MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

El Conde de Toscana | RENO ALDRETTE | Septiembre 2019

Por: Reno Aldrette
Fotografía: Archivo


El Conde de Toscana

En algún momento de nuestra vida, todos nos encontraremos frente a nuestro propio Conde de Toscana.

El título de este artículo se refiere al nombre de una de las canciones preferidas por los fans de la banda Dream Theater. Es el último track del exitoso álbum Black Clouds & Silver Linings (2009) donde la banda se avocó a plasmar sus experiencias más difíciles y perturbadoras que han dejado huella en la vida de sus integrantes. Desde la suite final que marca los 12 pasos en la recuperación del alcoholismo de Mike Portnoy (batería) y la reciente muerte de su padre a causa del cáncer, hasta el accidente automovilístico donde la familia de John Petrucci (guitarra) se vió involucrada cuando éste era apenas un niño y que dejó a su padre con lesiones graves en el hospital. La obra entera nos lleva de la mano por un recorrido a veces un tanto incómodo y difícil de experimentar por tratarse de temas musicales muy personales y que reflejan pesar y angustia.

The Count of Tuscany (El Conde de Toscana), escrita por el propio Petrucci, narra la experiencia vivida por él y su amigo y guitar tech Mark Snyder al estar de tour por Europa, específicamente en la región de la Toscana, en Florencia, Italia. Un lugar que se caracteriza por su bella campiña, historia, legado artístico, influencia en la cultura, abundantes viñedos y por ser la cuna del Renacimiento italiano.

Y así es como comienza la historia de esta obra narrándonos como es que hace muchos años, estando a las afueras de este pueblo italiano y muy lejos de casa, es que conoció al Conde de Toscana. Parecía ser un joven algo excéntrico pero educado, de sangre real. Entonces el Conde lo invitó a dar un paseo en auto a campo abierto para ir a visitar su castillo, éste sería su guía y lo único que debía hacer era subir al auto. Desde ese momento fue cuando John Petrucci comenzó a sentirse incómodo.

Después de eso, el excéntrico joven comenzó a relatar historias acerca de su castillo, sus viñedos, su familia y en específico de su hermano, quien era curador de libros en la Biblioteca Laurenziana. Le preguntó si conocía la historia que se contaba acerca de un curador caníbal, pues su vida había sido inspiración para el personaje interpretado por Sir Anthony Hopkins en la película Hannibal (2001). En lo personal, yo habría saltado del auto en ese momento.

El paseo continuó circulando por angostas calles empedradas, caminos de tierra, por valles y montañas, levantando una estela de polvo al ir dejando atrás la ciudad. Después de viajar por un rato, llegaron a una pintoresca finca de extensos campos color esmeralda que el mismo Petrucci describiría como: “sacados de un tiempo antiguo”. Al llegar al castillo, el Conde procedió a presentarle a su hermano, el curador del que le había estado hablando. John continúa describiendo su encuentro con el curador como un hombre barbado que fumaba de su pipa, de acento distinguido y de oficio historiador… además de incómodo, ahora se encontraba nervioso y tenso según describe en la letra de la canción.

A lo que nos lleva a la parte de la lírica que nos explica cuál era su pensamiento en ese momento, cuando nos dice que sólo quiere seguir viviendo, que todo lo relacionado a ese lugar no le da buena espina. “No quiero morir, de pronto temo por mi vida. Quiero poder despedirme, talvez esta sea la última vez que me veas con vida. Quizá no sobreviva, lo supe desde el momento en que llegamos”. El Conde continúa guiando el recorrido por la finca, cuando les pregunta si quieren conocer su recinto sagrado a dónde él va a orar cada noche a la luz de las velas. “Mirando a través del cristal, vi con incredulidad al santo detrás del cristal, ataviado con vestidura real.” El Conde prosiguió diciendo que en tiempos de la guerra, según cuenta la leyenda, los soldados corrían a esconderse dentro de las barricas donde se almacenaba el vino al interior de las paredes del castillo… nunca lograron salir y esas se convirtieron en las tumbas de roble donde murieron.

Al bajar por las escaleras hacia el sótano, Petrucci dice que se ocultó por un momento debajo de éstas, para tener tiempo así de pensar, sintiendo que su final estaba cerca. “Ven y prueba esta cosecha, es El Conde de Toscana Por: Reno Aldrette Fotos: Archivo En algún momento de nuestra vida, todos nos encontraremos frente a nuestro propio Conde de Toscana ARTE, CULTURA Y SOCIEDAD | SEPTIEMBRE 2019 32MÚSICA una muy rara. Tú sabes, los mejores vinos mejoran con la edad” le invitó el Conde con copa en mano al encontrarlo ahí debajo mientras en su mente repetía: “No quiero morir, de pronto temo por mi vida… lo supe desde el momento en que llegamos”.

En ese momento nos lleva a la parte instrumental donde la música nos hace sentir un tanto incómodos gracias a las notas disonantes y tiempos irregulares, donde musicalmente la banda logra transmitir ese sentimiento del que John Petrucci nos habla en la canción. Luego pasa a un “solo” de guitarra que nos deja entender esa desesperación de sentirse atrapado en una situación donde “la suerte ya está echada”, como si se hubiese rendido y termina en una más lenta sección instrumental de cuerdas y guitarra eléctrica que te da la sensación de aceptación a lo que pueda suceder, que no queda más remedio que hacer las paces contigo mismo, aceptar que aunque tu vida está por terminar, ésta te ha ofrecido cosas buenas a pesar de la situación.

Comienzan entonces a sonar los acordes de una guitarra acústica durante unos cuantos compases, para dar paso al desenlace de la historia mientras dice: “¿Podría ser este el final? ¿Es así como moriré? Sentado aquí sólo, sin nadie a mi lado.” Nos dice que es algo que no entiende, piensa que no merece esto, “¿que hice de malo? Es sólo que no lo entiendo…”. Petrucci pide una oportunidad más, quiere dar una explicación de cómo todo es meramente circunstancial y le comenta al Conde: “Tú me trajiste de paseo prometiéndome una gran aventura y lo siguiente que sé, es que temo por mi vida”. A lo que el Conde de Toscana le responde: “Espera un momento, la cosa no es así, debes estar confundido porque no somos lo que estás pensando. Por favor no temas, nunca trataríamos de lastimarte, así es como vivimos por extraño que parezca, te ofrezco una disculpa…

La capilla con el santo, los soldados y las barricas de vino, las fábulas y cuentos son historias que han sido contadas a través del tiempo. Por supuesto que eres libre de marcharte, ve y cuéntale al mundo mi historia. ¡Cuéntales de mi hermano y cuéntales de mí! el Conde de Toscana”.

Se me erizan los vellos del brazo cada vez que la escucho… 

Y desde entonces, esta canción de 19:16 minutos de duración se ha convertido en una de mis favoritas, tanto por su letra como por su música, ya que encuentro una verdadera narrativa llena de entretenimiento. Que si realmente tratas de entenderla y te dejas llevar de la mano por la canción, logra ponerte en los zapatos de John Petrucci durante este episodio del que afortunadamente salió bien librado. Te invito a que escuches este álbum y en especial este tema musical.

En conclusión, es una verdadera obra musical, ya que el creador de ésta puso su mente y su corazón, al plasmar de manera tan acertada lo sucedido hace varios años allá en la Toscana. No cualquier compositor logra transmitir su mensaje de manera tan acertada. 

Todos hemos vivido alguna situación o momentos en los que hemos temido por nuestra seguridad e incluso por nuestra vida; y si somos afortunados e inteligentes logramos aprender de éstas, sacar provecho y valorar lo que tenemos… porque en algún momento de nuestras vidas, todos nos encontraremos frente a nuestro propio Conde de Toscana.



René “Reno” Aldrette
Instagram: @blackmetalmvffin666 
FB: @BlackMetalMvffin 
Twitter: @blackmetalmvfin b
lackmetalmvffin@gmail.com 
Arquitecto, artista plástico, músico y promotor del género del Metal. Actualmente conduce el canal digital Black Metal Mvffin, promociona la cultura de la escena musical, así como realiza reseñas de bandas y eventos musicales del Metal en México y el mundo.