MARTÍN ACHIRICA | Eutanasia para vivir | ROBERO GARZA | Noviembre 2021

Compositores con alma de niño | JAIME HINOJOSA VEGA | Enero 2019

Por: Jaime Hinojosa Vega
Fotografía: Cortesía 


Compositores con alma de niño

Los niños han tenido un lugar especial dentro de las creaciones musicales a lo largo de la historia del arte y en los diferentes estilos de música, desde las canciones y rondas en las cuales ellos participan, hasta las grandes escenas musicales que describen situaciones alusivas al niño

Wolfgang Amadeus Mozart fue considerado un niño prodigio, ya que a los 5 años de edad tocaba varios instrumentos musicales y componía algunas piezas. Tenía el músico los 25 años y escribió Doce Variaciones sobre una canción francesa que hoy conocemos como “twinkle, twinkle little star”, muy popular entre los niños. A Leopoldo, el padre de Wolfgang, le reconocen la famosa Sinfonía de los Juguetes, originalmente atribuido a Joseph Haydn y recientemente a Edmund Angerer. En dicha obra los juguetes musicales como la matraca, el reloj cucú, los silbatos y el tambor de hojalata, se mezclan de una manera original y divertida con los instrumentos de la música clásica para acercarnos al mundo infantil.

Pero los Mozart no fueron los únicos en escribir música alusiva a los niños, podemos citar ejemplos de obras de grandes músicos dedicadas a este campo:

El Aprendiz de Brujo 
Es un scherzo sinfónico de Paul Dukas basado en la balada de Goethe “Der Zauberlehrling” extraída a su vez de uno de los diálogos del escritor griego del siglo II Luciano de Samosata acerca del brujo Pancrates y su aprendiz Eucrates. La primera audición de la obra tuvo lugar en París en 1897 e hizo célebre a Dukas de la noche a la mañana. El cuento menciona que un mago ordena a su aprendiz ir a buscar unos cubos de agua y sale. El muchacho ensaya la fórmula mágica que hará que una escoba trabaje por él. De la escoba salen brazos y piernas y empieza a traer cubos de agua. Pero el aprendiz ha olvidado la fórmula para detenerla y pronto el lugar está inundado. Rompe la escoba en pedazos pero cada uno se transforma en una nueva escoba que sigue trayendo agua. El aprendiz está a punto de ahogarse cuando vuelve el brujo; detiene la inundación y regaña al aprendiz. El 09 motivo principal de la obra que es la escoba, está representada por el fagot. Más tarde Walt Disney recrea esta obra en la película “Fantasía” incluyendo a Mickey Mouse como aprendiz.


El Carnaval de los Animales 
Es un juego musical compuesto por Camille Saint-Saëns en 1886 y está en forma de suite orquestal con 2 pianos compuesta de 14 piezas que representan a varios animales: Introducción y Marcha Real el León, Gallinas y Gallos, Asnos Salvajes, Tortugas, el Elefante, Canguros, Acuario, Personajes con Largas Orejas, el Cucú en el fondo del Bosque, Aviario, Pianistas, Fósiles, El Cisne (la pieza más conocida) y Final. Saint-Saëns la calificó como una fantasía zoológica y la escribió para divertir a sus amigos, no permitiendo su ejecución en público mientras él viviera.

El Rincón de los Niños y la Niña de los Cabellos de Lino 
Son dos obras del compositor del periodo impresionista Claude Debussy. El Rincón de los Niños es una suite para piano que después orquestó un amigo del autor llamado André Caplet y está dedicada a su hija de tres años Claude-Emma, que también le decían "Chou-Chou" . La obra consta de 6 piezas que nos introducen al mundo de los juguetes, así como las lecciones de piano para los niños. 

El primer título está en latín y se llama “Doctor Gradus ad Parnassum”, basado en el famoso libro de ejercicios para piano de Muzio Clementi. Debussy simula tocar una lección pero se distrae de ella con cierta libertad para después volver al rigor didáctico. La segunda es “Canción de Cuna de Jimbo” que era un muñeco de elefante que su hija Chou Chou tenía entre sus juguetes. Las líneas melódicas graves simulan los pesados pasos del elefantito antes de ir a dormir. La tercera pieza es “Serenata para la Muñeca” que posee una dulce melodía con intervalos típicos de la corriente impresionista. La cuarta pieza es “La Nieve está Danzando” que simula los copos de la nieve al caer en notas sincopadas a través de la ventana que el niño ve sin poder salir a jugar. La quinta pieza se llama “El Pastorcito” y el último tema es “Golliwogg´ s Cakewalk” escrita simulando una muñeca negrita que tenía Couchou con sus movimientos mecánicos bailando una danza en boga en el sur de Estados Unidos llamada Cakewalk, presagiando la futura corriente del jazz. Una pieza con carácter juguetón con recursos de contratiempos y silencios inesperados.

La Niña de los Cabellos de Lino es un preludio para piano de su primer libro escrito en 1910 y la canción está inspirada en el poema escocés de Leconte de Lisle cuya primera estrofa dice: “La niña de los cabellos de lino y los labios de cereza está sentada en medio de la pradera floreada de tréboles y canta todo el día. En el brillante sol del estío también el amor canta y toma parte en el juego”.

El Cuarto de los Niños 
Debussy citó esta obra de Mussorsky como una obra maestra que marca uno de los ciclos de Lied más importante del siglo XIX. El autor usó sus propios textos que hablan sobre el pensamiento del adulto ante el mundo infantil y son: “Con la Niñera” . “En la Esquina”. “El Escarabajo”. “Con la Muñeca”. “Hora de irse a la Cama”. “Montado en un Caballito”. El Gato Sailor”.  

Escenas Infantiles (Kinderscenes) 
Es una selección de 13 piezas escritas para piano de Robert Scumman en el año de 1838 inspirados en recuerdos de su infancia. Dichas piezas son: 1. Extraños países y Personas. 2. Un Cuento Divertido. 3. El Hombre del Saco. 4. El Niño Mimado. 5. Felicidad Suficiente. 6. Un Acontecimiento Importante. 7. Ensueño (Träumerei) (la pieza más escuchada de las 13). 8. En la Chimenea. 9. Caballero en Caballo de Madera. 10. Casi demasiado Serio. 11. Espantoso. 12. Niño Adormecido. 13. El Poeta Habla.

La Historia de Babar el Pequeño Elefante 
Francis Poulenc escribió esta obra musical inspirado en una pintura creada en 1931 por Jean Brunhoff. Pero el motivo de dicha creación se debe a que mientras Poulenc tocaba virtuosamente el piano, su sobrina le pidió que escribiera una música alusiva al libro que ella estaba leyendo, que el mismo Brunhoff escribió sobre el elefantito Babar. Esta es una obra para piano, que posteriormente se transcribió para orquesta por el también músico Jean Francaix. Poulenc intercala el texto del cuento en su obra musical y a la vez lo describe con sus notas.

La historia se refiere a Babar, que era un pequeño elefante que había nacido en la selva. Un día, unos cazadores matan a su madre y él huye corriendo hasta llegar a una gran ciudad. Allí conocerá a una vieja y rica dama que lo cuidará como si fuera su propio hijo. Pero un buen día, Babar reencuentra en la ciudad sus amigos elefantitos Arthur y Céleste y vuelve con ellos a la selva. Mientras están de regreso, el rey de los elefantes se come un champiñón envenenado y muere. Así pues, tendrán que elegir un nuevo rey... y deciden que éste sea Babar. Él acepta gustoso con la condición de que Céleste, con quien se ha prometido en el viaje de vuelta, se convierta también en reina. Y colorín, colorado... la historia acabará con la boda y la coronación de Babar.

Podrían citarse más obras a la lista de temas musicales para los niños, pero para cerrar este artículo citaremos el cuento infantil de Pedro y el Lobo, de Serguei Prokofiev, que es un poema sinfónico. Fue una petición que Natalia Saz, directora de teatro para niños de Moscú le pidió al compositor para que los niños tuvieran un primer acercamiento a los instrumentos musicales. Pedro está representado por un cuarteto de cuerdas, el pájaro por una flauta transversa, el pato por un oboe, el gato por un clarinete, el lobo por unos cornos, el abuelo por el fagot y los cazadores por instrumentos de viento de metales y maderas.

El cuento dice que Pedro era un muchacho que vivía en el campo con su abuelo y para defender a los animalitos de la asechanza de un lobo que andaba cerca, le tiende una trampa. Con la ayuda del pájaro que distrajo al lobo, éste cae en ella y unos cazadores lo vieron, pero Pedro les dijo que en vez de matar al lobo, lo llevaran al zoológico.

La música para niños realmente es música para todos ya que la maestría con que están escritas estas obras clásicas son igualmente comparables a los demás temas. No olvidemos pues que un día todos los adultos fuimos niños y que la imaginación siempre va a ser una motivación a lo largo de nuestra vida. 

Jaime Hinojosa Vega, nacido en Monterrey, N.L. México, es Consultor en Administración Cultural y se ha desarrollado en varias empresas, instituciones y espacios culturales. Ha participado como Gerente Administrativo del Museo de Historia Mexicana, Director de Desarrollo Institucional de de Arte A.C. y Asesor de CONARTE en la oficina de transición del Gobierno del Estado de N.L.