos minutos había que contar la historia de esta dama aparentemente sumisa, pero a la vez con mucho carácter; una persona que, cansada de guardar apariencias, tiene que tomar al final la decisión más importante que cambiará su vida. El gran reto es hacer un personaje redondo de principio a fin en sólo 20 minutos. Me deja un gran aprendizaje como actriz y una grata y amorosa experiencia. Disfruté mucho darle vida a Mapi. Es un personaje entrañable, de esos personajes que como actriz te enamoras. ¡Que te da gusto hacer!

Como actriz, ¿qué haces para crear un personaje? ¿Tienes un método especial? ¿Qué te inspira?

Como actriz me gusta trabajar a lado de mi director de escena. Hacer un trabajo de mesa para conocer realmente lo que el escritor de la obra quiere contar con este personaje. Personalmente me gusta crear toda una historia de vida al personaje para llenarla de vivencias y darle matices verdaderos. Mi método actoral es vivencial. Me gusta prestarle mi voz, respiración, lágrimas, sudor y carcajadas a cada personaje que interpreto. 

“Me gusta crear toda una historia de vida al personaje, para llenarla de vivencias y darle matices verdaderos” 
– Claudia Ábrego

¿Qué personaje te encantaría interpretar y no has tenido oportunidad de hacer?

Pues les voy a decir la verdad “aquí entre nos” y no se lo cuenten a nadie (risas). A mí me hubiera encantado interpretar a Anita la huerfanita, pero la verdad es que no me eligieron en las audiciones. Muchas personas no lo saben pero, allá a finales de los años setenta cuando montaron en Ciudad de México esta obra por primera vez, yo fui a las audiciones, siendo muy pequeña y aunque quedé muy cerca de las finalistas para interpretar a Anita, fueron otras niñas quienes se quedaron con el papel. ¡Quizá me toque hacerlo en otra vida!

Fuera de Mapi, ¿cuál ha sido uno de tus personajes favoritos de los que has hecho a lo largo de toda tu carrera?

A lo largo de mi carrera me han gustado mucho los personajes que me ha tocado interpretar. Pero guardo un cariño muy especial por Stella Kowalski de Un tranvía llamado deseo, el cual tuve la oportunidad de interpretar, dirigida por el maestro Luis Martín. La temporada que hicimos en el Teatro de la Ciudad de Monterrey, resultó inolvidable. Stella es un personaje que verdaderamente amo.